La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 16 de abril de 2019

Dispusieron que la menor acusada de matar a un hombre sea internada

Es la presunta autora del homicidio de Miguel Quintana (57), ocurrido el jueves pasado en una casa del barrio Cerrito y San Salvador. Le harán estudios para confirmar su trastorno de adicciones.

Vivienda donde se produjo el homicidio.

La Justicia de Garantías del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil dispuso la prisión preventiva de la menor de 17 años acusada de asesinar de una puñalada a un hombre pero encargó buscar una institución que la interne por su problemática de adicciones.

La jueza Mariana Gulminelli y el fiscal Carlos Russo mantuvieron hoy una audiencia con la adolescente que fue trasaldada desde el Instituto Cerrado de Merlo a la sede judicial de Mar del Plata. Acompañada por la Defensoría Oficial, la menor recibió la notificación de la nueva prueba agregada a la causa y de la resolución de Gulminelli.

La joven está detenida desde el jueves pasado, poco después de que su madre la entregara a la policía por matar “a una persona”. Esa tarde, la mujer escuchó a su hija decir que había cometido un asesinato y resolvió ponerla a disposición de la Justicia.

Cuando la policía acudió al llamado de la madre solo tenía algún dato suelto de lo que supuestamente había sucedido, de modo que se inició una averiguación para dar con esa víctima.

Poco más tarde se localizó la casa de Azopardo casi Cerrito, en el barrio Cerrito y San Salvador, y en su interior se descubrió el cuerpo de Miguel Quintana (57), un hombre que tiempo atrás había comenzado a recibir en su casa a la adolescente.

La autopsia estableció que la causa de la muerte de Quintana fue una lesión punzo-cortante en el tórax que le afectó la aorta y le produjo una hemorragia masiva.

La menor fue aprehendida y el fiscal Russo le tomó declaración al día siguiente, comparecencia en la que dio a entender que se defendió de una situación violenta dentro de la casa de Quintana.

Lo que se advirtió fue una severa problemática con las adicciones y por eso la jueza solicitó este martes “todos los estudios necesarios” para confirmar este diagnóstico y, en base a ello, solicitar cupo en una institución de régimen cerrado para el tratamiento. “Se pidió el mejor lugar que tenga la Provincia y que pueda admitir a una persona con prisión preventiva”, explicó a LA CAPITAL, una fuente de la justicia de menores.