La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
10-02-2011

"No tengo dudas de que el juez Pradas permitió la fuga de Gustavo Demarchi"

El juez de la Cámara Federal de Apelaciones, Jorge Ferro, aportó detalles acerca de la denuncia que presentó contra su colega Rodolfo Pradas. El camarista entiende que se le facilitó la salida del país a Gustavo Demarchi.

-La fuga de Gustavo Demarchi no parece haber sido producto de una compleja estrategia sino el resultado de un accionar ciertamente burdo.

-Para quienes están fuera del expediente y desconocen los aspectos técnicos, tal vez, una fuga de estas características pueda verse compleja. Sin embargo, para los operadores del sistema judicial fue un mecanismo sencillo.

-¿Burdo?

-Absolutamente ajeno al procedimiento judicial. Decir fuga, captura, detención y extradición suena a un entramado complejo. Sin embargo, lo que dio origen a esta fuga en particular es bien simple: no se cumplió con la ley.

-¿Por qué?

-La ley tiene pasos claros y plazos breves. Términos que no se deben obviar. En definitiva, todo esto es muy sencillo para un juez que además en ese momento está abocado a un tema único.

-Pero hay un punto en el que inevitablemente se complejiza.

-Sí, porque ahora hay que buscar la extradición de Demarchi. Aunque en rigor, es una cuestión más burocrática que compleja. Tenga en cuenta que se mezclan organismos políticos como las cancillerías con el Poder Judicial de dos países.

-¿Qué supone usted que le pasó al juez Rodolfo Pradas con esta causa?

-Me sentí sorprendido cuando el diario LA CAPITAL dijo "se sospecha de la Justicia Federal". Y es verdad. La gente común tiene todo el derecho del mundo de sospechar. Por eso me puse a investigar qué pasó. Además, en este fuero hay funcionarios jóvenes y otros con muchos años de trabajo y que no tienen nada que ver con este tema y se ven salpicados. Entonces, pedí el expediente y vi las medidas adoptadas desde que se produce la salida del país del doctor Demarchi, releí la causa desde el principio, y encontré cosas incompresibles. Sobre todo tratándose de un juez con la experiencia del doctor Pradas.

-¿Que cosas?

-Demora y trámites injustificados.

-¿Por ejemplo?

-Un juez nunca puede pedir previo a la detención un cupo en una unidad penitenciaria. No es como reservar un hotel. Es simple. La ecuación es que si no hay lugar, no hay detención y el imputado queda libre. Esto es absurdo. Se pide a la Policía Federal aunque se sabe que por la Ley de Seguridad Interior las delegaciones no pueden tener detenidos en las seccionales. También se recurre a la Unidad Penal de Batán y no al Servicio Penitenciario que está en La Plata y es el que otorga los cupos.

"Quería tener cerca a los imputados"

-¿A criterio del doctor Pradas no había ningún lugar adonde alojar a los detenidos?

-Desde el Ministerio de Justicia le ofrecieron al juez que tenía disponibilidad en una prisión oficial en Marcos Paz.

-¿Y por qué no aceptó?

-El juez respondió que quería tener cerca a los imputados. Aunque en algún modo pueda ser un argumento válido, el magistrado, también, puede constituirse en Marcos Paz. Nunca se pide cupo antes de la detención. Además, curiosamente, antes de que Batán le responda, Pradas ordenó la captura. ¿Para qué pidió cupo?

-Convengamos que en este caso no se trata de un imputado cualquiera, sino de un abogado que debe conocer todas las argucias del sistema.

-Demarchi tiene derecho de plantear lo que quiera dentro de la ley. Por eso en la causa interpuso una enorme lista de incidentes.

-¿Basados en qué?

-Entre otras cosas pidió la recusación del fiscal Daniel Adler y la mía.

-¿La suya por qué?

-En mi caso fueron dos. La primera vez dijo que yo estaba casado con una persona a la que él (Demarchi) le había hecho un favor. Y lo cierto es que yo estoy divorciado. Al respecto le pedí como prueba que diga en qué Registro Civil figuraba ese supuesto matrimonio.

-¿Hay más cuestionamientos?

-Pradas pidió la orden de captura internacional de Demarchi el 12 de noviembre de 2010 y libró los oficios el 15, es decir, tres días después.

-Pero el 12 de noviembre Demarchi ya estaba en Bogotá.

-Exactamente. Lo común en la práctica judicial es que ni bien sale el pedido de captura, inmediatamente se emitan los oficios. Sin embargo, el juez se tomó tres días. Esto explica por qué el imputado sale de Brasil con su nombre y pasaporte real. Nadie se va a arriesgar a ingresar a un país cuando lo está buscando la Interpol. Demarchi sabía que no pesaba sobre él ningún pedido.

-Insisto: ¿qué le pasó al doctor Pradas?

-No lo entiendo.

Un año de recusaciones

-El juez Pradas le había pedido a la Cámara Federal de Apelaciones que lo confirme en la causa por lo que esperó un año. De todos modos, en ese período, siguió actuando.

-Entre octubre de 2009 y el mismo mes de 2010. ¿Por qué? En ese lapso Demarchi me había recusado en dos ocasiones, recusó la integración del Tribunal, recusó al doctor Adler y planteó una aclaratoria. Resolvimos las recusaciones, que por ejemplo en mi caso particular, fue a la Cámara Nacional de Casación. El Código autorizaba a Pradas a seguir actuando en la causa. El 14 de octubre ya podía haber adoptado medidas concretas como la captura.

-Según se sabe, la fiscalía le presentó una serie de requerimientos al juez en ese tiempo: ¿qué hizo Pradas?

-La fiscalía hizo varios pedidos al juez para que llamaran a Demarchi a declaración indagatoria. Nunca obtuvo respuesta. El 2 de noviembre resolvimos la detención. Pero la orden salió el 8, es decir, demoró seis días.

-¿Hubo irregularidades al momento de ejecutar ese pedido de detención?

-La primera irregularidad está en la demora. Y en segundo lugar, Pradas no pidió el allanamiento de la casa. Es decir, la policía tocó el timbre, atendió la esposa y dijo que el doctor Demarchi no estaba en la casa. Después vino el hijo quien respondió que no sabía adónde estaba el padre.

-¿Quiere decir que al no existir pedido de allanamiento tranquilamente Demarchi pudo haber estado en la casa en ese momento?

-Sin lugar a dudas. Otra particularidad es que Pradas ordenó la detención el 9 de de noviembre a partir de las 9 de la mañana. Es un absurdo, Demarchi podría haber estado conversando con la policía hasta las nueve menos diez, por lo que luego hubiese ingresado a su vivienda y la fuerza de seguridad nada podía hacer. Es al menos infantil que un juez con experiencia actúe de esta forma.

-¿Qué pasó después?

-Pradas citó a Demarchi por cédula.

-¿Esto quiere decir algo así como "venga y preséntese que lo voy a detener?

-Eso mismo. ¿Quién se va a presentar para ir preso por una citación judicial? Todo esto me sorprende mucho. Por eso entiendo que se cometieron presuntos delitos. De ahí mi denuncia contra Pradas por violación de los deberes de funcionario público, encubrimiento y denegación y retardo de justicia.

-¿En qué sostiene usted concretamente la denuncia?

-Mi denuncia ante la fiscalía está acompañada por pura documentación que surge del expediente. Son las propias actuaciones firmadas por el juez.

La salida del país

-¿Demarchi se va del país aun cuando tenía prohibida la salida?

-Sí, supongo que lo habrá hecho de manera clandestina o por negligencia de la Dirección de Migraciones. Intuyo que salió con documentación falsa.

-De lo que dice, doctor Ferro, se desprende que la Justicia "le habría armado" o al menos "liberado" la huida del país a Demarchi.

-Totalmente. El día que salió la captura internacional (12 de noviembre) el imputado estaba en San Pablo. Allí compró un boleto de avión a su nombre y entró a Bogotá con su pasaporte como turista. Migraciones recibió la orden de no dejarlo salir de Argentina el 15 de noviembre. Demarchi ya estaba en Colombia. El sabía que no iba a tener problemas.

-¿Pudo haber ocurrido lo mismo con el resto de los procesados en esta causa?

-La situación es diferente. Está el pedido de captura y la prohibición de salir del país. Quizás el caso de Piero Asaro se parezca al de Demarchi. Fueron también a buscarlo a la casa y como no estaba le mandaron una cédula.

-¿Qué le pide usted concretamente a la fiscalía en la denuncia?

-Investigar lo actuado por el doctor Rodolfo Pradas. Le imputo los tres delitos que le mencioné anteriormente.

-¿También solicitó que se investiguen las llamadas telefónicas saliente y entrantes y los e-mail de Pradas a partir del 3 de noviembre?

-Sí, a partir de ese día porque fue cuando la Cámara decidió confirmar la denegatoria de eximición de prisión y Pradas se encuentra habilitado para tramitar la captura de Gustavo Demarchi.

-¿Supone que en algún momento el juez Pradas pudo haber pensado que la Cámara iba a revocar la denegatoria al pedido de eximición de prisión?

-Tengo el convencimiento de que fue así. Pradas creyó que la Cámara iba a favorecer a Demarchi.

-¿Por qué podía pensar Pradas que la Cámara iba a responder de ese modo?

-Es lo que me parece. Y explicaría por qué el juez actuó como lo hizo.

-¿Cual será el destino del juez Pradas?

-Pedí al Consejo de la Magistratura que lo separe del cargo. Después de todo esto no me parece ético que siga siendo juez.

-Da la impresión de que tanto Demarchi como el resto de los imputados por los crímenes cometidos por la Concentración Nacional Universitaria (CNU) en los años '70, creyeron que tenían garantizada la impunidad de por vida.

-Es tan así que el accionar que la Justicia en relación a los militares involucrados en delitos de lesa humanidad y este caso es diametralmente opuesto. Los civiles pensaron que jamás los iban a juzgar.

Informe por Canal 13

"La otra Triple A" es el nombre del informe que anoche emitió Canal 13 acerca de la causa CNU, basándose en gran parte en los artículos publicados de forma exclusiva por LA CAPITAL en los últimos meses.

El periodista Ricardo Canaletti viajó a Mar del Plata y se entrevistó con el juez federal Roberto Falcone, el abogado querellante César Sivo y quien fuera víctima del accionar de la CNU, Eduardo Salerno, entre otros.

En más de un pasaje del reporte fue mencionada la figura de Hugo Moyano, vinculándolo por medio de su labor sindical a la CNU, para finalizar con la primicia de LA CAPITAL acerca de la denuncia presentada por el camarista federal, Jorge Ferro.