10 de September de 2011

Jorge Rivas propuso un Estado laico que no favorezca ninguna religión

El diputado nacional bregó por un Estado laico y pidió la derogación del artículo 2º de la Constitución Nacional.

El diputado Rivas reclamó la derogación del artículo segundo de la Constitución Nacional al disertar en el Congreso de Ateísmo.

En la segunda jornada del III Congreso Nacional de Ateísmo, el diputado nacional Jorge Rivas disertó sobre "La Defensa del Estado Laico" asegurando que "el laicismo no impone ni la fe ni la falta de fe, sólo garantiza la separación entre las creencias personales y el Estado". Asimismo, recordó que en el país "a partir de 2003 se puso en marcha un modelo de gestión estatal con menos espacio para el catolicismo".

Ante el auditorio del teatro Diagonal, Rivas definió al laico como "independiente de cualquier credo religioso o poder eclesiástico o de cualquier organización o confesión religiosa", por lo que en su opinión debe concebirse al Estado laico como "a un estado libre de todas las religiones, que tolera a todas en pie de igualdad como simples creencias respetables de los ciudadanos, sin favorecer ni privilegiar a ninguna, en ningún sentido".

"El laicismo -añadió- no impone ni la fe ni la falta de fe: sólo garantiza la separación entre las creencias personales y el Estado, que debe legislar para todos y hacer cumplir las leyes a todos por igual".

A entender del diputado nacional, que en octubre próximo irá a su reelección, el laicismo "resulta una condición necesaria para la efectiva igualdad ante la ley de todos los ciudadanos y para el ejercicio de la soberanía, uno de sus atributos irrenunciables, por parte del Estado".

Para explicar el ideal de laicismo para el Estado, se remontó a la Ilustración, desarrollada durante el siglo XVIII en Francia, añadiendo que "también en nuestra América el laicismo fue uno de los componentes de las revoluciones de independencia y de las largas luchas civiles que sucedieron a la emancipación".

"En los orígenes del Estado argentino -agregó-, muchos de sus ideólogos y constructores, de pensamiento ilustrado y anticlerical, quisieron imprimirle esa orientación con claridad. Sin embargo, debieron aceptar las fuertes limitaciones que imponía la persistencia de la tradición conservadora de raíz hispánica, duramente católica".

Pertenencia

Aunque la Constitución de 1853 sancionó la libertad de cultos, impuso "la pertenencia a la fe católica como condición para que un ciudadano accediera a la Presidencia, requisito eliminado recién con la reforma de 1994. Por otra parte, el artículo 2º, aún vigente, establece que 'el Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano'".

Y, en virtud de esa disposición, la Iglesia Católica "recibe en la Argentina diversos aportes del Estado, que paga sueldos a arzobispos, obispos y curas párrocos, beca a seminaristas, dispensa jubilaciones graciables, subsidios y exenciones impositivas".

Sin embargo, el legislador recordó que "en los últimos años, más precisamente a partir de 2003, se puso en marcha un modelo de gestión estatal con menos espacio para el catolicismo. En la etapa se han registrado numerosos avances, algunos en el plano político y aun simbólico, y otros en el institucional".

En el marco institucional, se refirió a la sanción del matrimonio igualitario y adelantó que "también había sido adoptada ya la decisión de que los cuadros profesionales de las fuerzas armadas dejarían de estar obligados a pertenecer a la religión católica. Tampoco puede ya penalizar a ninguno de ellos por su condición de homosexual".

"En los tiempos que corren -añadió-, las sociedades civiles son en rigor mucho más laicas que los estados, pero están forzando a esos estados a corregir muchos de sus vicios confesionales".

En su opinión, el movimiento de "progreso social y de reformas democráticas que está en marcha y que debemos consolidar y profundizar permite abrigar esperanzas también en este sentido. Por lo pronto, la derogación del ya citado artículo 2º de la Constitución Nacional sería un gran paso adelante".

Hoy culminará el congreso. A partir de las 13, se realizará un diálogo con activistas y a las 14.30 se realizará el taller de "Sexualidad y Laicismo" a cargo de Marco Rodríguez.

A las 15.30 se estrenará de la película "El Sueño", homenaje a Francisco Ferrer i Guardia y a las 17 dirá presente Vicente Muleiro para se hablar sobre "Iglesia y dictadura: la desaparición del cuerpo rebelde".

A las 18 "Divorcio y Matrimonio Igualitario", por Ricardo Terrile y Esteban Paulón, y a las 19 será la Experiencia Atea por Alberto de la Torre, María Teresa Bunge y Fernando Esteban Lozada, para finalizar el encuentro.

Más información se puede encontrar en www.congresodeateismo.org.ar o www.ateosmardelplata.com.ar.

Subir