La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 12 de agosto de 2019

Construcciones sustentables: “Es imperativo volverse más eficientes”

Gustavo Goldman y Andrés Schwarz se refirieron al análisis, planificación y recursos a aplicar para construir edificios que reduzcan su impacto ambiental y para mejorar la performance de los existentes.

Docentes y participantes del seminario sobre prácticas sustentables.

Los especialistas Gustavo Goldman (diseñador arquitectónico, Mg en diseño de gestión – Pratt Institute Nueva York y capacitador oficial del Green Business Certification Inc) y Andrés Schwarz (arquitecto, Mg en ciencias en energía consultor en sostenibilidad, autor de Sustentabilidad en Arquitectura 3 del Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo capacitación oficial Green Business Certification Inc), brindaron en Mar del Plata un seminario de extensión no arancelado sobre Aplicación de prácticas sustentables para certificación sustentable de desarrollos inmobiliarios, hoteleros e industriales.

Invitados por la Universidad Atlántida Argentina, expusieron sobre la aplicación de técnicas que promuevan la sustentabilidad y el sistema de certificación que permite evaluar y calificar el compromiso ambiental de desarrollos inmobiliarios, hoteleros e industriales. En ese contexto dieron una nota a LA CAPITAL.

– ¿Qué implica aplicar prácticas sustentables en la concepción de edificios?

– Implica considerar el clima del lugar, su orientación y asoleamiento, pero también implica investigar cómo va a ser su uso, sus pautas de mantenimiento y efectuar escenarios donde se analice el impacto que tendrán las posibles estrategias en el consumo del edificio, en la salud de los ocupantes, el grado de afectación al ambiente, y estimaciones económicas de costos de implementación y retorno de la inversión. Esta disciplina requiere tomar un tiempo para el análisis y exploración previos al diseño para poder seleccionar las estrategias más convenientes.

– ¿Cómo deben planificarse los diseños y las obras en ese sentido?

– Sumando a distintas especialidades: climatización, iluminación, paisajismo, diseñadores y propietarios. Se establecen metas y se discuten posibles alternativas. Se analizan tanto a nivel de cálculo como a nivel de software (sombras, iluminación natural, desempeño energético). Luego se elaboran los planos y pliegos que incluyan las alternativas elegidas. Una vez en obra, se controla su aplicación y se lleva un registro de cambios y pruebas de desempeño. Finalmente, se corona este proceso con capacitación al usuario, a través de charlas y manuales de operación y mantenimiento.

– En ciudades de gran crecimiento y tendencia a mayor concentración de habitantes en menor espacio ¿cuál es la importancia de adoptar estos criterios en las nuevas construcciones?

– Es fundamental que las nuevas construcciones, y las remodelaciones de edificios existentes, incorporen pautas de ahorro de energía y agua, espacios para separar reciclables, registro de algunos parámetros (temperatura, energía consumida, uso del agua). También que incorpore vegetación que ayude al manejo del agua de lluvia, y a mitigar los efectos de la radiación en las construcciones. Las nuevas tendencias permiten entrever que será posible compartir energía entre vecinos a través de micro-redes, posiblemente energía fotovoltaica con medidores que informen y lleven el registro de lo compartido. Al tener de modelos de ciudades más compactas, es un imperativo volverse más eficientes.

– ¿Qué recursos existen, por ejemplo para eficientizar consumo de energía eléctrica y gas? ¿Y aprovechamiento de agua?

– La forma más sencilla de ahorrar energía es aislando. Hay distintas alternativas para muros, cubiertas y ventanas. Asimismo, controlar el ingreso de sol, favoreciendo aberturas que permitan el ingreso del sol en invierno, y que limiten su ingreso durante el verano, mediante parasoles o elementos de control solar externos. Estas medidas son llamadas pasivas porque no requieren de intervención directa para que funcionen, se abordan mediante un proceso de diseño previo. Luego están las medidas activas: preferir equipos con mayor desempeño energético (para ello colaboran los etiquetados), recolectar agua de lluvia para riego o aseo de exteriores, utilizar especies vegetales nativas o con bajo requerimiento de agua y educar al usuario en el correcto uso del edificio.

Más lluvias

– ¿Qué desafíos plantean los escenarios de lluvias más intensas en menores períodos de tiempo a la hora de planificar las construcciones?

– La consecuencia directa de este escenario es diseño de más rejillas pluviales y la aparición de tanque de ralentización. Antes, se estimaba una rejilla cada 25 m2 de cubierta plana (cubriendo 5 x 5 m). Ahora, se diseñan cada 9 m2 (3 x 3 m). Hay ciudades como Rosario o Buenos Aires que hace algunos años exigen un tanque de recolección y ralentización de agua de lluvia. Ese agua puede ser utilizada posteriormente para riego, limpieza de veredas, y si la autoridad lo permite, descarga de inodoros y mingitorios.

– ¿Cuáles son los desafíos específicos del sector hotelero? ¿En qué aspectos hay que poner el ojo?

– Los grandes desafíos son el agua, la energía, y los residuos. En agua, se debe optar por duchas de consumo adecuado, generación de agua caliente por colectores solares para duchas y climatización de piletas exteriores, y uso de lavarropas eficientes. En energía, se recomienda un vestíbulo en el hall de acceso, para preservar la climatización, sensores de apagado automático en habitaciones cuando el pasajero no esté presente, equipos eficientes, sensores de presencia en pasillos y registro de la energía. En cuanto a residuos, se debe favorecer la separación de reciclables, el uso racional de la comida y seleccionar las compras de consumibles. Todo esto concluye comunicándole al pasajero la implementación de estas medidas, lo que redunda en una mayor satisfacción del cliente, y menores consumos del propietario.

– ¿Cómo encarar las adecuaciones, los procesos de eficiencia en edificios hoteleros existentes y cómo se plantean los nuevos?

– Para los existentes, se debe hacer un diagnóstico donde se mencionen las medidas sugeridas, y luego establecer un cronograma de estas modificaciones. Habitualmente se empieza por las medidas más sencillas (adecuación de encendidos, ajustes en la iluminación) y se termina con las medidas de mayor costo de capital, como reemplazo de equipos o adecuación de cubiertas o muros. En cuanto a los nuevos, se trabaja en forma similar, listando medidas, y costeándolas desde el inicio, para que propietario decida cuáles opciones son más convenientes para su proyecto.

– Los consumos de agua y de energía son muy importantes en la industria. Además de cuidar recursos escasos, es eficiente económicamente implementar medidas de uso responsable, que eviten el derroche. ¿Cómo está actualmente el sector en el medidor de conciencia de la conveniencia de invertir en prácticas sustentables?

– Está en la naturaleza de la industria pensar en volver más eficientes sus procesos, con lo cual el nivel de conciencia está embebido en la cultura industrial. Como otros sectores de la economía, las inversiones en refacciones dependen fuertemente del nivel de actividad económica, lo cual puede ralentizar la aplicación de mejoras. Sin embargo, la aparición de algunos créditos o exenciones, o las paradas programadas de mantenimiento preventivo suelen ser una buena ocasión para cambiar equipos, o refuncionalizar sectores que puedan haber quedado desactualizados. En ocasiones, las casas matrices solicitan adecuar la operación local a pautas internacionales. Esto se verifica especialmente en sectores de la industria que exportan productos.