La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 16 de abril de 2019

Arroyo habló sobre su sueldo: “Por menos no sé si trabajaría”

El intendente argumentó que trabaja "14 horas por día", que no tiene "sábados ni domingo" libres y que hace cuatro años que no tiene vacaciones.

Carlos Arroyo. Foto archivo.

El intendente Carlos Arroyo dijo no saber si trabajaría con un salario inferior al que percibe, de más de $ 336.000 brutos y $ 196.100 netos.

“Le digo que tal vez por menos no sé si trabajaría. Porque me lleva la vida. Yo trabajo todos los días, trabajo 14 horas por día, no tengo sábado, no tengo domingos, no tengo nada. Hace cuatro años no tengo vacaciones”, dijo en declaraciones a Radio Brisas.

“No lo establecí yo el monto. Está por ley. Si no les gusta, pidan que cambien las leyes”, agregó, desafiante.

Arroyo acotó: “En cuatro años no he tenido un día de vacaciones. Hay otros funcionarios que han tenido, yo no. Le pregunto cuánto gana el CEO de una empresa grande, de una petrolera, de un banco. Yo manejo la empresa más grande de la ciudad, ¿o no? Mar del Plata tiene 11 mil empleados, dígame qué empresa tiene más empleados que yo”.

No fue la única comparación: “Es lo mismo que si me pregunta por qué un neurocirujano cobra tanto por una operación, o un cardiólogo. Y bueno…”.

El intendente hizo énfasis en la magnitud de su tarea: “Sinceramente, si me tengo que ocupar de tantas cosas, de tantas reparticiones y de 11.000 empleados y de 50 mil problemas que se plantean todos los días… Y además corren riesgos personales, porque nosotros estamos sujetos a un Tribunal de Cuentas que, si usted se equivoca en cualquier cosa, enseguida le aplican sanciones, multas. Uno responde con su propio patrimonio. O sea, acá hay que tener en cuenta qué es lo que estamos haciendo”.

Arroyo se mostró molesto por la publicación de su salario en los medios: “Esa publicación es capciosa porque publican un monto bruto”. Señaló que percibe “muchísimo menos de lo que figura nominalmente” porque le descuentan “de una cosa y de la otra”. Y pareció quejarse por el monto del impuesto a las ganancias: “Cuando les sacan los descuentos, van a descubrir que yo mantengo la mitad de la ciudad con los impuestos a las ganancias que pago, que ni siquiera los pago yo, me lo descuentan directamente”.