CERRAR

La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 18 de julio de 2017

Ataques nazis: “Este tipo de acciones son contra toda la sociedad”

El abogado Andrés Popritkin habló con LA CAPITAL del rol que la organización de la comunidad judía tomó en el proceso por el que ocho jóvenes irán a juicio acusados de haber cometido actos violentos motivados por el odio y la discriminación.

Andrés Popritkin, abogado de la DAIA.

Las esvásticas pintadas y los ataques de grupos nazis que sufrieron homosexuales, antifascistas y militantes del Frente para la Victoria motivados por el odio y la discriminación no registraron víctimas de la comunidad judía en la ciudad. Sin embargo, eso no evitó que la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) se sintiera afectada y participara activamente como querellante de la causa por la que ocho imputados llegarán a juicio oral y público.

La DAIA es una institución que hace más de 80 años lucha contra el antisemitismo, la discriminación propia contra comunidad judía, que tiene como principal ejemplo de un acto violento motivado por el odio en el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) que en 1994 dejó un saldo de 85 muertos.

“Cuando se presentaron los ataques en Mar del Plata la DAIA se movilizó porque no fue algo normal, excedieron totalmente los parámetros”, expresó el abogado de la DAIA Andrés Popritkin y agregó: “Uno está acostumbrado que alguien discrimine a otro por ser judío, o que pinte una cruz esvástica en una institución de la comunidad judía o profane una tumba, pero no pasa de eso lo que sucede en los últimos años en Argentina”.

Si bien, Popritkin, como parte de la comunidad judía, dijo que “se acostumbra” a esos actos discriminatorios, remarcó que de todas maneras “no son menores”.

Lo que pasó en Mar del Plata en 2015 -amenazas y golpizas a activistas de la comunidad LGBT, pintadas y escraches nazis en inmuebles vinculados al Frente para la Victoria o a movimientos sociales; golpizas y amenazas a jóvenes del colectivo antifascista- generó una “gran preocupación” en la DAIA y por eso decide tomar el rol de querellante, junto también con la fundación Alameda.

“Uno se cree que los ataques son contra un grupo minoritario, contra una fracción, una institución o un grupo militante que piensa de alguna u otra manera, pero este tipo de ataques son contra toda la sociedad”, explicó Popritkin.

“Esta gente que quiere el mal, no quiere el mal sólo para una minoría o grupo determinado: quiere el mal. Ahí es donde tenemos que trabajar”, sostuvo el abogado de la DAIA, quien consideró que “el valor” de la acción que realizan desde la institución está justamente en que en la ciudad no haya víctimas de la colectividad judía.

“Tenemos que trabajar también por el otro y actuar por el otro”, agregó.

Críticas al Ministerio Público Fiscal

Popritkin, desde su rol de querellante, había rechazado enérgicamente el acuerdo entre el fiscal federal Juan Manuel Pettigiani y los ocho imputados para que todo se resolviera en un juicio abreviado con penas no mayores a los 3 años.

Hace pocas semanas, los jueces Néstor Ruben Parra, Mario Alberto Portela y Roberto Falcone hicieron eco del planteo del abogado de la DAIA y rechazaron definitivamente ese acuerdo ya que habían considerado que “se necesita acceder a un mejor conocimiento de los hechos en el marco de un juicio oral y público”.

“Si la DAIA y la Alameda no participaban como querellantes la causa se terminaba y todos salían en libertad. Son personas que se manejaron con una impunidad total este grupo neonazi, que no se ocultó y se vanaglorió de lo que hizo”, expresó Popritkin.

“La actitud del fiscal Pettigiani me pareció muy pobre porque afecta a una sociedad que está movilizada atrás de esto y que busca que este tipo de actos se termine”, expresó el abogado que había solicitado a los jueces que el fiscal federal no participara del juicio oral y público.

“Habíamos pedido el apartamiento del fiscal Pettigiani porque entendimos que no había obrado procesalmente en la manera en que lo debía hacer. Sosteníamos que uno de los hechos demostraba la organización que este grupo tenía para cometer las agresiones”, dijo Popritkin, quien lamentó que el Tribunal no apartara al fiscal.

Tomar los problemas del otro

“Con este caso en Mar del Plata queremos plasmar que los problemas de los homosexuales golpeados, antifascistas atacados o militantes del Frente para la Victoria los tenemos que tomar nosotros también y hacernos causa de eso. Porque el día que a nosotros nos pase, no queremos que sean indiferentes, queremos que nos apoyen”, sostuvo el abogado y agregó: “El rol de la DAIA viene a demostrar que si los judíos sólo nos preocupamos por los judíos vamos a tener un problema mañana”.

Finalmente, Popritkin consideró que no hay un rebrote de ideología nazi. “Lo que se vivió en Mar del Plata se debe a gente que aprovechó los vacíos de poder de un cambio de gobierno para actuar. Esa idea de que ellos ‘combaten la anarquía’ y se valen de esa supuesta anarquía para justificar sus actos violentos”.

“Este gobierno nacional lucha contra estas ideas de autoritarismo, de valerse de la agresión física para imponer las ideas. Nos sentimos acompañados por Derechos Humanos de la Nación y por la Secretaría de Derechos Humanos de Mar del Plata”, dijo el abogado de la DAIA, organización que participa como querellante en la causa por los ataques nazis en la ciudad.

Oleksandr Levchenko, Alan Emanuel Olea, Gonzalo Paniagua, Nicolás Caputo, Franco Martín Pozas, Giuliano y Giordano Spagnolo, y otro joven, cuya identidad no se difunde porque era menor al momento de ocurridos los hechos, están presos desde hace más de un año y llegarán a juicio oral y público acusados de doce hechos que van desde pintadas, daños materiales, amenazas de muerte y fuertes golpizas bajo la reivindicación del nazismo.



Lo más visto hoy