La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 13 de septiembre de 2019

Arroyo desautorizó a Mourelle y ordenó pagarles a los asesores

El secretario de Economía y Hacienda le elevó una carta donde recomendaba no abonar los salarios. El intendente lo desoyó y ordenó girar los fondos. Fuertes versiones de renuncia.

El intendente Carlos Arroyo dio este viernes una fuerte señal de agotamiento con las actitudes del secretario de Economía y Hacienda, Hernán Mourelle: lo desautorizó y ordenó que se le paguen los sueldos a los asesores de los concejales. 

El recorte del Jefe Comunal al poder de Mourelle dentro del gabinete fue tan contundente que durante toda la tarde corrieron fuerte versiones sobre la salida del gobierno del polémico funcionario.

Arroyo dio la orden de girar los fondos casi en simultáneo con la aprobación de la ordenanza fiscal e impositiva en la Asamblea de Mayores Contribuyentes que convalidó un aumento de tasas del 35%. De esta manera, el intendente destrabó un conflicto que había ido creciendo con el correr de los días.

Hasta último momento, Mourelle intentó evitar que se le pague a los asesores de los concejales. Según la información que pudo confirmar LA CAPITAL, el secretario de Economía y Hacienda le presentó una nota a Arroyo en la que sostuvo que su secretaría se “eximirá de intervenir en todo acto administrativo y ejecución” del pago a los asesores. Los argumentos de Mourelle fueron que, según la ley orgánica de municipalidades, los gastos totales del Concejo no pueden superar el 2% del presupuesto. En el escrito, el secretario de Economía y Hacienda fundamenta que ese porcentaje fue ampliamente superado. Y concluye: “Considero que de persistir en lo actuado, se configuraría una malversación de fondos públicos en el entendimiento que se terminan derivando fondos para financiar gasto político con partidas destinadas a otro fin superando el límite de hierro asignado al presupuesto del Concejo”.

MOURELLE 002

Con la carta dirigida a Arroyo, Mourelle buscó profundizar un conflicto que le producía cada vez más desgaste al intendente. De hecho, el Concejo mostró como gesto de buena voluntad la aprobación de la ordenanza fiscal e impositiva para bajar la apuesta. Esta vez, Arroyo decidió desairar al funcionario que le generó un conflicto tras otro: lo desautorizó y ordenó que se le pague a los asesores.

La decisión del jefe comunal fue un fuerte golpe al poder de Mourelle dentro de la gestión. De hecho, durante toda la tarde corrieron muy fuertes las versiones de una posible renuncia. Varios de los funcionarios cercanos al intendente daban  como un hecho la salida de Mourelle del gabinete, pero con el correr de las horas las versiones se aquietaron.  “Hubo una fuerte discusión con Arroyo”, reveló una fuente cercana al Jefe Comunal.

El polémico secretario de Hacienda fue protagonista en estos casi dos años de múltiples escenarios de conflicto con distintos sectores de la ciudad: denigró al Sindicato de Trabajadores Municipales, destrató a los productores teatrales, trató de “chantas” a los dirigentes de los principales clubes deportivos de la ciudad, fue escrachado por docentes por los recortes encomendados, lideró variados enfrentamientos con organizaciones sociales y su accionar fue repudiado en más de una oportunidad por la amplia mayoría del Concejo Deliberante.

En estos casi dos años, Mourelle también cosechó el rechazo incluso de funcionarios provinciales, como el propio ministro de Seguridad de bonaerense, Cristian Ritondo, quien le puso los puntos luego de que esgrimiera duras críticas contra la actuación de las fuerzas de seguridad cuando protagonizó un incidente con un grupo de cooperativistas. “No sé cómo se llama este chico que está en Economía”, le retrucó Ritondo en ese entonces.

INTERPELACION90-1024x708

El funcionario de Arroyo fue denunciado a su vez en la Justicia por acoso sexual por una empleada municipal que, entre otras cosas, lo acusó de haberle dirigido durante meses “comentarios fuera de lugar, siempre relacionados con un interés sexual” en un contexto en el cual ella venía reclamando el cobro de una bonificación por disponibilidad, cuyo pago debía ser autorizado por el propio funcionario.

Puertas adentro del gobierno, las tensiones se intensificaron en los últimos meses. Arroyo y su círculo más cerrado entendió que la figura y el accionar de Mourelle solo alimentaban la imagen negativa de su gobierno. Así, el mes pasado, por ser el único de los mas de 200 funcionarios de la Municipalidad de General Pueyrredon en no presentar y hacer pública su declaración jurada de bienes, el secretario de Economía y Hacienda de la comuna fue sancionado con una multa económica correspondiente al 50 por ciento de su sueldo: en julio, Mourelle percibió un sueldo bruto de 216.740,43 pesos más antigüedad, por lo que en agosto se le descontaron cerca de 111 mil pesos de sus haberes.