18 de April de 2012

Ricardo Asch expone sus "foto-grafías" en el Teatro Argentino de La Plata

"Veo esas luces y a mí ya se me empiezan a ocurrir cosas; cosas que no existen, que uno puede crear", expresó.

LA PLATA (Corresponsalía)- Rodeado de casi 30 obras suyas, en el centro de la Sala Emilio Pettoruti del Teatro Argentino de La Plata, Ricardo Asch detiene su marcha y con el dedo señala hacia arriba para explicar. En el techo hay cuatro luces, dos blancas y dos amarillas, alineadas para formar un cuadrado. ?Veo esas luces y a mí ya se me empiezan a ocurrir cosas; cosas que no existen, que uno puede crear?.

Ricardo Asch es un reconocido médico especialista en tratamientos de fertilidad que encontró en la fotografía profesional otra posibilidad de creación. Asch, el fotógrafo, apunta su cámara hacia una o varias luces, dispara con una lenta velocidad de obturación y realiza un movimiento que nace de lo más íntimo. El resultado es una ?foto-grafía? -como él denomina su obra- única e irrepetible; ?imposible de ser clonada?, dice. Ni siquiera por él mismo.

La muestra ?Halos Intimos 2? quedó inaugurada el martes pasado y podrá visitarse hasta el 29 de abril en el Teatro Argentino de La Plata, 51 entre 9 y 10, con entrada libre y gratuita.

Curadores, fotógrafos y distintos artistas ayudaron a darle nombre a la muestra. ?Son como surcos del alma. Y además es algo muy íntimo, todas estas cosas son mías, son cosas que nadie más hace en el mundo. Expresa lo que uno tiene adentro. Es distinto a la fotografía convencional donde uno saca una foto a eso y es eso. Esto es algo que sale de adentro?.

Sobre la técnica, Asch reveló que la aplica sobre luces callejeras, de neón o luz de la luna llena, con la que hizo un alfabeto lunar. ?Son luces puras, pero al momento de desarrollarlas técnicamente uno empieza a ver adentro de la luz muchos aspectos que forman ese color que vemos, como estos anaranjados, amarillos y brillos al azar. Nada hecho por el ser humano?, añadió. Incluso dice que llegó a identificar pequeños haces de luz a los que llama ?quantum, que es la más pequeña fracción de luz posible?.

?Creo que lo lindo de esto, a diferencia de la fotografía convencional, es que todas estas fotos son totalmente irrepetibles. Si alguien quisiera clonar esa foto o hacerla igual no la puede hacer, ni siquiera yo?, concluye.

Subir