31 de March de 2011

Novedoso sistema de práctica para estudiantes de Económicas

En la Facultad de Ciencias Económicas se dicta el seminario de "Prácticas Profesionales Comunitarias", que permite que a los estudiantes trabajar en 50 organizaciones sin fines de lucro de la ciudad.

Alberto Croce (primero de la izquierda), acompañado por la secretaria de Extensión de Ciencias Económicas María Eugenia Libera, e integrantes de la cátedra que se dicta en esa unidad académica.

Ayer comenzó por cuarto año consecutivo en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata el seminario de "Prácticas

Profesionales Comunitarias". La importancia de esta cátedra, que es obligatoria para quienes cursan esta carrera y que resulta inédita en la Argentina, radica en que se realizan actividades profesionales en, por ahora, 50 organizaciones sin fines de lucro de la sociedad marplatense. Hasta el momento han participado en esta experiencia más de 300 estudiantes.

Con el fin de referirse al tema, visitaron LA CAPITAL la secretaria de Extensión de esa unidad académica, licenciada María Eugenia Libera, junto con los integrantes de la cátedra, Néstor Cecchi, Sebastián Puglisi y Esteban Zaballa. Además los acompañaba, como ellos dijeron "un invitado de lujo a este seminario", el reconocido a nivel mundial, profesor Alberto Croce.

Cecchi, que ofició en parte de la entrevista de vocero del grupo, comenzó refiriendo que "desde 2008 venimos realizando una práctica que es realmente innovadora, en lo que tiene que ver con las universidades públicas. Los estudiantes tras cumplir aproximadamente con la mitad de la carrera o algo más, cursan este seminario que es obligatorio y condición para graduarse".

Entidades de la población civil

"En esta cátedra - continuó explicando- se preparan conceptual y procedimentalmente para realizar prácticas en las organizaciones sin fines de lucro de la comunidad, aplicando los saberes específicos de su formación profesional. Generalmente, se trata de entidades de la población civil (hasta ahora han sido casi 50) como comedores, sociedades de fomento y escuelas, entre otras". Después dijo que "lo que hemos comprobado es que los resultados han sido muy interesantes, porque los estudiantes van reaprendiendo en la realidad cotidiana lo aprendido. Así atraviesan el camino que va de la teoría a la práctica y adquieren, además, una formación que trasciende los meros conocimientos, porque también incluye lo social y lo ético. Muchos nos han dicho que esta experiencia concreta los marca como profesionales en un entorno diferente".

Y agregó: "así, la Universidad va contribuyendo al desarrollo de la comunidad, volcándose a sectores que necesitan de sus profesionales. Hay que considerar que nuestra universidad pública está sostenida con el esfuerzo de todos los ciudadanos".

Más de 300 estudiantes

Destacó que "desde que se implementó este seminario participaron más de 300 estudiantes universitarios. Es decir que le han aportado a la comunidad no menos de 9.000 horas colaborando con sus conocimientos profesionales".

"No sólo queremos lograr que este tipo de práctica, siguiendo este ejemplo, sea adoptada por otras facultades en sus áreas específicas, sino que más organizaciones sin fines de lucro reciban de parte de la Universidad este significativo aporte", puntualizó.

Al preguntarle si esta actividad está dirigida a superar ese concepto que siempre se le endilgó de "universidad como isla dentro de la sociedad", sostuvo que "creemos que universidad y sociedad deben actuar dialógicamente, de manera que estos saberes que circulan dentro de las casas de altos estudios puedan ser compartidos con la comunidad, porque los beneficios son mutuos".

Por su parte, Libera agregó que "muchos estudiantes sólo pueden visualizar su desarrollo profesional sólo desde lo que es una gran empresa. Por eso, a través de esta práctica, toman un primer contacto con otro tipo de instituciones, entre las que se pueden agregar cooperativas y microemprendimientos".

Mientras Puglisi acotó que "además hay que tener en cuenta lo mucho que se aprende de esas prácticas, ya que en la Universidad, por sobre todo, adquieren un conocimiento teórico".

"A la teoría y a la práctica hay que agregarle la inteligencia emotiva"

Alberto Croce, reconocido mundialmente como tratadista de temas educativos y discípulo de Paulo Freire, disertó ayer en el comienzo del seminario de "Prácticas Profesionales Comunitarias". También conversó con LA CAPITAL.

Para comprender su importancia basta con enumerar su trayectoria: es uno de los dos representantes de América latina en el Consejo Internacional de la Campaña Mundial por el Derecho a la Educación, compuesto por unos 15 miembros, además de miembro de la Comisión Ejecutiva de las Metas 20 y 21, que fueron aprobadas para Iberoamérica en la última cumbre de educación celebrada en Mar del Plata e integrante del Comité Internacional del Foro Educativo. En lo que tiene que ver con la Argentina, Croce forma parte, en representación de las organizaciones sociales, del Consejo de Políticas Educativas y Sociales que generó la última Ley de Educación que actualmente está en vigencia junto con el Consejo Federal de Educación, que es la reunión de los ministros del área.

A continuación se expone parte de lo expuesto por el entrevistado:

* "Con todas estas organizaciones y actividades, incluida las que se realizan en Mar del Plata, estamos apostando al debate educativo mundial en general y, en particular, de América Latina, que tiene características específicas y especiales. Nuestro continente debate por encontrar el lugar que le corresponde en el mundo".

* "Hoy al tema de la teoría y la práctica en los niveles de educación hay que agregarle un elemento más que surge de la lógica del buen vivir o de la calidad de vida, porque añade a ello la lógica del buen sentir. Es decir, la dimensión del sentimiento. Es lo que se denomina la inteligencia emocional que nuestra cultura educacional muy enciclopedista dejó de lado".

* "Con esto quiero expresar cómo se conectan los afectos, el sentimiento y lo emotivo en el conocimiento. El sentimiento debe atravesar la teoría y la práctica, porque lo emotivo es una parte fundamental en la vida de cualquier persona y más en este momento histórico, en el que nos estamos planteando la conformación de un modelo alternativo al de desarrollo global que está vigente actualmente, que se estructura básicamente en lo relativo al crecimiento del PBI".

* "Experiencias como la de la Universidad local permite volver a vincular el conocimiento universitario con las problemáticas sociales y su necesidad de hallar soluciones a través de una práctica profesional. Así el estudiante y, después, el graduado, se forma con un compromiso muy grande de lo que es la realidad".

* "Este ejemplo está generando una nueva manera de concebir la educación que va a ir atravesando todo el sistema educativo, porque está cuestionando todo un formato y haciendo una propuesta de otras ideas".

Subir