La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 29 de julio de 2018

Con más dudas que certezas, el proyecto de convertir terrenos en huertas se puso en marcha

Las semillas parecen no ver la luz y la iniciativa impulsada por el intendente Arroyo ni siquiera comenzó el proceso de siembra. Se desconoce desde la cantidad de lotes afectados hasta su ubicación.

Distintos terrenos de la ciudad se convertirán en huertas comunitarias.

por Natalia Prieto
[email protected]

El coordinador del “Mega Proyecto Huertas Comunitarias” y director de Inspección General, Carlos Irazoqui, aseguró que ya se encuentra “trabajando” en la iniciativa aunque no pudo precisar cuántos lotes quedarán comprendidos en el proyecto ni su ubicación. No sólo eso: tampoco pudo explicar dónde estarán las futuras canchitas de fútbol.

El designio fue impulsado por el intendente municipal Carlos Arroyo hace unos 15 días a través del Memorándum N°41/18. Deberán participar de la conversión de terrenos ociosos en huertas y canchas de fútbol distintas áreas municipales: el Emsur, Emvial, la Secretaría de Educación, la Subsecretaría de Seguridad, delegaciones municipales, Asuntos de la Comunidad, Desarrollo Social, la Subsecretaría de Transporte, Inspección General y la Subsecretaría de Comunicación. También aportarán lo suyo el INTA y las iglesias evangélicas.

Si bien el jefe comunal había impulsado a sus subordinados a poner en funcionamiento el proyecto 15 días después de la presentación del mismo -a mediados del corriente mes-, a punto de cumplir el plazo la cuestión parece continuar en pañales. “Estamos trabajando, con distintas áreas municipales, para la reubicación de los lotes para las huertas y canchitas deportivas para esparcimiento de los chicos”, explicó el funcionario en diálogo con María Delia Sebastiani por LU6 Emisora Atlántica.

Aunque no precisó las medidas de los terrenos buscados, Irazoqui aseguró que se trata tanto de “tierras fiscales como de algunos que tienen titulares pero están en desuso”. “Tienen que tener una dimensión amplia para que puedan ingresar los tractores y los arados”, explicó.

En el memorándum, se especificó que las fracciones de tierras deberán tener una “superficie adecuada” y ejemplificó con “media manzana o más”, mientras que para los terrenos menores a esa medida deberán convertirse en canchas de fútbol barriales.

Gratuito

Si bien el titular del “Mega Proyecto Huertas Comunitarias no pudo detallar la ubicación de los terrenos y sólo dijo que están localizados “en el sur, oeste y norte de la ciudad”, describió: “Primero tenemos que localizar el terreno, después hablar con los titulares en caso de que los tengan y ver si los pueden aportar gratuitamente”.

Luego, las distintas áreas municipales deberán proceder con las tareas “de limpieza de los mismos, alisarlos en caso necesario, y los profesionales de la municipalidad aportarán sus conocimientos para llevar adelante el proyecto”.

El funcionario confirmó, tal como se desprende del mencionado memorándum, que se trabajará tanto en “terrenos del Estado” como en “fracciones que nos van a tener que prestar, por llamarlo así” aunque no precisó si el dueño de esa tierra podrá pedir una contraprestación a cambio: “No es mi área quien decide esa contraprestación”, se desligó.

Por otra parte, una vez que el INTA -tal como reza el proyecto original- provea las semillas de maíz, zanahoria, tomate, zapallo, batata, acelga, remolacha y “cualquier vegetal útil” para plantar en las huertas, se procederá a la tarea. Cabe destacar que hoy el INTA -junto al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación- a través del programa ProHuerta brinda el asesoramiento técnico a las huertas comunitarias que funcionan en la ciudad.

“Esos productos serán destinados a la gente, a los que tengan necesidad y no puedan llegar a (comprar) un kilo de tomates”, detalló el funcionario y aclaró que “no vamos a comercializar esos productos”.

Cuidados

En el memorándum, el intendente Carlos Arroyo aclaró que para llevar adelante el proyecto se deberá solicitar la colaboración de Ariel Diez y Gabriela Córdoba, integrantes de la Asociación Evangélica de Iglesia.

“Vamos a pedir la colaboración de la población entera”, estimó Irazoqui al ser consultado sobre el ítem y contó que “fueron los primeros que se acercaron, pero pueden ser católicos. Es para todos los marplatenses o ciudadanos que quieran sumarse al proyecto solidario”.

También confirmó que participarán alumnos de escuelas municipales “para aprender lo que es la siembra” y descartó que los menores sean los encargados de la tarea de desmalezamiento, ya que la misma correrá por cuenta del “Emsur”.

En cuanto al cuidado de las huertas, una vez generadas, el funcionario aseveró: “vamos a pedir la solidaridad de todos para que las protejan y cuiden” y negó la instalación de personal policial en los mencionados terrenos”. Y agregó: “En cuanto al tiempo necesario para poner en marcha la iniciativa, que fue encomendada de manera urgente por el intendente hace unos 15 días, describió que “hay que terminar de cocinar, poner dentro de la olla todos los elementos porque el intendente la quiere ya”.

En ese sentido, reconoció que los integrantes de las dependencias municipales afectadas que no colaboren serán “multados” y fundamentó la medida en que “la sociedad necesita una respuesta inmediata de todos los funcionarios” y aseguró que la tarea “no le restará tiempo para otras cosas ni trabajos”.

Por ahora, el “Mega Proyecto Huertas Comunitarias” generó más dudas que certezas y poca adhesión por parte de quienes deberían concretarlo. ¿Germinarán las semillas que intentó esparcir el intendente?

Huertas comunitarias: las iniciativas que ya funcionan en Mar del Plata

Un cuarto de siglo del programa ProHuerta