La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 3 de febrero de 2019

El esperado aumento de turistas por la suba del dólar, todavía no se sintió en Mar del Plata

Los operadores coinciden en que la suba del dólar no aumentó la cantidad de visitantes. En las opiniones más optimistas, los empresarios hablan de una situación "similar" o "apenas superior" a la del año pasado.

Los turistas eligieron la ciudad los fines de semana.

“Mar del Plata los espera con lo mejor para vivir la temporada más relevante de los últimos años”. La frase de Carlos Arroyo no representa únicamente el optimismo del intendente de una ciudad turística en la previa del verano. Sus palabras reflejaban en gran parte las expectativas que había generado la devaluación para el turismo interno. “Con la suba del dólar, muchos que antes viajaban al exterior no podrán hacerlo y eso va a beneficiar a Mar del Plata”, repetían con mayor o menor entusiasmo los operadores del sector. Sin embargo, pasado el primer mes del verano, las expectativas no se cumplieron.

Si bien los números oficiales todavía no se anunciaron, los operadores turísticos coinciden en que la fuerte suba del dólar durante el año pasado no se tradujo en un significativo incremento de la cantidad de turistas.

En las opiniones más optimistas, los empresarios del sector hablan de una situación “similar” o “apenas superior” a la de enero del año pasado. Otros admiten que hay un retroceso en relación al 2018. Y todos coinciden en dos puntos: la mayoría de los turistas vienen los fines de semana, y gastan lo justo y necesario.

El presidente del Colegio de Martilleros, Miguel Angel Donsini, consideró que enero fue “muy parejo” en comparación con el año pasado. Además, destacó que los turistas vacacionaron en períodos cortos y que los puntos más altos se dieron los fines de semana.

“Fuimos del 60 al 80% en enero. En algunos momentos estuvimos casi llenos y en otros bajábamos. Generalmente, vino turismo de fines de semana y por períodos cortos”, señaló y agregó que el clima “no acompañó”. Un punto a destacar es que, en general, se respetaron los precios de alquileres anunciados en la previa de la temporada.

En referencia a las expectativas que había generado la devaluación, Donsini remarcó que él había dicho que “podía ser un poquito mejor pero no mucho más que eso”. “Se lo dije a todo el mundo desde septiembre”, enfatizó.

“Similar al año pasado”

En la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica todavía no hicieron el balance oficial del mes de enero. Sin embargo, aseguraron que todo parece indicar que “será muy similar al del año pasado”.

“Enero fue mejorando a partir de la segunda quincena. Los últimos fines de semana fueron los mejores”, contó la gerenta de la entidad, Silvia Cerchiara y remarcó que nuevamente se repitió la tendencia de la llegada de turistas “de jueves a domingo”. “En general fue así. Aunque hay hoteles que trabajan todos los días, la mayoría tuvo el mayor movimiento los fines de semana”, apuntó. En ese sentido, lamentó que no se haya podido revertir esa tendencia que ya se había dado en 2018. “No logramos mejorar la diferencia con los fines de semana. Uno espera en enero que esté más estabilizado y que no haya tanta diferencia”, explicó.

Por otra parte, se refirió al gasto de los turistas y afirmó que percibieron que la gente “está muy cuidadosa con el presupuesto y en la búsqueda de promociones, tanto las bancarias como la de los hoteles”.

Otro dato del primer mes del año es que el clima no acompañó. No hubo muchos días de alta temperatura y uno de los sectores más afectados fue el de los balnearios. Lo reconoció la Cámara Empresaria de Bares, Restaurantes y Afines (Cebra) al señalar que “tuvimos muchos días feos y eso es determinante para nosotros”.

“A diferencia del verano pasado que fue extraordinario, en este, el clima no acompañó”, contó el titular de la entidad, Esteban Ramos.

“Los días buenos se trabajó bien pero fue un mes desparejo. No podemos decir que fue malo pero tampoco que fue extraordinario como el año pasado”, agregó.

“Un 10% abajo”

En la inmobiliaria Gonnet, una de las que alquila la mayor cantidad de departamentos de veraneo, aseguraron que enero estuvo “un 10% abajo” en cantidad de ocupación en comparación con el año pasado.

“Vino la misma cantidad de gente pero por períodos más cortos. Entonces, la ocupación se mantuvo”, contó Oscar Gonnet y agregó: “Los que antes venían por diez días, ahora vienen por el fin de semana. Hubo varios huecos”.

El agente inmobiliario se mostró escéptico por la influencia que pudo tener la devaluación sobre el turismo de la ciudad. “La llegada de ese tipo de gente que antes viajaba afuera, pudo haber tenido impacto en Pinamar u otros sectores de la costa. Mar del Plata no lo sintió. Acá seguimos con el turismo de siempre. La mayoría son los clientes de todos los años”, opinó.

“Fue aceptable”

Para el titular de Servitaxi, Raúl Vicente, enero fue un mes “aceptable”. “De siete puntos, mirándolo con optimismo”.

El taxista resaltó que hubo “una notable diferencia entre los fines de semana y el resto de los días”, y remarcó el poco gasto de los visitantes que llegaron. “El turismo sabíamos que iba a ser gasolero, veníamos de un año muy difícil y la gente que vino, incluso los fines de semana, no tenía mucho para gastar. Pasaba el día en la playa y caminaba mucho”, explicó.

Por otra parte, Vicente explicó que un síntoma de la menor actividad que hubo “se vio claramente en los teatros”. “Recuerdo otras temporadas con noches en las que íbamos continuamente a buscar gente. En la actual, en la mayoría de las obras, sólo se ven ‘puchitos’ de gente”, graficó.

A la hora de hacer un balance, el taxista aseguró que esperaban “un poco más de gente”. “Sabíamos que no iba a haber un buen poder adquisitivo, pero creíamos que iba a ser más pareja. Y fue notable la diferencia entre los fines de semana y el resto de los días”, opinó.

Entre los puntos positivos que dejó el primer mes del año, Vicente resaltó la “recuperación de los jóvenes que se estaban yendo a otros lugares como Gesell o Pinamar”. Además, destacó la importancia que tuvieron las fiestas realizadas en el sur. “Fue notable el movimiento que se generó. Los recitales fueron masivos, íbamos como ‘trencitos’ para ese lado”, admitió.

Decepción en la UCIP

El presidente de la Unión del Comercio, la Industria y la Producción de Mar del Plata, Raúl Lamacchia, no dudó en asegurar que la temporada “no está dando lo que pensábamos”. Y contó que en enero se vio “un descenso del 19% en comparación con el año pasado”.

“Las expectativas positivas que teníamos a partir de lo que podía generar que mucha gente no viaje al exterior no se está dando. No solo en cantidad de gente, que es similar a la del año pasado, sino que tenemos disminución de la actividad comercial”, explicó.

“Hay una caída del 19%. Es lamentable pero es así. Por la situación que vive el país, es lógico que esto sea así”, consideró.

En otro de los sectores donde hasta el momento no se cumplieron las expectativas generadas es en el teatro comercial. Lo admitió uno de los productores destacados del sector, Carlos Rottemberg, quien a poco de empezar el año anticipó que podría haber una caída del 40% en relación al año pasado y aseguró que a final de la temporada, los números podían ser comparables con la peor temporada que fue la 2016/2017.

“La curva de este verano ya indica una caída importante sobre el año pasado, en una temporada que solo será comparativa a la del 2016/2017, sin poder saberse aún si será igual, mejor o peor que aquella. Estimamos que podría decrecer un 40% sobre la última”, adelantó el productor a principios de enero.

Mejor en el Casino

En el Casino Central se notó un mayor movimiento. La venta de fichas aumentó más del 37%, en enero, en comparación con el mismo período del año pasado.

También hubo un incremento en la cantidad de público asistente, en el orden del 23,48%. El promedio de asistentes diarios osciló entre las 8 y 10 mil personas.

En el Casino también se reflejó la diferencia de asistencia entre fines de semana y el resto de los días. “Es evidente que es una temporada de fin de semana, ya que tuvimos picos de 11.800 personas el 19, que fue sábado, pero el miércoles 23 bajó a 6.900”, destacaron fuentes gremiales.

Números en rojo

Los números oficiales sobre la llegada de turistas en enero todavía no se difundieron. Sin embargo, las estadísticas de la primera quincena reflejaron una caída en comparación con el año pasado.

Durante la primera quincena de enero, Mar del Plata recibió alrededor de 620.000 de turistas, cifra que representa unos 32.000 visitantes menos que el mismo período del año pasado, según los datos del Ente Municipal de Turismo (Emtur).

En la primera quincena de enero de 2018, el ente había informado el arribo de 652.000 visitantes. Los números del Emtur también respaldaron la tendencia del turismo “de fines de semana”.