La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 10 de junio de 2018

El error sobre un gol histórico de Maradona

Diego debutó en la red en Primera División ante San Lorenzo de Mar del Plata, en el Nacional 1976. Casi 42 años después, mediante una investigación de los hechos, se llegó a un increíble descubrimiento fotográfico.

Maradona define tras un pase de Ingaramo. Foto archivo LA CAPITAL.

Por Juan Miguel Alvarez

Desempolvar libros, revisar fotos o perderse entre colecciones de diarios, puede llevar a hallazgos impensados. La historia está llena de mitos por enterrar o secretos por descubrir. Sobre todo, cuanto más retrocedemos en el tiempo.

En el fútbol, posiblemente no se escribió de nadie más que de Diego Armando Maradona, por razones lógicas. Periodistas y fanáticos se encargaron de generar un archivo muy rico sobre el considerado por muchos el mejor jugador de todos los tiempos.

Hay material abundante sobre sus goles, proezas y hasta cuestiones de índole privada. Pero, increíblemente, todavía hoy se pueden hacer revelaciones.

El hecho en cuestión es uno de los más importantes en la carrera del “10”: sus primeros goles en Primera División. Con 16 años recién cumplidos, Maradona debutó en la red el 14 de noviembre de 1976 con dos tantos para Argentinos Juniors frente a San Lorenzo de Mar del Plata, en el desaparecido estadio General San Martín de esta ciudad. El arquero Rubén Lucangioli fue su víctima.

Lamentablemente, no hay registro fílmico de aquellos goles. Distintas versiones indican que el camarógrafo de Canal 8 decidió irse en el entretiempo del partido, tras grabar un gol de cada equipo. Nunca imaginó el acontecimiento histórico que estaba por ocurrir.

El joven Maradona ingresó al campo de juego en el inicio del complemento y marcó el cuarto y quinto gol de su equipo (el resultado fue 5-2), a los 42 y 45 minutos.

Ese domingo todas las miradas estaban puestas a 400 kilómetros de esta ciudad. En el Monumental, Boca venció 2-0 a River con goles de Ernesto Mastrángelo y Darío Felmal. Por eso, el partido entre San Lorenzo y Argentinos tampoco tuvo gran repercusión en los medios nacionales.

Aquí, LA CAPITAL le dedicó una página a la cobertura de uno de los dos equipos de la ciudad que disputó ese Nacional ’76 (el otro fue Aldosivi). Los reporteros gráficos Ismael Daoud y Néstor Alfonso captaron en fotos esos momentos históricos. Pero, increíblemente, uno de los goles se ilustró hasta hoy de forma equívoca, incluso por el propio Maradona en su biografía autorizada “Yo soy el Diego de la gente”.

En el primer tanto de su carrera profesional, según detalló el periodista Carlos Ruberto en la Revista Goles, Maradona esquivó a tres rivales, alargó a López y convirtió cuando recibió la devolución. Fue un zurdazo cruzado y bajo, tal como lo mencionó LA CAPITAL, que además inmortalizó ese momento con una foto precisa desde atrás del arco.

El zurdazo cruzado de Maradona supera a Lucangioli. Fue el primer gol de Diego en Primera.

El zurdazo cruzado de Maradona supera a Lucangioli. Fue su primer gol en Primera.

La foto del segundo gol es la que se pondrá en tela de juicio en esta nota. No por su belleza, a la vista de todos. Pero hay datos contundentes para refutar que esa jugada sea el tanto que Maradona convirtió a los 45 minutos de juego.
La imagen, publicada cada 14 de noviembre por todos los medios, y que también figura en el libro oficial de Maradona, es la siguiente:

Maradona define sobre Lucangioli. Foto archivo LA CAPITAL.

Maradona define sobre Lucangioli. Archivo LA CAPITAL.

En la foto se puede ver a Maradona por la derecha del ataque de Argentinos (de fondo está la tribuna y la torre de alumbrado que daban a Garay), con Montes de Oca corriendo desde atrás, Lucangioli levantando su mano izquierda y tapando a un jugador de San Lorenzo con el cuerpo.

Posteriormente algunos dijeron que era una definición de cabeza y otros un toque con el pie sobre el arquero. Pero lo importante es el desenlace. Porque esa pelota que tantos años terminó adentro del arco, desde hoy podría acabar afuera.

Entre los negativos de fotos archivados por LA CAPITAL hay una imagen que sería la continuación de esa jugada.

Maradona y Hallar con la vista hacia arriba, observando la consecuencia de la definición. Foto archivo LA CAPITAL.

Maradona y Hallar con la vista hacia arriba, tras la definición del primero. Archivo LA CAPITAL.

Montes de Oca sigue su carrera por detrás a la derecha de Diego, quien ya pasó a Lucangioli -el arquero sigue tapando al otro jugador de San Lorenzo-. En escena aparecen dos nuevos jugadores, Fermín Aquino (SL) y Hallar (Argentinos), quienes no estarían en la imagen anterior porque llegan por el sector contrario al de la definición de Maradona.

Detrás del talón izquierdo de Hallar se observa un hombre de negro sentado adentro de la cancha, haciendo visera. Está en un asiento ubicado justo a mitad de camino entre dos carteles de Jockey Club. Su presencia allí, de nula importancia en los hechos, es de valor para la finalidad de esta nota, determinar cómo fue el segundo gol de Diego.

En 2016, el periodista Francisco Giovanoni publicó la primera imagen de un festejo de Maradona aquel día (ilustrando una nota sobre la increíble historia de la pelota de ese partido, para el medio 0223), la que recibió de manos del fotógrafo Néstor Alfonso. Evidentemente es de su segundo tanto, ya que en el primero Maradona define de zurda y sale corriendo para atrás.

El festejo del segundo gol de Maradona ante San Lorenzo.

El festejo del segundo gol de Maradona ante San Lorenzo.

Mientras Diego inicia la carrera hacia su izquierda y el arquero va en búsqueda de la pelota, en el fondo aparece el mismo asiento entre los carteles de Jockey Club, pero vacío. Otro dato llamativo es cómo Lucangioli ya está en su propio arco, teniendo en cuenta que había quedado por detrás de Maradona en la secuencia de la definición.

Aquí nacen las primeras sospechas, pero nada contundente para confirmar que no es el gol. De hecho, tanto tiempo después resulta imposible afirmar con un cien por ciento de certeza que la foto publicada por primera vez en esta nota sea la secuencia de la ya conocida, más allá de todas sus similitudes.

El dato más importante para comprobar que no es la jugada del segundo gol está en la imagen tantas veces repetida. A la izquierda de Maradona, poco más atrás, acompaña la jugada Carlos Alvarez, autor de tres goles esa tarde. Y más a la derecha de la foto se encuentra Carlos Fren.

 

 

De acuerdo a la síntesis de LA CAPITAL, El Gráfico y Goles, Fren fue reemplazado por Rodolfo Ingaramo después del primer gol de Maradona. Incluso el diario menciona en su crónica que el propio jugador ingresado, Ingaramo, es quien asiste a Maradona en el segundo gol.

 

sintesis

Entonces, la imagen que tantos años ilustró uno de los primeros goles de Diego fue de una jugada en la que el balón no terminó adentro del arco. Incluso, leyendo la crónica de LA CAPITAL, se puede especular que sea una de las dos definiciones en los palos que tuvo aquel día. Más precisamente un cabezazo en el travesaño, teniendo en cuenta la vista de Maradona y Hallar puesta hacia arriba en la foto inédita. U otro remate apenas alto después de eludir a varios jugadores. Pero esto sí ya es una conjetura.

¿Entonces hay foto del segundo gol de Maradona ese día? Todo hace indicar que sí. Y lo más increíble es que salió publicada el día posterior al encuentro en el diario LA CAPITAL (con un epígrafe alusivo) y después quedó en el olvido.

epigrafes

 

Esta imagen encaja a la perfección con el festejo. Maradona remata a la derecha del arco de Lucangioli, como dice la crónica, e inicia la celebración para ese sector (mientras el propio Aquino se lamenta). En las tribunas también hay coincidencias. Como un hombre que mira hacia las cabinas de prensa u otro que se encuentra de pie haciendo visera para ver la acción. Hay simpatizantes bajando las escaleras o levantados de sus asientos, predispuestos para retirarse de la cancha (el segundo gol de Diego fue a los 45′) y también hay muchos más que en otras fotos parados detrás del alambrado.

Juan aquino

 

 

Entre los negativos también se pudo rescatar la siguiente foto, que es posterior a la definición de Diego y anterior del festejo.

 

¿Por qué se publicó tantas veces la imagen equivocada? Difícil saberlo en la actualidad. La mitad de los marplatenses mayores de 50 años juran que estuvieron en la cancha en ese partido. Aunque en realidad asistieron apenas 1.335 espectadores. Pero ni ellos, ni los protagonistas -inclusive Maradona-, pusieron alguna vez reparos sobre la foto errónea de uno de esos goles.

Los futbolistas de la época contactados para esta nota tampoco supieron explicar con exactitud cómo fueron las jugadas de los primeros tantos de Maradona.

“Yo me acuerdo que en uno se gambeteó a medio equipo de San Lorenzo”, dijo Fren, probablemente en referencia al primer tanto. “Apenas tengo en mente algunos de los goles propios, no puedo detallar uno específico de un compañero después de tanto tiempo”, se sinceró “Bartolo” Alvarez. “Lo que me acuerdo fue que en el viaje y la concentración ya todos querían ver o conocer al joven Maradona”, agregó Ingaramo.

Los futbolistas de San Lorenzo sufrieron al joven de Argentinos. “Siempre recuerdo que ese día el entrenador Benicio Acosta me dijo ‘es una vergüenza que un ‘borrego’ venga a bailarlo a usted”, expresó Alejandro Edelmiro Mascareño. “Pero los goles no los tengo en mente”, agregó el balcarceño.

Carlos Martínez también habló maravillas del juego de quien vistió la camiseta número 15 ese día, pero sin poder describir las jugadas de los goles.

Hay que contextualizar para entender el error posterior con la foto de su segundo gol. Diego entonces no era Maradona. Era “Pelusa”, el pibe que poco tiempo atrás maravillaba a todos haciendo “jueguitos” en los entretiempos de los partidos en La Paternal. Apenas disputaba su quinto partido oficial. Y más allá de sus evidentes condiciones, no se podía imaginar la importancia de esos goles, los primeros de uno de los futbolistas más grandes de la historia. Además, y aquí lo más importante, con la ausencia de videos el tiempo nubló o distorsionó los recuerdos.

Lo cierto es que hoy, casi 42 años después, se puede poner fin a un error histórico para ilustrar de forma acertada uno de los primeros goles de Maradona.

Diego guardó el diario como un trofeo

Diego atesoró como un trofeo el diario que destacó su tarea y sus goles para Argentinos Juniors ante San Lorenzo de esta ciudad, el 14 de noviembre de 1976.
Eso escribió el prestigioso periodista Horacio Pagani en el diario Clarín, en su famoso artículo “Un sueño de barrilete”, publicado el miércoles posterior al partido.
“Ya terminó la práctica. Trae un diario de Mar del Plata bajo el brazo. El titular lo responsabiliza del triunfo de Argentinos Juniors. Lo guarda como una reliquia”, dice en la introducción a la entrevista realizada en el club Comunicaciones. En la nota Diego se mostró feliz por sus goles, pero también por el caño que le hizo a Mascareño.

El ingreso del juvenil Diego Armando Maradona (16 años recién cumplidos) tuvo la virtud de dar vuelta el trámite del partido. Hasta ese momento (inicio de la parte final), San Lorenzo (2) y Argentinos Juniors (5) habían jugado un discreto primer tiempo y no se habían sacado ventajas. El empate parcial podía entenderse como justo. Pero en el complemento varió. Al influjo de Maradona, Argentinos se convirtió en dominador del juego y alcanzó un justificado éxito”, escribió Segundo César Cheppi para LA CAPITAL, en el comentario del partido publicado el 15 de noviembre de 1976.

Página 16 de la edición del 15/11/1976 del diario La Capital.

Página 16 de la edición del 15/11/1976 del diario La Capital.

“La expectativa que había creado la actuación de Maradona tuvo rápida confirmación. En su primera intervención dio muestras acabadas de su tremenda habilidad e inteligencia. Un toque sorpresivo y el marcador desairado. Alrededor de él, Argentinos Juniors comenzó a tener el dominio del balón”, opinó el periodista ya fallecido en su crónica.

Además, el joven Julio Macías se encargó de calificar “la actuación individual” y al llegar a Maradona escribió: “La figura de la cancha. Ingresó en los últimos 45′, pero lo suyo tuvo importancia capital en el desarrollo del partido. Tremenda habilidad, empleada en el momento oportuno. Inteligencia y claridad. Convirtió dos hermosos goles, propició otro, pegó dos tiros en los palos”.

“En un partido lento e impreciso, apareció Maradona y dio una lección de fútbol hábil e inteligente. Bajo su comando, y con la eficacia de Alvarez, Argentinos concretó un abultado triunfo (…) El local decayó anímicamente en los últimos 10 minutos. En ese lapso, Maradona trasladó a la red su dominio en el juego”, fue la síntesis de Juan Carlos Morales en “La jornada está aquí” de El Gráfico.

“Maradona fue aclamado por los propios hinchas locales, que terminaron colgándose del alambrado para poder verle la cara -la esconde en la melena- y tributarle un cálido aplauso”, contó el periodista Carlos Ruberto en la Revista Goles.

Está claro que Maradona brilló el día de sus primeros goles ante San Lorenzo de Mar del Plata. El mismo rival al que cuatro años después le anotó el gol número 100 de su carrera, ahora en La Paternal. La participación del equipo de esta ciudad en los “viejos” Nacionales quedó marcada por la firma del “10”.

@jmalvarezmdq

Archivo El Gráfico y Revista Goles: gentileza Eduardo Bolaños.