La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Más allá de las noticias 8 de octubre de 2019

El milagroso caso de Priscila, la niña que murió y a los 30 minutos volvió a vivir

Priscila fue declarada muerta por los médicos al nacer. Hoy, con 12 años, su historia volvió a conmover a su pueblo y la provincia de Salta, de donde es oriunda.

El fundador y gerente del sitio web Quepasasalta.com.ar y saltasoy.com.ar, Emiliano Durand, recorre diferentes pueblos de la provincia norteña para dar a conocer la vida de sus pobladores. En uno de estos habituales viajes, Durand conoció a Berta Pérez, la madre de Priscila.

Según relata Pérez,  cuando su beba tenía un año y cuatro meses sufrió un primer paro cardíaco que duró 30 minutos. A las dos horas sufrió otro durante 12 minutos y tres horas después sufrió el tercero, que duró 8 minutos.

“Los médicos me dijeron que la lleve porque ya había fallecido”, recuerda su madre en una conversación con ‘Qué pasa Salta’ publicada por Bles.com. “Para la ciencia estaba muerta, pero yo confiaba en ti, Señor”, dice la canción que Berta le dedica con emoción a este milagro de su hija.

Para esta señora salteña y creyente, “Dios tiene la última palabra”. En efecto, cuando su niña sufrió el tercer paro cardíaco, la señora Perez se arrodilló para orar y enseguida escuchó una voz que le dijo: “No llores que ya tiene corazón nuevo”. “Yo sabía que era Dios”, recuerda con emoción.

Relata que minutos después de que el médico le dijera que su hija había fallecido, la enfermera apareció y le dijo: “Señora, la nena ya ha vuelto”. No obstante, luego del milagroso hecho, las cosas no fueron fáciles para la pequeña Priscila: quedó ciega, no hablaba y usaba una sonda. “La doctora me dijo: ‘Mamá, ella va a usar sonda toda su vida’”.

Sin embargo, “Dios le fue sacando todo”, dice Pérez detallando que al poco tiempo la niña empezó a hablar y más tarde recuperó la visión. Hoy Priscilia es una niña sana, y a pesar de que aún no puede caminar, no toma pastillas ni usa pañales.