30 de May de 2015

Trazan un duro panorama de la industria pesquera

La falta de rentabilidad del sector pesquero es denunciada por la Cámara de la Industria Pesquera Argentina que reclama que corrijan "todas aquellas deficiencias que impiden un normal desarrollo de la actividad".

La Cámara de la Industria Pesquera Argentina también expresó su preocupación por la "severa crisis" que afecta la actividad económica del puerto marplatense, por la "falta de rentabilidad que desde hace varios años tiene la exportación de esos productos a los mercados del exterior".

Para la Cámara, si bien es cierto que las estadísticas oficiales indican que el volumen de desembarques de la flota de buques fresqueros de altura con base en el Puerto de Mar del Plata se ha mantenido constante en los últimos años, fundamentalmente por el incremento de los desembarques de calamar, "se registran disminuciones de los de la flota de buques costeros y también de los de la flota de buques congeladores".

Consignan que la falta de rentabilidad que tienen las exportaciones de productos pesqueros, "se ha convertido últimamente en quebranto", lo que hace que ante la falta de demanda de esos productos para dedicarlos a la exportación, "los buques de altura de menor porte y los buques de la flota costera dejen esas capturas como especie objetivo y la cambien por otras que se industrializan fuera de la provincia de Buenos Aires. Eso explica, entre otras razones, tanto la importante mudanza registrada durante el año 2014 de buques fresqueros marplatenses de portes menores para operar desde puertos patagónicos, en especial Comodoro Rivadavia y Rawson, dedicándose a la pesca del langostino, como la cantidad de esos buques que han permanecido inactivos en el puerto local", expresaron.

Con la firma de Fernando Rivera se consigna que "en los últimos años, también esa falta de rentabilidad trajo aparejado que los buques congeladores arrastreros vieran disminuida su actividad. Prueba de ello es la disminución de sus descargas en el puerto de Mar del Plata". Dichos hechos, remarcan, "por sí solos traen aparejado la reducción de trabajo en el puerto y en las plantas industriales y como consecuencia, el menor nivel ocupación que tiene en personal ocupado y principalmente el del SOIP, con la consiguiente pérdida de ingresos para los mismos".

"Que vuelva a ser rentable"

Tras enfatizar que "para cambiar esa situación, solo hay un remedio, y el mismo consiste en lograr que la actividad pueda volver a ser rentable", aclaran que "a pesar de la crisis, la industria pesquera sigue pagando derechos de exportación, que para el caso de la ciudad de Mar del Plata significan aproximadamente más de cincuenta millones de dólares anuales".

Enumeran como inconvenientes la diferencia existente en el tipo de cambio real, la demora en la devolución del IVA por parte de la AFIP, la falta de pago de los reintegros por exportación de productos elaborados que el Estado adeuda desde hace más de cuatro año, el "despropósito" de tener que abonar una tasa sobre el gas oíl para el desarrollo de caminos por el combustible que utilizan los buques pesqueros, para que la misma "sea devuelta tarde y mal por el Estado", y la imposibilidad de exportar desde el puerto de Mar del Plata, por problemas de dragado. "Todo eso hace que la actividad cada vez sea más difícil y por lo tanto, que cada día haya menos actividad en el sector", puntualizan en el documento.

Por último se indica que "las únicas gestiones positivas que se pueden realizar, son aquellas que permitan devolver rentabilidad al sector y que corrijan todas aquellas deficiencias que impiden que el mismo pueda realizar su actividad. Si se logra rentabilidad, la pesca, como en otras oportunidades, a pesar de las trabas e ineficiencia que siempre ha sufrido, volverá a tener un buen nivel de actividad y ocupación, lo significará una sensible mejora económica para todo el Partido de General Pueyrredon".

Subir