La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
18-04-2009

Con incidentes se concretó el desalojo de las viviendas usurpadas en El Martillo

Militantes resistieron la orden y hubo heridos y detenidos * El operativo se inició pasadas las 16, agotadas las últimas instancias de retirada voluntaria de los ocupantes * Se intentó por todos los medios que los ocupantes aceptaran la propuesta de la Mu

Después de una larga espera y negociaciones infructuosas que se extendieron hasta pasadas las 16, se concretó ayer el desalojo de las 54 familias que desde el 15 de enero mantenían tomadas viviendas sin terminar del barrio El Martillo, y que estaban destinadas a habitantes de la villa de Paso.

La medida se puso en práctica en medio de incidentes, golpes y muchas corridas que dejaron como saldo 40 detenidos y 10 policías heridos.

Cerca de las 16, la policía bonaerense comenzó el desalojo con balas de gomas y gases lacrimógenos en medio de forcejeos, golpes y detenidos que fueron trasladados a la Comisaría 4ª acusados de resistencia a la autoridad. Entre ellos se encontró el abogado de los ocupantes, Juan Pablo Gelemur y un periodista local, Federico Desantolo.

El operativo desalojo de ayer no hizo más que efectivizar la orden dispuesta por el juez de Garantías Juan Tapia, que luego fue confirmada por la Cámara Penal a cargo de la fiscal Graciela Trill, quien estuvo presente desde la mañana en Friuli y 49.

A las 15.45, cuando se cayeron las negociaciones que mantenían la fiscal, el abogado Gelemur y la subsecretaria de la Mujer Alejandra Patuto, fue Trill la encargada de dar la orden de actuar a la Policía.

Entonces la fuerza provincial inició el operativo, primero con la lectura del acta de desalojo y luego con el uso de la fuerza ante la negativa de los grupos de activistas que se habían reunido desde muy temprano en el exterior de las casas armando una barrera humana.

Eran integrantes de diferentes agrupaciones como Movimiento Todos por la Patria, Atahualpa y el Partido Obrero, entre otras, quienes desde el comienzo de la usurpación apoyaron a las familias ocupantes. Fue desde estos grupos que lanzaron piedras para frenar la ofensiva policial.

Inmediatamente se produjeron refriegas, se generalizó el desorden con corridas a algunos enfrentamientos cuerpo a cuerpo, y se produjeron varias detenciones.

El mismo cuadro, aunque menos masivo, se observó cuando la Policía ejecutó el siguiente paso, que fue ingresar a las viviendas para concretar el desalojo. La mayor parte de la gente había comenzado a huir por los fondos, a campo abierto.

"Esto es demencial y este desalojo es violatorio de toda sentencia judicial, porque debe contemplar los derechos humanos y acá no vemos ni responsables de derechos humanos ni asistentes sociales", sostuvo el abogado Gelemur en declaraciones a LA CAPITAL, mientras era arrestado.

Es que el fallo judicial establecía que "para evitar inconvenientes y que el desalojo se realice de manera voluntaria y pacífica" era necesaria la presencia de representantes de Derechos Humanos y autoridades de provincia y Municipalidad que así lo garanticen, que solamente en parte se cumplió. La Justicia a través de las fiscales Trill, Di Clemente y Baqueiro estuvo presente, pero -aunque estuvieron a pocas cuadras de ahí, en la sede de la sociedad de fomento de la zona-, al momento del enfrentamiento no se vieron representantes de la comuna y la provincia, ni de otros organismos.

El desalojo se efectivizó con "la fuerza mínima y necesaria", aseguró el nuevo titular de la policía departamental Osvaldo Castelli, quien también sufrió un piedrazo en la cabeza durante el operativo que involucró a 200 efectivos.

"Nosotros desde la fiscalía recibimos la orden que había que desalojar inexorablemente, la comunicamos a los manifestantes quienes lejos de acatarla se resistieron y se tuvo que actuar utilizando la fuerza mínima necesaria", relató Castelli, quien acotó: "Nos tiraron piedras, tornillos con gomeras, dos bombas molotov y prendieron fuego gomas".

Los inicios

Al terminar el encuentro con la fiscal que llevó al desalojo, Gelemur aseguró: "Patuto vino para formalizar una propuesta y lo único que hizo fue darse vuelta y organizar con la fiscal Trill un acta en la que decía que no aceptábamos una propuesta que nunca nos hicieron formalmente". Sin embargo, esa propuesta, gestada 24 horas antes y anunciada en conferencia de prensa, existió y sigue en pie, de acuerdo con lo informado anoche por la comuna (ver página 3).

Pero Gelemur, el abogado de los 54 ocupantes de las viviendas que serán destinadas a integrantes de la Villa de Paso, insistió ayer con que "nunca existió una oferta formal de otorgamiento de tierras en Virgen de Luján con la conformación de una cooperativa de trabajo para iniciar la construcción de viviendas", como informaron fuentes judiciales.

Los hechos se extendieron por más de una hora ya que los manifestantes y ocupantes terminaron siendo perseguidos por la policía a caballo. Y luego siguió sobre la Avenida 39 cuando los manifestantes dieron vuelta un vehículo estacionado perteneciente a un arquitecto que se había acercado al lugar con el objetivo de colaborar.

En Friuli y 47, la ambulancia asistió a los heridos -ninguno de gravedad-, mientras que desde las casas terminaban de salir algunas madres con sus hijos en brazos y hasta un ternero que era arriado por dos mujeres mayores que se quejaban por el tratamiento recibido por parte de la policía.

Por la noche, los miembros de las agrupaciones se movilizaron a la comisaría 4ª de Alberti y Chile, donde pedían la liberación de los detenidos. Allí los vecinos y comerciantes de la zona cerraron ante el inusitado movimiento. Mientras que en las viviendas ya desocupadas, quedó presencia policial custodiando el lugar.

El predio fue restituido

Las casitas ahora desocupadas del Plan Dignidad que se estaban terminando de construir en El Martillo fueron restituidas a la ong que demandó a los usurpadores ante la Justicia, informó anoche la Municipalidad. El predio quedó bajo custodia de la policía pero se estima que pocas horas los demandantes harán "una acción concreta de ocupación" para aventar el peligro de que sean nuevamente tomadas, no por las familias del barrio General Pueyrredon, sino por algunos de los grupos políticos que resistieron el desalojo.

También funcionarios de la comuna hicieron saber que "hasta las 16.10 se ratificó la propuesta" a las familias involucradas, anunciada un día antes en conferencia de prensa. Esa propuesta consistía en que la Provincia les entregaba los materiales y la Municipalidad los terrenos para levantar ellos mismos sus propias casas, con asistencia técnica de un equipo de investigación de la facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

También subrayaron anoche en el Palacio Municipal que durante el operativo desalojo dispuso un equipo preparado para prestar asistencia integrado por las áreas de Desarrollo Social, Planificación y Salud.