La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 17 de julio de 2018

Arroyo ordena convertir los terrenos baldíos en huertas

El intendente envió un memorándum a sus funcionarios para que pongan en marcha el plan en 15 días. Aseguró que considerará falta grave no cumplirlo. Pidió la colaboración de evangelistas. Los terrenos de menos de media manzana se convertirán en canchas de fútbol.

El intendente Carlos Arroyo puso en marcha un megaproyecto para convertir a los terrenos baldíos en huertas. Para lograrlo pondrá a trabajar a áreas clave de la Municipalidad, evangelistas y, de manera voluntaria, chicos de escuelas.

La iniciativa es considerada clave por el jefe comunal: ordenó que se ponga en funcionamiento en un plazo de 15 días y les avisó a sus funcionarios que considerará “falta grave” su no cumplimiento.

En la ejecución del plan participarán la subsecretaria de Seguridad, el Emsur, el Emvial, delegaciones municipales, Asuntos de la Comunidad, Desarrollo Social, el INTA, la Secretaría de Educación, la subsecretaria de Transporte, Inspección General y la subsecretaria de Comunicación.

LA CAPITAL accedió en exclusiva al Memorándum N°41/18 firmado por el intendente en el que se detalla cómo funcionará el “Mega proyecto Huertas “que estará a cargo del director de Inspección General, Carlos Irazoqui.

Memo1Valido

En el documento que comenzaron a recibir los funcionarios en sus despachos, el intendente afirma que la Secretaría de Desarrollo Productivo tendrá a su cargo la organización y ejecución del programa por lo que deberá, en principio, acordar con el subsecretario de Seguridad, Marcelo Lencina, la participación de policías para controlar los terrenos seleccionados y evitar “el ingreso a los lugares de trabajo de extraños al grupo que la Municipalidad remita al lugar”.

Además, el intendente le ordena a esa secretaría que haga un relevamiento de los terrenos disponibles de “superficie adecuada”. Y pone los ejemplos: de media manzana o más donde se puedan ejecutar tareas agrarias.

Para los terrenos menores a esa superficie, Arroyo reclama que sean convertidos en canchas de fútbol barriales. El Emsur deberá limpiarlos y el Envial nivelarlos para que los chicos puedan jugar a la pelota. “Para conseguir este último objetivo el Emsur deberá colocar los arcos correspondientes”, aclara el jefe comunal en el memorándum.

Memo3

En cuanto a los terrenos que tendrán los metros cuadrados para convertirse en huerta, Arroyo estipula que el Emsur o “la Delegación Municipal de la zona que corresponda” se deberán ocupar de la roturación de la tierra y la limpieza del terreno. “Si necesitara tractores se le recabarán a la delegación viaje usina o eventualmente a la Subsecretaría de Asuntos de la Comunidad”, detalla el documento.

Una vez que el terreno esté en condiciones, la Secretaria de Desarrollo Social deberá organizar en cada barrio a un grupo de vecinos para cuidar las plantaciones que se realicen. Un dato llama la atención: Arroyo aclara en el memorándum que para llevar adelante el proyecto se deberá solicitar la colaboración de Ariel Diez, Javier Contardi y Gabriela Córdoba, integrantes de la Asociación Evangélica de Iglesias.

El intendente también le solicita al INTA que provea de semillas de maíz, zanahoria, tomate, zapallo, batata, acelga, remolacha y “cualquier vegetal útil” para plantar en las huertas.

El intendente involucra en el proyecto a los chicos de las escuelas. “La Secretaría de Educación deberán en forma rotativa y previa autorización de los padres que se lleve a los adolescentes y/o niños a efectuar actividades a la plantación de riego, desmalezamiento, etc”, especifica el punto 9 de Memorándum. Y agrega: “En este punto se deberá solicitar colaboración del subsecretario de Transporte, quien proveerá los colectivos con choferes habilitados y la cobertura de seguros”.

Por último, el memorándum aclara que el subsecretario de comunicación “invitará a la población a sumarse al proyecto donando semillas, fertilizante, elementos de labranza y/o colaborando con sus conocimientos gratuitamente”.