12 de septiembre de 2018
Comentarios

Di Mario: “La toma de un edificio público no es el formato para pedir información”

El director provincial de Consejos Escolares, Marcelo Di Mario, sostuvo que la medida de fuerza sirvió solamente para atrasar las obras que ya estaban en ejecución.

Marcelo Di Mario, director provincial de Consejos Escolares.

LA PLATA (Corresponsal).- El director de Consejos Escolares de la provincia de Buenos Aires, Marcelo Di Mario, expresó su beneplácito por el levantamiento de la toma del Consejo Escolar, al asegurar que “estamos conformes con la actitud, pero seguimos insistiendo en que la toma de un edificio público no es el formato para pedir información, siendo que nosotros no tenemos ningún problema en contarles a ellos o a quien sea cómo está el avance del plan de obras”.

En relación con la demora de casi tres semanas para llegar a buen puerto, el funcionario indicó que “todas (las obras) ya estaban dentro de un plan de obras que ellos pudieron ver. Incluso yo tuve una persona de mi equipo, Matías Barragán, que se reunió cinco veces con ellos. Y después de cada reunión con él, planteaban por los medios que pedían algo más. Entonces nos iban corriendo la vara permanentemente, era muy difícil llegar a un acuerdo”.

Di Mario fue tajante al remarcar que nada se ganó con esta medida de fuerza, y aclaró que la Provincia no se corrió ni un ápice del plan de obras que ya tenía trazado al sostener que “seguimos con el plan de trabajo. Lo único que hicimos fue armar una comisión de seguimiento por parte de ellos, para que pudieran evaluar lo mismo que les ofrecimos en el primer momento. Excepto en algún caso puntual, donde aceleramos algún proceso, pero que ya estaba previsto acelerarlo”.

El director bonaerense de Consejos Escolares calificó a la toma como “una movida más política que de preocupación por las instituciones” y agregó: “Tuvimos que paralizar algunas obras en las que estábamos avanzando, porque no teníamos cómo pagar porque estaban las chequeras con la documentación de las obras adentro del Consejo Escolar”.

En la misma línea, el funcionario sostuvo que también “peligró el cobro de los docentes y los auxiliares, porque ahí funcionan seis servicios educativos además del Consejo Escolar. Hubo gente a punto de jubilarse que tenía que hacer su tramitación, que realmente estaba muy desesperada porque no sabía dónde presentar su documentación. Ellos lo ven como algo positivo y claramente no lo fue. Ni para la comunidad educativa de General Pueyrredon ni para las obras que a ellos supuestamente les preocupaban, ni lograron algo que finalmente no iba a terminar sucediendo que es el avance de las obras”.

Di Mario fue contundente al asegurar que tras una toma de 18 días “se atrasaron las obras, de hecho teníamos empresas dispuestas a salir por los medios a pedir que levanten la toma, porque no podíamos pagarles y ellos no pudieron avanzar. Y justo en la peor semana, porque había mucha incertidumbre por los precios de los materiales; ellos no podían cobrar y los materiales aumentaban; todo fue muy perjudicial. Además había 350 personas que durante 20 días no pudieron acudir a su lugar de trabajo, porque ellos decían que no había problema con que fueran y cuando intentaron ir, les dieron apenas tres oficinas para trabajar”.

Finalmente, el funcionario lanzó un mensaje para que no se repita una medida como la que acaba de concluir, al invitar a “los Centros de Estudiantes en general a que cada vez que tengan una duda se acerquen al Consejo Escolar y pidan en una reunión la información que necesiten, pero que la herramienta no sea la toma del Consejo, porque lo único que hacen es perjudicar al sistema educativo”.

Subir