La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Opinión 27 de junio de 2019

50 años de orgullo

Por Javier Moreno Iglesias
Referente de AMADI

Hace 50 años de aquella noche del 28 de junio de 1969, en que se produjeron los disturbios de Stonewall (Nueva York), momento histórico fundacional del movimiento LGBT+ hasta el presente.

En EEUU la comunidad gay y trans, venía sufriendo una persecución sistemática ya en la década del 50. Nos echaban de los empleos con solo alguna mínima sospecha de nuestra orientación sexual, nos sancionaban por mala conducta sin pruebas en las universidades, nos daban de baja contratos de alquiler aduciendo una mala reputación que afectaba al vecindario, etc.

La homofobia imperante en la vida cotidiana tenía su justificación en diversas prácticas, como la patologización de la homosexualidad y “travestismo” dentro de las categorías de trastornos mentales; las interpretaciones abusivas de ciertos libros religiosos; y los mecanismos estatales de “lista negra” y “caza de brujas” donde tanto “homosexual”, como “marxista” y “judío” eran los nombres para tipificar el mal (macartismo).

Las fuerzas policiales se excedían en su deber de garantizar la seguridad en la vía pública, e irrumpían en los lugares de sociabilidad amigable con la diversidad sexual, aduciendo “conductas indecorosas” si estábamos de la mano o bailábamos juntos. Estas redadas eran extremadamente frecuentes, entrando violentamente en los espacios nocturnos, golpeando, llevándose detenidos, avisando a las familias por teléfono con el objetivo de “sacar del closet” forzosamente. Pero la noche del 28 de junio no fue igual. Días antes había fallecido Judy Garland (“El Mago de Oz”) intérprete de la canción que supo connotar un mensaje de libertad para nuestra comunidad en aquella época: “Somewhere over the rainbow” (Más allá del arco iris”). Gays, lesbianas, bisexuales, trans, estaban tristes, desanimados, cuando la Policía irrumpió en Stonewall Inn a hacer detenciones.

Una mujer trans, afro, bisexual, tiró una piedra. Se estaban llevando a sus amigas y esto ya era inadmisible. Otras personas la siguieron en la acción. Y así, con decenas de heridos, nadie muerto, y mucha gente asistente de los bares vecinos prestando su apoyo, se dijo BASTA.

Un año después, conmemorando este suceso, celebrando el empoderamiento de tantas personas y el fortalecimiento de las organizaciones de lucha por los derechos civiles de nuestra, se realizó la primer marcha del Orgullo Gay el 28 de junio de 1970, repitiéndose todos los años en cada vez más cantidad de países del mundo. Como decía Carlos Jáuregui, en una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta.

En estos 50 años transcurridos se ha conseguido despatologizar nuestras identidades, a nivel internacional la Psicología y Psiquiatría han abandonado esas concepciones prejuiciosas y sin base científica por las cuales nos catalogaban como enfermos mentales. Paulatinamente se fueron derogando los artículos de leyes y Códigos penales que nos criminalizaban. Hoy en 29 países se reconocen legalmente las uniones matrimoniales entre personas del mismo sexo; Argentina fue el décimo país en conseguir el reconocimiento de este derecho, no sin una larga disputa.

En Argentina y en unos pocos Estados más, se legalizó el derecho de las personas trans a ser inscriptas en su documento y tratadas de acuerdo al género autopercibido y no con el que les fue adjudicado al nacer.

A partir de la enorme cantidad de crímenes de odio en todo el mundo (principalmente en Brasil y EEUU) contra la población LGBT, se fue tomando conciencia de la urgencia de sancionar leyes antidiscriminatorias. En Argentina la Ley actual es de 1988 y nunca llegó a aplicarse para agravar alguna pena judicial relacionada con alguna agresión o asesinato de odio por nuestra identidad u orientación sexual. Recién en mayo de 2018 en Mar del Plata, y por primera vez en Argentina, se enmarcó en esta ley los actos de violencia de un grupo de ideología neonazi que atacaba mujeres trans (y también adolescentes punk, activistas feministas, etc) en la ciudad.

Además del 28 de junio, en Argentina conmemoramos el 9 de mayo (aprobación de la Ley de Identidad de Género en 2012), 17 de mayo (en 1990, la OMS declaró que la homosexualidad no podía ya ser un criterio diagnóstico a utilizar por la psiquiatría en sus manuales) y 15 de julio (aprobación de la Ley de Matrimonio igualitario en 2010). La Marcha del Orgullo se realiza en Argentina desde el año 1992, y en Mar del Plata desde el 2004. En la actualidad se organiza en noviembre, diciembre, para aprovechar el clima más amigable y para recordar en esos meses la aparición de la primer organización gay en el país: “Nuestro Mundo” en 1967 en Buenos Aires.

Mar del Plata no fue ajena a los procesos de lucha y de conquista de derechos para nuestra población. En 1996 ya había una organización: “Homo Sapiens” que ayudaba a personas a “salir del closet” y realizaba grupos de reflexión y pequeñas manifestaciones en plazas, bares y aulas. Luego vino APID (Asociación por la Igualdad de los Derechos) que trabajó mucho por empoderar a las mujeres trans en situación de prostitución y de pobreza. La Red de personas viviendo con VIH, espacio de mucha contención y de visibilización de una de las problemáticas que tiempo atrás afectaba mucho a nuestra comunidad. ATTTA Asociación de travestis, transexuales y transgéneros Argentina, con su constante labor en el ámbito de la salud en los “consultorios inclusivos”. AMADI Asociación marplatense por los derechos a la Igualdad, que en el 2010 asumió la tarea de presentar amparos en la Justicia de parejas del mismo sexo y de personas trans que querían cambiar su identidad en el DNI, siendo partícipes de una estrategia a nivel nacional para conseguir la sanción de ambas leyes. Asimismo con su participación en actividades culturales y de promoción del turismo receptivo y principalmente por la tarea que sigue llevando a cabo en escuelas secundarias con sus charlas de Educación sexual. Cooperativa textil Claudia Pía Baudraco, agrupación cooperativa de mujeres trans de nuestra ciudad. AMI Asociación por un mundo igualitario, un gran equipo interdisciplinario con creciente inserción en la Universidad y en gremios.

Hoy 28 de junio, se está repintando la desgastada senda de la diversidad, en San Martín y Mitre, y nos parece una señal de ir logrando una mirada mucho más amigable en la sociedad en general y bienvenida al turismo LGBT. Sin embargo, seguimos reclamando acciones concretas y urgentes, tales como que se cumpla la ordenanza de cupo laboral trans, que cesen las hostilidades de las fuerzas policiales contra las mujeres trans en la zona roja y que se realice educación sexual integral con perspectiva de la diversidad en todos los establecimientos educativos.