28 de January de 2009

Asumió la jueza de Faltas en General Alvarado

A pocos días de asumir como la máxima autoridad del Tribunal de Faltas de General Alvarado, Berta Juliano hizo referencia a sus objetivos dentro de una función que requiere máximo compromiso y responsabilidad.

MIRAMAR (Corresponsal).- Durante una sesión extraordinaria del Concejo Deliberante, días atrás se aprobó la restitución de una entidad que había sido vetada hace 5 años y actualmente funcionaba como una dependencia municipal dentro de la Dirección de Asuntos Legales: el Juzgado de Faltas de General Alvarado.

Previo a su asunción en el tribunal, la doctora Berta Juliano se prestó al diálogo con LA CAPITAL e hizo referencia al voto negativo manifestado la oposición que pese a rescatar su trabajo y profesionalismo, durante su gestión como concejal del Frente para la Victoria (renunció a la banca el 4 de noviembre), argumentó su postura en una cierta incompatibilidad para ejercer el cargo por ser esposa del secretario actual de Obras y Servicios Públicos.

"Acepto que se tenga una opinión diferente ya que estamos en democracia, me trataron siempre con respeto y nunca me sentí atacada. No fue un tema personal, igualmente me hubiese gustado que su determinación se fundara en mi capacidad, no en el grado de independencia o por estar casada con un funcionario", destacó Juliano.

El artículo 21 del decreto ley 8751, que regula la creación de los Tribunales de Faltas dentro de la provincia de Buenos Aires, establece que la autoridad "es nombrada por el intendente con el acuerdo del Concejo Deliberante por simple mayoría de sufragios". Esta situación se dio en el recinto deliberativo donde la votación quedó 9 a 5 a favor de la designación.

"A principios de noviembre dejé mi puesto de concejal y el presupuesto fue votado un mes después incluyéndose el Juzgado de Faltas. Quise hacer las cosas correctamente para que me tuvieran en cuenta para el cargo", agregó la funcionaria.

Sobre los objetivos en esta importante función, destacó: "Voy a garantizar, legalidad, imparcialidad y certeza en las sanciones. Es una institución que debe estar siempre presente, más en una población como la nuestra donde somos constantemente testigos de diversas infracciones, como autos sobre senda del peatón o que obstruyen las rampas para discapacitados, gente que toma alcohol y luego conduce. Lamentablemente hay una notoria falta de solidaridad y respeto hacia el prójimo".

"Dentro de esta área también se elaboran infracciones respecto al control de calidad alimenticia, habilitaciones de comercios y planos de construcciones", se explayó.

Otra de las metas de Berta Juliano es apuntar a tareas de prevención y capacitación junto con otras áreas de seguridad. "La educación vial que tenemos es pésima. Debemos llegar a mayores, pero especialmente los jóvenes de diferentes niveles educativos", amplió quien además es docente de Instrucción Cívica, conocida actualmente también como Formación Ciudadana.

Subir