inicio

26-Nov-2014

27 °C
Parcialmente nublado
H. 24%

Min / Max
12 / 26

Publicado el 07/02/2010

Ventajas y desventajas de los distintos tipos de energía

El químico Arnaldo Visintin presentó un informe que cuenta las reales posibilidades de las energías alternativas en el siglo XXI. También pone en foco cuáles podrían ser las soluciones a las que se puede llegar desde Argentina.

Imprimir Imprimir

Tamaño texto:

+ -
enviar Enviar por mail

LA PLATA (Corresponsal).- La generación de energía es una de las mayores preocupaciones de la comunidad científica del siglo XXI. Producir combustibles limpios, que no provoquen daños al medio ambiente es uno de los desafíos con los que la ciencia debe lidiar al pensar en posibles soluciones. Para ello la Universidad Nacional de La Plata elaboró en el Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas, un estudio que plantea cuáles son las fuentes alternativas que se podrían explotar a partir de la utilización de recursos renovables, además de citar también sus ventajas y desventajas. El desafío de reemplazar los combustibles fósiles y la situación de nuestro país.

Una de las peores consecuencias que trae aparejada la producción y el uso de la energía que a diario consumimos es el aumento en la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, como el dióxido de carbono (CO2), ya que es uno de los principales responsables del calentamiento global.

Como consecuencia de este fenómeno, se está registrando un incremento del nivel del mar (debido al derretimiento de los hielos) que en el próximo siglo condenará a muchas ciudades a desaparecer bajo el agua.

La energía eléctrica (que es un 40% de la producida a nivel mundial ) es una de las principales responsables de la acumulación de CO2 en la atmósfera, ya que por ella se emiten anualmente 10 giga toneladas de este gas, lo que motivó el desarrollo de energías alternativas.

La energía hidroeléctrica, la fisión nuclear, la energía de la biomasa, la eólica y la solar, son alternativas basadas en recursos renovables que no comprometen al medio ambiente. Según señaló el químico Arnaldo Visintin, que se desempeña como investigador del Conicet en el Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (Inifta) de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP, "todas estas opciones tienen "un costo, un rédito, ventajas y desventajas". Por este motivo, desarrolló un detallado informe, en el que explica cada uno de estos procedimientos y analiza su viabilidad y su impacto.

La energía hidroeléctrica

La energía hidroeléctrica tiene diez veces más potencia que la geotérmica, solar y eólica juntas. En el mundo existen 45.000 grandes represas que generan 800 gigawatts (GW), que representa un 20% de toda la energía del planeta.

Debido al la ecuación entre costo y beneficio, este opción es competitiva con el carbón y el gas. "Esta energía presenta la ventaja de no requerir combustibles ni demandar costos de extracción y transporte. Además, el agua de las represas puede ser usada para otros fines, como la irrigación".

Como desventaja, el científico señaló "que las represas demandan grandes reservorios y extensas áreas, necesitan mucha planificación y la reubicación de miles de personas. Además, van acumulando sedimentos que al entrar en descomposición, producen metano y CO2 en una proporción que puede ser peor que la energía fósil que ahorran".

La energía eólica

Este tipo de energía se obtiene del viento y si continúa con un crecimiento del 21% según está previsto, será el triple en los próximos 6 años. Es competitiva con el carbón en pequeñas escalas y hoy una granja eólica, producen 30 veces más potencia que la de 30 años atrás, a un quinto del valor.

Como ventajas está la de no necesitar combustible, además de que el único costo es el de las turbinas y las líneas de transmisión. El depender de un factor tan poco predecible como el viento es su peor desventaja, ya que no se pueden cargar las redes eléctricas con más del 20% del total de la potencia.

En Santa Cruz hay una planta experimental en Pico Truncado, donde se produce hidrógeno a partir de esa energía. "Hay tres molinos de 250 kilovatios cada uno y, con la electricidad que se genera, se produce hidrógeno que luego es almacenado en tanques. La idea es usar ese hidrógeno para el funcionamiento de todos los remises de Pico Truncado", señaló el investigador.

Energía solar

Actualmente los paneles solares comerciales convierten entre el 12 y el 20% de esa energía en electricidad. Los costos de los mismos se han ido abaratando y según señaló Visintin "la inagotable fuente de energía del Sol y el hecho de no dejar residuos hacen que sea factible la utilización de esta tecnología en pequeñas fábricas o viviendas, y es seguro que, en pocas décadas, los gastos se abaratarán unas 10 veces".

Las horas de oscuridad son su punto débil, pero se puede subsanar almacenando la energía en baterías de litio. El investigador aseguró que "la solar es una gran alternativa para el futuro. Se la puede aprovechar para producir electricidad a través de celdas fotovoltaicas o calentar agua con espejos".

Actualmente, en el norte de nuestro país, se está usando para calentar agua o para hacer cocinas solares. Y el gobierno de San Juan construirá la primera planta de Latinoamérica para fabricar paneles solares, con el fin de aprovechar la energía del sol y producir electricidad.

Costo de la energía nuclear

La energía nuclear es el 15% de toda la producida. Tiene un costo elevado y las reservas de uranio hacen que sea posible seguir utilizándola al menos por un siglo más. Pero no se ha encontrado aún una solución al problema de las cenizas radiactivas acumuladas durante los últimos 50 años y las que se generan día a día, y la posibilidad de un atentado terrorista y o un accidente como la catástrofe de Chernobyl de 1986, la dejan en desventaja respecto de las otras.

Los recursos forestales y agrícolas

La biomasa es el conjunto de recursos forestales, plantas terrestres y acuáticas y de residuos y subproductos agrícolas, ganaderos, urbanos e industriales que pueden ser usados mediante su combustión directa o su transformación en combustible.

Con un costo comparable al del combustible fósil, su capacidad depende de la tierra y el agua disponibles y la eficiencia de la fotosíntesis, así como del almacenamiento de la energía solar como enlace químico, lo que le reporta ventajas respecto a otras fuentes de energía renovables.

Pero la dualidad comida-energía, presenta muchos problemas éticos y al respecto Arnaldo Visintin señaló que "es indudable que debe privilegiarse el uso de la tierra y sus recursos para alimentar a la población mundial en permanente crecimiento. Por lo tanto, el sentido común y las necesidades de la hora imponen que los desechos de las cosechas se usen como fuente de energía, pero sólo en pequeña escala".

Cambiar el modelo

El científico asegura que cambiar el modelo energético actual es factible, aunque para ello "es fundamental un paulatino reemplazo por energías limpias y eficientes, no sólo por el impacto ambiental sino también por el aumento creciente de los precios internacionales del petróleo, que lo vuelven inaccesible para los países menos favorecidos económicamente". Y aclaró que desde su punto de vista la solución para nuestro país está en la combinación de todas las energías, incluso la nuclear.

 

Editorial La Capital S.A

Av. Marcelino Champagnat 2551
B7604GXA
Mar del Plata, Argentina.
----
Teléfono: 0223 478 8490
contacto@lacapitalmdq.com.ar
----

Copyright 2012 LA CAPITAL | Todos los derechos reservados | Director: Florencio Aldrey