La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
4 de April de 2011

Velázquez: "En Mar del Plata se sustraen por mes un promedio de 150 automóviles"

El mayor número de los robos se comete en jurisdicción de las comisarías Primera y Segunda. Los mayores casos se dan en los modelos que van desde 1994 hasta el 2000.

Velázquez afirmó que el año pasado se robaban 200 autos por mes.

Los vehículos quedan en la ciudad para su desguace", aseguró el nuevo jefe policial.

En Mar del Plata se hurta o roba mensualmente un promedio de 150 automóviles. Este número disminuyó con respecto al año anterior en que se superaba los 200. Además, si se tiene en cuenta el parque automotor de la ciudad que, con más de 180.000 unidades, es el segundo más alto de la provincia de Buenos Aires, este guarismo parecería exiguo. Sin embargo, revela una acción sistemática y de algún modo organizada que ha convertido estos hechos ilícitos en los segundos en importancia dentro del ranking delictual, donde el primer lugar lo ocupan los robos y los robos con arma.

Para referirse al tema, LA CAPITAL se entrevistó con el nuevo jefe de la Delegación Departamental local, comisario inspector Lorenzo Velázquez. "En Mar del Plata se produce un promedio de 150 sustracciones de automóviles. Este es un número que va disminuyendo, gracias a la labor investigativa, preventiva y las acciones que se realizan por disposición del Poder Judicial", aseguró Velázquez. Y agregó: "Más que robos de automotores -afirmó- aquí lo que más se cometen son hurtos. Es decir, que no se ejerce violencia sobre el vehículo ni sobre las personas. Ya que se aprovecha el momento en que el rodado es estacionado. Por lo general, los delincuentes que realizan esta tarea utilizan una especie de llave maestra o genérica que en la jerga delictiva se denomina 'yuga'. Con este instrumento, van probando hasta que logran abrir una de las puertas del vehículo y con la misma llave después llegan al tambor y lo arrancan".

- ¿Qué tipo de autos se sustrae actualmente?

- Podríamos decir que la tendencia es hurtar modelos que van aproximadamente de 1994 a 2000. Es decir con más de diez años de antigüedad como mínimo. Pero muchas veces depende de la oportunidad de quien consuma el delito. Incluso, hay marcas que se prefieren sobre otras como sucede con los Fiat Uno o Duna. En cambio, con otros vehículos como los Ford Fiesta o Focus se les hace más dificultoso. El tema es que prefieren autos que no tengan llaves con chips. Los modelos más nuevos lo poseen.

- ¿La existencia de alarma evita que se robe?

- Es un dispositivo eficaz pero no lo hace invulnerable. Hemos visto casos de hurtos o robos de autos con alarmas. La existencia de pocos hechos revela que, si bien no lo evita totalmente, es un paliativo. Del mismo modo que se registra entre 150 y 170 sustracciones de automotores, tenemos entre un 25 o 30 por ciento que se recuperan, porque ha funcionado correctamente el dispositivo que tenemos montado a partir de la denuncia del damnificado, que llama al 911 o va auna comisaría a denunciar el delito del que fue víctima. A partir de ese momento instauramos un operativo cerrojo que, en ocasiones, nos ha permitido recuperar el vehículo. El tema es evitar que sea ocultado en algún lugar. Eso se llama 'enfriarlo' hasta que pare su búsqueda y después se lo traslada a un lugar donde se procede a su 'desguace' o desmantelamiento, extrayéndole todas las partes con alguna identificación registrable para evitar su individualización.

- ¿Una vez sustraídos, se los lleva a algún taller para "desguazarlo"?

- En los últimos tiempos observamos una tendencia. En vez de llevarlos a un taller donde uno o más supuestos mecánicos realizaban la operación, vemos que los ocultan en domicilios particulares, por lo general, ubicados lejos del punto donde se sustrajo o en barrios periféricos. Allí mismo después son desarmados.

- Por lo general, ¿cómo elige el delincuente qué auto va a sustraer?

- De acuerdo con la experiencia que vamos aquilatando en tantos años de servicio, comprobamos que los que hurtan los vehículos no son los mismo que después los desarman. E incluso, también necesitan de otra persona que estando en la calle les marca que automotor pueden llevarse, porque conoce los hábitos de su propietario, porque hace una estimación del tiempo que tarda en volver después de estacionarlo.

- El perfil que nos está dando parece el de los cuidacoches...

- No es mi estilo estigmatizar ninguna actividad, aunque no pueda ser controlada ni regulada como en este caso. Pero hemos tenido hechos donde la ayuda fue aportada por gente que desarrolla esta tarea en la calle. Por supuesto, también están los que cuidan los autos y uno le tiene confianza de dejarlos allí estacionados.

- ¿Existe una zona de la ciudad donde hay mayor propensión para estos hechos?

- Generalmente, en el microcentro, jurisdicción de la comisaría Primera y en la jurisdicción de la Segunda. Pero también, hay episodios en barrios circundantes o alejados de la ciudad. La sustracción de vehículos es muy dinámica. Se va corriendo en función de la oportunidad y otros factores. Asimismo, hemos tenido hurtos durante el desarrollo de fiestas oficiales y populares, como la de la Papa o el Potrillo, en las que se registraron estos hechos.

- Este es el diagnóstico, pero ¿que hace la Policía para prevenir estos hurtos o robos?

- Por supuesto, que no podemos revelar todo lo que hacemos o donde nos ubicamos. Pero hay que tener en cuenta que el Partido de General Pueyrredon, de acuerdo con su plan director, está dividido en 90 cuadrículas y en cada una hay al menos un patrullero y una dotación mínima de efectivos que es de dos personas. Éstos son los que recorren toda su jurisdicción constantemente y observando personas o actitudes sospechosas, realizando operativos y por decisión de un juez realizando, en algunos casos, como recientemente, allanamientos que nos permiten ubicar vehículos antes de que se proceda a su desmantelamiento.

- ¿Con qué otro apoyo cuentan?

- Es muy importante el aporte de los vecinos, que son los que viven en determinado lugar y ven situaciones extrañas como el ingreso de vehículos en una finca cercana o personas que no son del barrio y merodean el lugar. Generalmente, llaman al 911, que es un instrumento muy importante para comunicar estas novedades y para que nosotros podamos acudir rápidamente al lugar del hecho. En otros casos, tenemos vecinos que nos brindan datos significativos para iniciar una pesquisa. Esto es una demostración que el tema de la seguridad no es sólo responsabilidad de la Policía. Todos tenemos que aportar para vivir con mayor tranquilidad.

"No es nuestra función resocializar al que delinque

El comisario inspector Lorenzo Velázquez también sostuvo lo siguiente:

* "Nuestra misión como policía de seguridad es ponerle a la delincuencia una valla operativa cada vez más alta. No es función nuestra resocializar al que delinque, sino mediante una serie de medidas evitar que pueda seguir cometiendo delitos. Tampoco es una acción dirigida contra determinadas personas, porque puede ser que alguien no llegue a cometerlo, pero podrá venir detrás otro individuo que sí realizará el hecho delictivo. Esa valla puede ser más alta en la medida que se utilicen con eficacia los recursos con que se cuenten y que tengamos una constante colaboración de la ciudadanía".

* "La seguridad es multiagencial, porque no es resorte sólo de la policía, sino de un conjunto de organismos y personas en general, aunque nuestra responsabilidad con respecto a la seguridad es objetiva, ya que esto no significa dejar de lado el cometido específico que tenemos a cargo. En segundo lugar, es coordinada, porque todos los entes que coadyuvan a la seguridad no pueden estar dispersos sino conformando una estructura. Y el tercer aspecto es que la seguridad es localizada. Es decir, que se basa en un diagnóstico con características propias. La realidad de Mar del Plata no es la misma que la de Lomas de Zamora o La Plata. Eso determina que tengamos que actuar de un modo en función del contexto y la idiosincrasia".