21 de December de 2015

¿Puede haber una ola de tsunami en Mar del Plata?

El licenciado en Geología y doctor en Ciencias Naturales Federico Isla brindó precisiones acerca de la probabilidad de que una gran ola afecte a Mar del Plata. "Las sudestadas son mucho más frecuentes y causan más daño".

¿Puede haber una ola de tsunami en Mar del Plata? Hay registros de una gran ola que el 21 de enero de 1954 llevó la marea hasta el murallón del Boulevard Marítimo, provocando destrozos, miedo y algunas pérdidas materiales, pero ninguna víctima fatal. Es el único evento de ese tipo ocurrido en casi 61 años de una gran crecida. El licenciado en Geología y doctor en Ciencias Naturales Federico Isla, investigador superior del Conicet, perteneciente al Instituto de Geología de Costas y del Cuaternario y al Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras de la Universidad Nacional de Mar del Plata ha buscado registros, relacionado datos y analizado posibles causas de ese evento puntual y otros que se han dado tanto en el Atlántico Sur como en el Atlántico Norte.

Isla considera que "puede haber una ola de tsunami, pero es muy poco frecuente y nunca van a ser como el tsunami de Chile, siempre van a ser más pequeños, pero porque los terremotos -que podrían generarlas- son pequeños. Las sudestadas son mucho más frecuentes y causan más daño". En una charla con LA CAPITAL, el investigador se refirió al tema, de nuevo en la agenda por las declaraciones del intendente Carlos Arroyo y algunos de sus asesores, que hablan de invertir en sismógrafos para prevenir posibles daños.

"En 60 años, hubo un evento de ola grande, que llegó al murallón. Pero la erosión de sudestada ha estado en primeras planas por años y causa más daños. La gran diferencia es que la sudestada avisa, está precedida por mal tiempo, la ola grande no avisa", explicó Isla. Aunque, el fenómeno que lo puede generar -un terremoto en el Atlántico Sur- "puede ser captado por sismógrafos que existen en La Plata o San Juan y la ola que hipotéticamente se produjera, tardaría 4 o 5 horas en llegar a esta zona, si toma este rumbo", por lo que habría tiempo de prepararse.

- ¿Hay protocolo para ello?

- Lamentablemente no está hecha la red, como en Chile o como se hizo en el Indico.

- ¿Habría que invertir en tecnología para acceder a esos datos a nivel local? - No vale la pena, más que estar alerta con los institutos de La Plata o San Juan, que miden, y pedir que si ocurre un evento que pueda generar una ola de magnitud, avisen. Sí sería bueno, y lo está tratando el proyecto Pampa Azul, empezar a tener un registro del Mar Argentino. En este momento tenemos un olígrafo que opera en Necochea y la estación del Club de Pesca, pero no tenemos modos de hacer un monitoreo. Lo que se está planteando con Pampa Azul y el Instituto de Ciencias del Mar es la posibilidad de hacer un sistema de monitoreo para saber qué frecuencia tienen las sudestadas, cuáles son las zonas de más riesgo, las más vulnerables, hacer una predicción y que eso lo tomen las autoridades, para poder planificar la costa e impedir que se construya en zonas bajas.

- ¿Qué factores deberían darse para una ola de tsunami en Mar del Plata?

- No hay estudio de la ola grande de 1945. Conseguí un libro uruguayo, que tiene registro de esa ola y nadie sabe cuál fue el origen. La explicación que dieron en ese momento fue una anomalía de presión. Lo informaron del Servicio de Hidrografía Naval y todos se quedaron conformes. Pero puede haber sido una ola grande sin terremoto. Pero hay algo que venimos diciendo hace rato: sabemos que el pacífico tiene tsunamis, en el norte y en el sur y si el Atlántico norte tiene terremotos muy distanciados -el de Grand Banks de 1929 y el de Lisboa de 1575- y que el Indico tuvo un terremoto sorpresa en 2004, el 26 de diciembre, ¿por qué el Atlántico sur va a ser el único océano que no tiene terremoto? Hay algunas respuestas, algunas señales: hubo un terremoto en las islas Sandwich del Sur el 27 de junio de 1929. Ese terremoto, aparentemente, fue moderado y habría afectado, pero nosotros suponemos que no había registro. Pedí datos a Hidrografía Naval y me dan registros de la pleamar de Mar del Plata ese día que fue de 1,50 metros. Y el registro del 28 de junio, al día siguiente, fue mucho más grande, un metro más. Se puede decir que ese día hubo una marea grande, una sudestada, pero nosotros sabemos que ese día hubo un terremoto y hay un trabajo científico de la Universidad de Washington que habla de la simulación del terremoto de 1929 de las Sandwich que se habría expandido hacia Mar del Plata.

- ¿Es la única causa?

- Puede haber olas muy grandes sin terremotos, como el que ocurrió en el deslizamiento de Storegart, en el Atlántico Norte, que provocó una ola. Los registros sismológicos no lo captan, los mareógrafos sí.

- ¿Qué particularidad tiene Mar del Plata a diferencia de, por ejemplo, Villa Gesell o Necochea?

- En Mar del plata es donde la plataforma continental es más angosta. La ola, cuando se acerca a Villa Gesell, tiene más fricción, en Necochea también. Al tener más fricción, hace que merme la energía de la ola. En Mar del Plata, al ser más angosta la plataforma, hace menos fricción, la ola tiene menor pérdida de energía, por eso normalmente las olas más grandes están acá y vienen los surfistas.

- ¿Cuál es la probabilidad de que vuelva a pasar y qué se puede hacer?

- En 60 años ocurrió una sola ola. Por supuesto,lo hemos dicho muchas veces no hay que dejar construir sobre la playa. Lo hemos alertado siempre, en algunos lugares han hecho caso, Villa Gesell, por ejemplo, ha hecho construcciones en madera, que se pueden arreglar, rehacer. Las sudestadas, que son más frecuentes, pueden ser peligrosas para muros, piletas, canchas de pádel que si no se rompen por la ola se rompen porque la ola socava las bases y terminan cayendo paredes o muro que no están bien profundos.

Subir