9 de January de 2013

Multitudinaria recepción a la Fragata Libertad

Unas 200 mil personas vieron llegar el buque escuela de la Armada Argentina frente a la Base Naval. Hubo música, coros, fuegos artificiales y acrobacias aéreas. La presidenta Cristina Fernández encabezó el acto, acompañada por gran parte de su gabinete, gobernadores e intendentes.

Se vivió una fiesta en Mar del Plata con el regreso de la Fragata Libertad.

"Señores y señoras oficiales de la Fragata Libertad. ¡Bienvenidos a la patria!". A las 20.05, cuando el sol empezaba a esconderse en la costa de Mar del Plata, la presidenta Cristina Fernández inició con ese saludo su discurso por el regreso de la nave insignia de la Armada después de haber estado 78 días retenida en Ghana.

Hacía ya más de dos horas que la Fragata había atracado en el puerto local, donde fue vista por unas 200 mil personas, muchas de las cuales llegaron desde distintos puntos del país para vivir un acontecimiento que todos tildaban de "histórico".

Entre centenares de embarcaciones, un coro, luces, sonido, la presencia de militantes oficialistas y un riguroso operativo de seguridad, la Fragata pudo ser vista desde que, después de las cuatro y media de la tarde, estuvo a 800 metros de la costa, en su recorrido desde la altura de la avenida Constitución hasta la Base Naval.

Pancartas, afiches y pasacalles de intendentes bonaerenses y de agrupaciones oficialistas esperaban colocadas en diferentes puntos de la ciudad y en el alambrado del Golf Club frente a la Base Naval desde muy temprano, y tras el discurso presidencial todo terminó con un show de fuegos artificiales.

Se dispusieron unas 20 cámaras de televisión exclusivas para la transmisión oficial. Desde dos pantallas gigantes, se alternaban imágenes de la Fragata y la multitud que presenciaba la llegada desde la costa.

"La fiesta continúa. La alegría es de todos y todas", decía la locutora. Y un cartel de la Presidencia de la Nación resumía el mensaje oficial: "Hoy, dignidad y soberanía nacional".

Al llegar a la ciudad, el capitán de navío Pablo Salonio aseguró que "fue muy importante el apoyo recibido de todos los ciudadanos del pueblo argentino" para superar la travesía del buque insignia de la Armada.

?La Fragata ha regresado. Es muy importante la presencia de todos ustedes acá. Recibimos el apoyo de toda la ciudadanía, del pueblo argentino, desde el país y desde el extranjero?, señaló al dialogar con los medios que cubrieron la llegada de la embarcación.

?Siento que hemos cumplido con nuestro deber -afirmó-. Cada travesía de la Fragata Libertad es una desafío y a nosotros nos tocó este?.

En esa misma dirección, señaló: ?Lo que para la opinión pública es un hito, para nosotros fue cumplir nuestro deber?. También aclaró que quienes completaron el viaje con la Fragata Libertad ?concluyeron sus estudios académicos? y celebró que estuvieran "a la altura de las circunstancias?.

Con su sobrinita en los brazos, Gustavo Cañada no paraba de saludar a sus familiares. Eran casi las nueve de la noche y acababa de bajar de la Fragata Libertad. "No sabíamos que iba a venir tanta gente", dijo a LA CAPITAL mientras seguía recibiendo las felicitaciones de sus seres queridos.

Gustavo fue uno de los guardiamarinas que debió quedarse en el puerto de Tema. "Me tuve que quedar en Ghana, pero la experiencia laboral y profesional fue muy productiva", comentó.

Gaviero del palo mesana, contó que extrañó mucho a su familia. "Pero por suerte ya estamos acá y pudimos volver con la Fragata". También aseguró que los tomó por sorpresa el embargo de la nave. "Pero afortunadamente pudimos llevar la situación adelante, con mucho profesionalismo, amor a la patria y mucha fuerza de la gente que estuvo acá en la Argentina y nuestros familiares".

Gustavo es oriundo de Villa Huidobro, Córdoba, y a pesar de que sabía que la situación del buque había causado mucha repercusión pública, no se esperaba que los recibiera tanta gente. "Sentíamos ganas de volver", agregó con la alegría del que ve cumplidos sus deseos.

Los funcionarios fueron llegando de a poco al lugar que se les había reservado. A muchos, sin embargo, les costó arrimarse al palco por la fuerte custodia que se había dispuesto. Y muy pocos paraban para hablar con la prensa. Uno de ellos fue el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

"Creo que es un día histórico. Creo que la Fragata Libertad, a partir de este episodio, se ha transformado en un símbolo de la defensa de nuestra soberanía, de cómo se defiende la soberanía en el siglo XXI", aseguró el funcionario.

Destacó que la Argentina "ha tenido una política responsable para honrar sus deudas por el canje iniciado por Néstor Kirchner en el año 2005 y por la apertura llevada adelante por Cristina Fernández, donde el 93% de los tenedores aceptaron las condiciones y un grupo minúsculo de fondos buitres pretende lucrar con el esfuerzo del pueblo argentino después de haber pagado esos bonos a precios irrisorios".

El gobernador Daniel Scioli y el intendente Gustavo Pulti fueron algunos de los que acompañaron a Cristina. Gobernadores e intendentes de distintas provincias y localidades tampoco se quisieron perder el acto. Entre los jefes comunales de la zona se vio al balcarceño José Echeverría, al marchiquitense Jorge Paredi y al miramarense Tomás Hogan.

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, fue otra de las que festejó la llegada del buque. ?Ladran porque estamos andando. Venimos a acompañar a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en un día de democracia, un día argentino, de patria?, dijo.

Carlotto recordó que en la Base Naval Mar del Plata ?pasaron cosas horrendas que haría falta esclarecerlas, y hay responsables con nombre y apellido".

"Quizás -agregó- no son ninguno de los que están ahora y por eso con esta Presidenta y con Néstor (Kirchner) estos lugares se abren, pueden ser investigados y podemos entrar a sentirnos bien, porque es una conquista?.

?Qué terrible hubiese sido que a casi 30 años de democracia estos lugares estuvieran prohibidos, ahora nos saludan los uniformados porque sabemos que tienen otra cara y otro pensamiento, y si no lo tienen hay que ayudarlos a que cambien, y en eso estamos?, añadió Carlotto.

La dirigente de los derechos humanos agregó: ?Tardamos casi 20 años en llegar a estos juicios y lo que no se juzga queda como un saldo muy negativo en las historias?. Y expresó que ?no hay revanchas ni rencor ni odio, simplemente justicia, que es lo que aspiramos a tener a corto plazo?.

Antes de que la Presidenta llegara a la Base Naval, la música, los coros y las acrobacias de tres aviones buscaron entretener al público. Los militantes, por su parte, vitoreaban su sentencia: "Patria sí, colonia no". También hubo un video que responsabilizó a la última dictadura de la deuda externa, cuestionó al gobierno menemista y elogió la reestructuración de la deuda iniciada por Néstor Kirchner y continuada por Cristina.

Cuando faltaban ocho minutos para las ocho de la tarde, Cristina se subió por primera vez a la Fragata desde que es Presidenta. La recibió el comandante Salonio, quien le entregó un cofre con un mensaje que hablaba de la "artera detención" del buque en el puerto de Tema.

Subir