14 de May de 2010

Más testimonios sobre el funcionamiento de La Cueva

En el marco del juicio que se le sigue al ex suboficial Gregorio Molina acusado de homicidio agravado de los abogados Norberto Centeno y Jorge Roberto Candeloro, en el episodio conocido como "La noche de las corbatas?.

Cuatro testigos declararon en el marco del juicio oral y público por delitos de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención denominado "La Cueva?, por los que está imputado el ex suboficial de la Fuerza Aérea Gregorio Rafael Molina, alias "Charly?. El ex suboficial Molina es juzgado por el Tribunal Oral Federal 1 de Mar del Plata que está integrado por los jueces Juan Leopoldo Velásquez (presidente), Beatriz Torterola, y Juan Carlos Paris.

Entre los que declararon, lo hizo una mujer que trabajaba en una fábrica de harina de pescado del puerto local y que dijo haber sido sometida a maltratos y abusos sexuales en "La Cueva?, tras ser detenida en abril de 1976. También declaró Guillermo Gómez, un ingeniero que también estuvo alojado en el centro de detención denominado "La Cueva?, que funcionó durante la última dictadura en la Base Aérea Militar Mar del Plata, donde Molina cumplía funciones como suboficial mayor.

Sin embargo, ni Gómez, ni la mujer que trabajaba en la fábrica de harina de pescado se refirieron puntualmente a Molina, como hicieron otros testigos, y en cambio dieron detalles de cómo era la rutina de detenidos, torturas y abusos sexuales, así como los traslados que se realizaban a otros centros clandestinos de detención.

También declaró el abogado laboral Alfredo Bataglia, detenido ilegalmente el mismo 24 de diciembre de 1976 y cautivo hasta setiembre del año siguiente, quien estuvo alojado en "La Cueva? y en varios centros clandestinos de detención ubicados en otras localidades cercanas a Mar del Plata.

Molina está acusado de homicidio agravado de los abogados Norberto Centeno y Jorge Roberto Candeloro, en el episodio en el que se secuestraron, torturaron y asesinaron a varios letrados, conocido como "La noche de las corbatas?.

También se lo acusa de privación ilegítima de la libertad y aplicación de tormentos y apremios ilegales de 38 personas, que fueron alojadas también en "La Cueva".

La audiencia del miércoles

En el marco del juicio en la audiencia del miércoles la perito psiquiatra Adriana Gaig, afirmó, de acuerdo a los resultados de los estudios hechos a Molina, que no presenta una "patología psíquica productiva", es decir que no sufre de delirios, ni alucinaciones, así como confirmó que el represor diferencia perfectamente lo lícito de lo ilícito. Dijo que ?no se trata de un psicótico?. En tanto, a su turno Miguel Marcelo Garrote López instó al acusado a "romper el pacto mafioso" que aún conservan los genocidas.

Garrote López, relató haber estar detenido durante 6 días en la base militar aérea, más precisamente en el Centro Clandestino de Detención llamado ?La Cueva?. Perdió 6 kilos en 6 días de cautiverio y pudo ver a través de su capucha gastada las botas y la vestimenta de fajina, típica de una base militar. Antes de su liberación Garrote López fue nuevamente torturado en una cama elástica en donde le hicieron relatar toda su militancia, haciéndole preguntas que le hicieron sospechar que "había inteligencia previa a su secuestro por parte de la Concentración Nacional Universitaria".

Luego de un cuarto intermedio se presentó el doctor Alberto Garamendi, quien viajó desde Necochea para esta audiencia. Garamendi relató cómo fue secuestrado el 26 marzo de 1976 en esa ciudad y que previamente a pasar por una dependencia policial de la zona, fue llevado a la comisaría 4ta de Mar del Plata. Según su testimonio, "el ejército participó de ese operativo". En esta misma audiencia dio su testimonio Enrique Rodríguez Llames quien cumplió con la conscripción en el año 1976 en la Base Aérea donde funcionaba ?La Cueva?. Contó cómo a la zona de La Cueva no podía entrar ningún conscripto pero que era un lugar visitado por los suboficiales que tenían acceso. Recordó que por ese entonces entre los conscriptos había el fuerte rumor y casi la certeza de que ahí había gente detenida. También relató cómo en el puesto de salida de la Base había una lista con nombres de personas a las que había que ir a secuestrar. Sobre Molina recordó que era un hombre "excesivamente militarizado", con muchas armas y hasta granadas de mano colgando. Según dijo, por ese entonces los conscriptos decían ?si Molina se tropieza, explota?. Luego declaró ante el tribunal el testigo Eduardo Miranda quien fue secuestrado y permaneció en La Cueva 20 días. Recordó cómo fue interrogado "con picana eléctrica" y cómo durante ese interrogatorio "tiraban ácido o solvente en el cuerpo". A Miranda lo liberaron previamente a un simulacro de fusilamiento y afirmó que su familia sufrió persecuciones luego de su liberación.

Por último declaró el doctor Eduardo Salerno, quien fue socio del doctor Candeloro y perteneció a la Gremial de Abogados de Mar del Plata. Salerno contó cómo recibió hostigamientos desde 1974 y relató el operativo donde detuvieron a los abogados de la Gremial a finales de ese año. También relató que las personas que lo fueron a buscar se identificaron como de la Policía Federal y que dijeron buscar a Candeloro. Luego lo detuvieron el 19 de marzo de 1976 y fue puesto a disposición del Poder Ejecutivo (decreto 1072/76). Relató que en primera instancia fue llevado a la comisaria 4ª. Luego fue trasladado en un Falcon, debidamente encapuchado, a La Cueva, donde fue torturado. Salerno relató que las preguntas que formulaban eran en un 80 por ciento acerca del Dr. Candeloro, su socio.

Subir