29 de noviembre de 2018
Comentarios

A 30 años de la conmemoración del día mundial del SIDA

por Alejandro Ferro

El 1 de diciembre se cumplen 30 años de la conmemoración del día mundial del SIDA. La ONU-SIDA ha propuesto a nivel global para esta oportunidad el lema “conoce tu estado”, invitando a todas las personas a realizarse el test de VIH.

En el 2017 vivían en el mundo casi 37 millones de personas con VIH, ese mismo año contrajeron la infección 1,8 millones y fallecieron 940.000 personas. El por qué de este lema se basa en que la Organización Mundial de la Salud ha refrendado hace un tiempo, la estrategia de prevención a nivel mundial llamada “90-90-90”, diseñada en sus orígenes por nuestro compatriota el profesor Julio Montaner, la que básicamente pretende que para el año 2020:

– El 90% de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico
respecto al VIH.

– El 90% de las personas diagnosticadas con el VIH reciban terapia antiviral
continuada.

– El 90% de las personas que reciben terapia antiviral tengan supresión viral.

Para remarcar la importancia del rol de los tratamientos como medida de prevención, investigaciones recientes indican en forma categórica que cuando los pacientes con VIH son detectados y tratados correctamente, la posibilidad de transmisión de estos a sus parejas hetero u homosexuales es literalmente “cero”. Pero para lograr que los pacientes estén tratados y con su virus indetectable, primero que hay que diagnosticarlos (1er 90 de la estrategia).

En la Argentina padecen VIH 122.000 personas, pero solo lo sabe el 70%; es por ello que el lema “conoce tu estado” es muy adecuado también para nuestro país y nuestra ciudad.

Desafortunadamente, numerosos obstáculos siguen dificultando las pruebas del VIH. También el estigma y la discriminación persisten y no favorecen que las personas se realicen las pruebas, entonces los pacientes son diagnosticados tardíamente cuando ya padecen los síntomas de la enfermedad (SIDA), y desafortunadamente han contagiado a otros; en nuestra ciudad el porcentaje de pacientes tardíos alcanza el 30%..

Los programas de pruebas del VIH deben ampliarse, y todas las personas sexualmente activas deben realizarse un test de VIH de igual modo que se controlan el colesterol o la glucemia; pero para no alarmar, la inmensa mayoría
de estos test resultarán negativos (99.6% aproximadamente) dado que en nuestro país la prevalencia del VIH es baja, y aquellos que resultaran positivos se les ofrecerá tratamientos muy sencillos con lo cual se mantendrán clínicamente asintomáticos y no contagiaran a otros.

Desafortunadamente no podemos olvidar el hecho que recientemente se puso en duda la utilidad del uso del preservativo, a esto hay que responder una vez más y en forma taxativa “que el preservativo es altamente útil para prevenir las enfermedades de transmisión sexual y entre ellas el VIH”. Además y en otro orden, el uso del profiláctico es una medida de probada eficacia para la prevención de embarazos no deseados.

En relación a la prevención se han publicado nuevos datos que indican el uso de drogas antivirales en forma preventiva para personas que no están infectadas (Profilaxis pre-exposición o “PrEP”), cuyo objetivo es que frente a una relación sexual con un paciente que eventualmente padezca infección por VIH la persona que no tiene infección por el virus del VIH no se infecte solo tomando una píldora diaria; esta estrategia ha demostrado ser extremadamente útil en algunos grupos con alto riesgo de infección; la misma aún no está implementada en nuestro
medio.

En cuanto a los tratamientos para las personas infectadas con VIH son cada día más eficientes, con menos efectos colaterales y muchos de ellos en una sola píldora.

Para finalizar, el control definitivo de una enfermedad infecciosa se logra por medio de una vacuna como ha ocurrido con la viruela y otras enfermedades infecciosas; si bien hay varias investigaciones en curso, se puede adelantar que no habrá una vacuna disponible para el VIH en el futuro cercano.

La infección por VIH fue es y será “una enfermedad viral y no moral”; y por ende debe estar sujeta a las reglas básicas de la medicina como son el diagnostico precoz (conoce tu estado), el acceso a los tratamientos y la educación a la comunidad sobre cuales son medidas de prevención.

(*): Ex secretario de Salud del municipio.

Subir