19 de February de 2012

"Podemos invertir en cualquier negocio sin ser especialistas"

Mariano Otálora, autor de "Inversiones para todos", dio recomendaciones para saber qué hacer con el dinero. Y sostuvo que hay muchas opciones para crecer patrimonialmente.

"Podemos invertir en cualquier tipo de negocio sin la necesidad de ser especialistas o poner en riesgo grandes capitales". El que así reflexiona es Mariano Otálora, especialista en planificación financiera personal y autor del libro "Inversiones para todos. Guía para invertir y hacer negocios" (Planeta 2012).

Otálora, que también escribió "Del colchón a la inversión", recomienda, antes de comenzar cualquier negocio, que cada uno sea sincero consigo mismo: "No somos millonarios. Tenemos debilidades, temores y flaquezas. Una apuesta mal hecha puede significar la ruina. Cualquier persona puede invertir y crecer patrimonialmente, pero debe hacerlo de una forma real, planificada y en base a sus posibilidades. Si invertimos pensando en escenarios de riqueza, seguramente tendremos grandes chances de cometer errores".

A su entender, el objetivo es evolucionar y salir del plazo fijo, la compra de dólares o la inversión en ladrillos. "Argentina, con todo lo bueno y lo malo, es un país con grandes oportunidades para invertir y hacer negocios", dice.

Desde el comienzo del libro se manifiesta en contra de los gurúes, economistas u oportunistas que se la pasan haciendo pronósticos sobre las finanzas, y asegura que usted no está en la misma línea. ¿Cuál es la diferencia?

Desde hace mucho tiempo decidí escribir para la gente, de una forma honesta, simple y real. Muchos consumen fórmulas "mágicas", en donde profesionales que se hacen llamar gurúes intentan solucionar todos los problemas del mundo y de nuestras vidas. Los percibimos como "notables pensadores", cuando en su mayoría hacen dinero con nuestro sueño de convertirnos "sin ningún esfuerzo" en millonarios.

¿Por qué, como sostiene en el libro, no es recomendable ahorrar en pesos?

Invertir podemos hacerlo en cualquier tipo de moneda, en reales, euros, pesos, etcétera? Con cualquier divisa encontraremos inversiones y oportunidades interesantes. En cambio, ahorrar en pesos con un horizonte de mediano y largo plazo tiene sus riesgos. Nuestros ahorros pierden valor por el impacto de la inflación, y además quedamos desprotegidos frente escenarios devaluatorios. Además de elegir el tipo de moneda, debemos intentar invertir nuestro dinero constantemente. Inversiones sobran en la Argentina que se pueden adaptar a las necesidades y objetivos de cada persona.

¿Es verdad que hoy por hoy el mejor refugio de un ahorrista es el oro?

El oro es una opción más de las tantas que tiene cualquier inversor. El oro siempre fue un refugio para momentos de crisis; así como los argentinos en momentos de incertidumbre compramos dólares, el mundo sale con la misma desesperación a comprar oro u otros metales, como la plata. En los últimos años se pusieron de moda y generaron grandes rendimientos: en el período 2002-2011, el oro creció un 427%, la plata un 619% y el precio del metro cuadrado de departamentos en Buenos Aires un 200%. El inversor que en lugar de comprar un departamento hubiese invertido en plata u oro hubiese ganado más del 400%, en cambio en ladrillos 200% (sin considerar la posible renta por un alquiler). De todas maneras, muchas familias invirtieron desconociendo muchas cuestiones que pueden poner en riesgo su dinero. Por ejemplo: el oro es un commodity, uno más como puede ser el algodón o el cobre, su precio puede sufrir grandes variaciones (podemos ganar o perder dinero), además no paga ningún tipo de interés (sólo ganamos en base a la variación de sus precios). Otro aspecto que muchas veces no se analiza son las comisiones o spread que se pagan tanto en la compra o en la venta que pueden superar el 15%; es decir el oro aumenta un 15% y nosotros no ganamos nada. Por ejemplo, el oro en el 2010 generó un rendimiento del 26% y en el 2011, del 10%. El oro es recomendable, siempre y cuando el plazo de la inversión sea en un horizonte de mediano y largo plazo y como una estrategia de diversificación (invirtiendo un porcentaje de nuestros ahorros no mayor al 20 ó 30%).

¿Por qué le dedicó un capítulo a las cocheras?

Por varias razones. Primero, porque es la opción más económica de ingresar al negocio inmobiliario. Muchas familias que se encuentran ahorrando para comprar su primera vivienda pueden comenzar con una cochera, ya que su precio se ajusta en forma similar al precio de los departamentos, de esta forma el capital ahorrado mantiene el poder adquisitivo en el tiempo. Muchas familias no invierten lo que van ahorrando y esto genera que los precios de los departamentos aumenten por encima de nuestra capacidad de ahorro (ahorramos pero cada vez estamos más lejos). Otra oportunidad interesante surge a través de la venta récord de autos. La falta de espacio y la inseguridad convierten a las cocheras en una excelente opción de inversión. El negocio de comprar una cochera no está exclusivamente en la renta mensual sino en la apreciación del bien, que en los últimos años fue superior al 15% en dólares. En el libro, además de los aspectos a tener en cuenta a la hora de invertir en este negocio, analizo si es más conveniente seguir alquilando o comprar nuestra propia cochera.

También habla de inversiones de bajo riesgo y poco sofisticadas. ¿Puede ofrecer algunos ejemplos?

Existen muchas inversiones que otorgan rendimientos y riesgos conservadores. Por ejemplo, los cheques de pago diferido, que permiten obtener rendimientos levemente superiores al plazo fijo; los fideicomisos financieros con rendimientos superiores al plazo fijo; fondos comunes de inversión que invierten en instrumentos de Argentina o del mundo. Podemos encontrar muchos ejemplos para salir del plazo fijo o diversificar nuestras inversiones. El riesgo de la inversión no está en qué invertís, sino en cómo invertís. Podes invertir en instrumentos de inversión riesgosos, como las acciones, de una forma conservadora (invirtiendo un porcentaje pequeño de tus ahorros), o invertir todo el dinero poniendo en riesgo el capital.

Hay capítulos dedicados a las inversiones en asuntos diversos como arte, deporte y sexo. ¿Qué es lo primero que le recomendaría a una persona que quisiera iniciarse en un negocio?

No existe un negocio imposible de encarar. El objetivo de desarrollar negocios e inversiones no tradicionales tuvo que ver con acercar otras alternativas que están a nuestro alcance y que para muchos pueden resultar complejas o imposibles. En el caso del negocio del sexo, desarrollo el boom de los sex shops, cómo armar nuestra propia web de citas o cómo invertir en empresas del negocio pornográfico a través del mercado de capitales o en franquicias. En el negocio del deporte, explico cómo invertir en jugadores de fútbol, tenis y golf, desde fideicomisos que permiten la compra de un porcentaje de jugadores a invertir en un club propio a través de acciones. En el caso de la música, desarrollo cómo podemos convertirnos en productores musicales armando nuestros propios shows, considerando desde la contratación del artista hasta el alquiler de teatros como el Luna Park.

Subir