La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
24 de April de 2011

Rescatan a niña de 11 años que era castigada a latigazos por su abuela

La denuncian la hicieron sus maestros al ver las marcas en la espalda con las que la nena llegaba a la escuela. La Justicia la rescató y fue restituida a su mamá que estaba peleando por obtener la custodia.

La asistente social Susana Otero junto a Juana, al recuperar a su hija Carla.

Una niña de 11 años que era golpeada a latigazos y sometida a castigos humillantes por su abuela postiza fue rescatada de la Escuela Nº 27 de Coronel Vidal y restituida a su madre, Juana C. (31), luego de que los docentes indignados por las marcas con las que la nena llegaba al colegio, denunciaran el hecho a la estación de policía comunal.

Ante la incomprensible actitud, la asistente social Susana Otero del programa de contención y de asistencia social que lleva adelante el área de Desarrollo Social municipal tomó una ?medida de abrigo? para preservar la salud física y mental de la pequeña niña.

?La (abuela) la hacía bañar de noche con agua fría, afuera de la casa, la hacía lavar la ropa a mano, y si no lo hacía bien, sufría severos castigos, no sólo psíquicos sino físicos?, reveló la responsable del programa de contención y asistencia social.

Ante la intervención de la ayudante fiscal Florencia Salas, la asistente Susana Otero rescató a la niña. ?Por orden de la fiscal, me dirigí el día Lunes Santo a la escuela, muy temprano para retirar a la niña del aula, y confirmé lo que suponíamos veníamos observando a través de un seguimiento del equipo especializado de psicólogos sobre el maltrato físico y psíquico que sufría la pequeña de parte de su abuela postiza?, reveló.

?Una vez fuera de la escuela, la niña rompe el silencio y en medio de llanto nos confiesa que su abuela postiza la hacía bañar de noche con agua fría, la hacía lavar la ropa a mano, y si no lavaba bien sufría severos castigos, desde maltrato físico como psíquico, como hacerla pasar frío y sufrir serias lesiones y lastimaduras en sus piernas producto de latigazos?, agregó Otero.

Tras ser notificada la abuela sobre una denuncia penal sobre maltrato infantil y la ?medida de abrigo? dispuesta, la asistente social inició una frenética búsqueda para localizar a su madre, que reside actualmente en San Antonio de Giles.

Luego de un par de días, y a través de la policía comunal, la mamá de la pequeña pudo ser ubicada y regresó a Coronel Vidal para reencontrarse este Viernes Santo con su pequeña y otros dos hijos menores, de 5 y 6 años, que también vivían con la abuela paterna, después de cuatro años de litigio por la tenencia de los niños con su ex esposo.

La niña, de nombre Carla, fue restituida durante la noche del Viernes Santo a su madre y la dependencia de la estación de policía comunal, fue el lugar del feliz reencuentro, ante la presencia de la asistente social Susana Otero y el oficial sub ayudante Rubén Darío Vinaccia.

Según se comprobó la nena vivía la pesadilla desde que tenía siete años.

Una puerta para golpear

La actual administración municipal dispuso hace un par de años de un lugar en las oficinas de la Secretaría de Desarrollo Social con la asistencia especializada de Susana Otero, proveniente de la subsecretaría de Minoridad del Ministerio de Desarrollo Social del gobierno de la provincia de Buenos Aires, para atender cuestiones de todo tipo de violencia de genero y familiar, en especial relacionadas con menores a las que intenta resolver y derivar, ya sea temas de salud, escolaridad, maltrato, alcoholismo y drogadicción.

Otero atiende los lunes, miércoles y viernes, en horario de mañana, y cuenta para tal fin con un equipo de profesionales integrado por psicólogos, médicos, asistentes sociales y psicopedagogas, los cuales trabajan integralmente cada uno de los casos, teniendo en cuenta que ?cada niño es una persona con necesidades biológicas, psicológicas, sociales y espirituales?, concluyó.