inicio

18-Abr-2014

9 °C
Despejado
H. 87%

Min / Max
9 / 18

Publicado el 24/07/2011

Se incorporaron 10 vacunas en los últimos 8 años al calendario oficial

Desde el 2003 se incluyeron nuevas vacunas al calendario oficial que amplió a 16 el número de inmunizaciones. Destacan esta política de prevención.

Imprimir Imprimir

Tamaño texto:

+ -
enviar Enviar por mail

La Argentina incorporó 10 vacunas en los últimos ocho años al calendario nacional que ahora tiene 16 inmunizaciones que se aplican en forma gratuita. La importancia de la vacunación en la prevención de las enfermedades inmunoprevenibles, el descenso de la morbimortalidad materno-infantil y la inclusión social, es sin duda una política de Estado. Las inmunizaciones se consideran herramientas fundamentales de la gestión sanitaria para prevenir y erradicar enfermedades, y ese camino transita la Argentina.

En 2005, por un brote de hepatitis tipo A, en el que se detectaron 65.000 casos, se incorporó en forma gratuita y obligatoria la vacuna contra la hepatitis A. En 2010, se comprobaron sólo 500 casos y una disminución de casos de insuficiencia hepática y de trasplante renal, lo que repercutió favorablemente en indicadores económicos, sociales y sanitarios a nivel nacional.

En 2009, se registró la pandemia de gripe A, con 600 muertes y en 2010 se realizó una cobertura de vacunación en el 93,4% de la población vulnerable, por lo que se cumplieron los objetivos propuestos para evitar muertes de personas con mayor riesgo y no sobrecargar los servicios asistenciales.

En 2011 se dispuso la introducción de la vacuna contra el gripe, el neumococo y el HPV producidas por primera vez en el continente americano, con el consiguiente abaratamiento del costo.

El representante de la Organización Panamericana de la Salud en Argentina, Pier Paolo Balladelli, indicó que "las vacunas han logrado disminuir una tercera parte de las muertes de niños menores de 5 años a nivel mundial" y consideró que son la herramienta "más estratégica, clara y evidente de lo que es el impacto de la promoción y prevención para disminuir la mortalidad". Según datos de la Organización Mundial de la Salud, las inmunizaciones previenen entre 2 y 3 millones de muertes de niños por año.

Además, el foco de la vacunación está cambiando. "Estamos pasando de vacunar a los niños a vacunar a toda la familia y a la comunidad. Porque una comunidad protegida es una comunidad segura para todos y contamos con vacunas para cada uno de ellos", sostuvo.

Las vacunas

Con la inclusión de la vacuna antigripal al calendario nacional, los grupos considerados de riesgo reciben dosis gratuitas. Esta vacunación anual, que previene la gripe A (H1N1), A (H3N2), y B se brinda a: todas las mujeres embarazadas, en cualquier momento de la gestación. Todas las mujeres que tienen bebés menores de 6 meses. Todos los niños de entre 6 y 24 meses de edad inclusive. Niños y adultos que tienen entre 2 y 64 años con enfermedades crónicas (respiratorias, cardíacas, renales, diabetes, obesidad mórbida), con receta médica. Todos los trabajadores de la salud. De todas maneras, al tratarse de una vacuna eficaz y útil, sin complicaciones y económica, cualquier persona puede aplicársela (exceptuando los niños de menos de 6 meses).

El virus del papiloma humano (HPV por sus siglas en inglés) es muy común y se transmite generalmente a través de las relaciones sexuales. Si bien en la mayoría de los casos el virus se cura de manera espontánea, si la infección persiste puede producir lesiones que con los años pueden progresar y dar origen al cáncer del cuello uterino.

La vacuna contra el virus del papiloma humano (HPV), a partir de su incorporación al calendario nacional, será obligatoria y gratuita para las niñas de 11 años de edad y se administra en tres dosis: a los dos meses de la primera aplicación se indica la segunda y luego de los seis meses de la primera dosis, se aplica la tercera y última dosis.

La vacuna alcanza la máxima protección inmunológica cuando es aplicada a las mujeres antes del primer contacto sexual y por eso la edad promedio indicada para recibirla es a los 11 años. Se puede usar hasta los 25 años de edad, pero la prueba del pap y la colposcopía continúan siendo controles preventivos necesarios.

A partir de ahora, los chicos recibirán a los 11 años la vacuna triple bacteriana (difteria, tétanos y tos convulsa acelular), en lugar de la doble bacteriana que antes se aplicaba a los 16.

Este cambio en el calendario se debe a que la tos convulsa es hoy más frecuente en adolescentes y adultos. En el caso específico de los adultos, lo ideal sería que reciban la triple bacteriana cada 10 años.

Otra novedad tiene que ver con la incorporación de la vacuna antineumocóccica conjugada al calendario nacional, prevista para el segundo semestre de 2011. De esta vacuna existen dos marcas comerciales, una con 13 cepas y otra con 10 y una cepa extra que protege contra la otitis media. Las dos son eficaces y la decisión de cuál utilizar dependerá del médico.

Los niños menores de dos años y las personas mayores de 65 son los más susceptibles de sufrir de las enfermedades producidas por el neumococo: neumonía, otitis y enfermedad neumocóccica invasiva (septicemia y meningitis). Para proteger contra estas enfermedades la vacuna se suministra en dos o tres dosis a los 2, 4 y 6 meses de edad, y un refuerzo entre el año y el año y 3 meses.

El uso de esta vacuna se puede combinar con la aplicación simultánea de la vacuna antigripal y su efectividad está demostrada en estudios internacionales aceptados por la Organización Mundial de la Salud y Food and Drug Administration de EE.UU. Los efectos adversos son poco frecuentes.

 

Editorial La Capital S.A

Av. Marcelino Champagnat 2551
B7604GXA
Mar del Plata, Argentina.
----
Teléfono: 0223 478 8490
contacto@lacapitalmdq.com.ar
----

Copyright 2012 LA CAPITAL | Todos los derechos reservados | Director: Florencio Aldrey