10 de June de 2016

Bulimia y anorexia: aseguran que ambas enfermedades se curan

Los profesionales apuntan a las causas internas más que a los modelos culturales de delgadez extrema.

"Muy por debajo de la bulimia y la anorexia hay una demanda de amor", dice Olga Ricciardi, directora de CEDA.

Por Luciana Mateo (corresponsal)

[email protected]

Cuando tenía 8 años, Nadia comenzó a saltear el almuerzo, después el desayuno y finalmente se negó a cenar.

Hasta ese momento -dice- su infancia había sido "dentro de todo normal": buena alumna, tenía amigos, no había problemas en el colegio? pero su mamá había fallecido hacía 3 años y, por la ausencia de su padre, la estaba criando una abuela.

A los 9 había perdido muchísimo peso y a los 15 comenzó a comer compulsivamente para después provocarse el vómito.

Le diagnosticaron bulimia, una enfermedad que se caracteriza por atracones de comida seguidos de vómitos o consumo de laxantes para contrarrestar lo ingerido y así evitar el aumento de peso, distorsión de la imagen corporal y un intenso miedo a engordar.

Tanto la bulimia como la anorexia (restricción en la ingesta de alimentos, exceso de actividad física, estados de angustia e irritabilidad) son enfermedades históricamente asociadas al culto a la delgadez extrema que impera en la sociedad, pero las causas reales son más bien internas, vinculadas a los lazos afectivos.

"No alcanza con la modelo delgada exhibida en todos lados para que se genere una bulimia o una anorexia", asegura a LA CAPITAL Olga Ricciardi, directora del Centro Especializado en Desórdenes Alimentarios (CEDA).

"Muy por debajo de la bulimia y la anorexia hay una demanda de amor", agrega.

Sentimiento de soledad

En la década del ?60, la modelo británica Twiggy ??ramita? en inglés- produjo con su extrema delgadez un giro en la estética del modelaje de su tiempo.

"En esa época empezó a generarse un empuje a que la persona no envejezca, a que quede con un cuerpo de niña", sostiene Ricciardi, además psicóloga, psicoanalista y docente de posgrado de la Facultad de Psicología de la UBA.

Y señala que esto puede haber influido en la puesta en escena de estas enfermedades pero que las causas verdaderas son internas.

"La sociedad de consumo requiere de un tiempo equis para trabajar, tener dinero y objetos. Muchas veces el abrazo que no se da o el cuento que no se lee a los hijos viene reemplazado por la Play de última generación o el dinero para el kiosco en el colegio, y en este sentido es que hay un sentimiento de soledad bastante grande en los chicos", asegura.

Miedo a no ser querido

Marcelo Bregua, coordinador general de la Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia (ALUBA), coincide en que "el problema con la comida y el cuerpo son los emergentes; lo oculto detrás de la bulimia y anorexia son problemas con los sentimientos, una no aceptación, un miedo a no ser querido".

"Estamos en una sociedad que tiene una preocupación por el cuerpo y obviamente también por las comidas, pero esto no es nuevo: la sociedad grecorromana hacía un culto al cuerpo que se puede observar, por ejemplo, en las estatuas", cuenta Bregua a LA CAPITAL.

Ambos especialistas aseguran que las dos enfermedades, que pueden provocar la muerte, también se pueden curar.

"Siempre y cuando se realice un tratamiento de manera personalizada e interdisciplinaria, o sea caso por caso, la enfermedad se cura", sostiene Ricciardi, y agrega que "el síntoma es el mismo o parecidísimo en todos los casos pero las causas son tan únicas e irrepetibles como es el ser humano y su propia historia".

De ahí la importancia de que "el tratamiento sea personalizado", remarca la profesional.

Bregua concuerda en que "hay mucha gente que no recibe el tratamiento adecuado y la enfermedad se cronifica".

"Pero yo he visto gente curada", finaliza.

Subir