La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Arte y Espectáculos 11 de junio de 2019

El trap argentino llegó a un pico muy alto en convocatoria en el Provincia Emergente

Dakillah fue una de las protagonistas del Festival Provincia Emergente. Foto: Télam | Eva Cabrera.

La música urbana argentina con Catriel y Paco Amoroso, Dakillah y Wos confirmó que es el ritmo preferido de la mayoría de los adolescentes y jóvenes al reunir a casi 50.000 personas en la última jornada del Festival Provincia Emergente que se realizó en el estacionamiento del estadio Único de La Plata.

El trap, el reggaetón y el hip hop confirmó que es un ritmo que vino a quedarse y que los jóvenes argentinos adoptaron en un corte transversal que va desde chicos de barriadas obreras a niños de country de todas las edades, como se pudo ver en el Único, no solo en el escenario principal sino también en el ring, al que además de concurrir los nuevos exponentes también se subieron figuras consagradas y convocantes.

Wos es el argentino ganador del Mundial de Riña de Gallos, tiene apenas 19 años y desde hace más de un año trabaja con productores expertos como Louta y Nico Cotton para ir armando canciones que lo instalen en el escenario principal de la música pop argentina. Por esa razón, las principales discográficas internacionales se disputan la firma de un contrato.

Además de ser dueño de una lengua rápida y afilada, Wos arma rimas poderosas y potentes y no quiere dejarse tabicar por los corsets del estilo y se presenta en vivo con una banda que le da un sonido más duro y variado. Por estas razones, Wos es la figura que hay que seguir y es el referente de miles de chicos fanáticos del freestyle y de las riñas de gallos de rap. Y seguramente es quien impulsó a que muchos de esos chicos se junten en las plazas de cada pueblo y ciudad a cruzar rimar y lucir su verba.

A lo largo de su set, Wos interpretó sus canciones como “Andrómeda”, “Abacanado” con el apoyo poderoso de su banda para luego dejar extasiados a los fans con su freestyle, para luego volver al género urbano con base más rockera en canciones como “Clapasus”, Terraza” y “Purpura”. Aprovechando el cielo despejado y el sol, Dakillah, la cantante de trap oriunda de Virreyes tomó por asalto el escenario.

WOS Festival Provincia Emergente. La Plata 9/06/19 foto: EvaCabrera

Dakillah cumplió con la tendencia que viene marcando la presencia femenina en el género de la música urbana y pop, al aportar un toque más completo a la hora de ofrecer un espectáculo.

Morena Jabulij subió acompañada por una banda, bailarinas, recurrió a muy buenas audiovisuales, lucio un cuidado vestuario y las cámaras se posaron en su ropa, sus uñas, sus trenzas y cada cambio de vestuario. Y a eso le sumo el condimento ideal con canciones como “Free 1 chill”, “Que la chupen” y “Otra vez flashee” en donde se muestra como una mujer empoderada, glamorosa, caprichosa y dominante.

Miles de chicas adolescentes y púberes cantaron canciones como “Oro Negro”, Solo quiero bailar” y “Luna”, que cuentan con millones de bajadas en las tiendas digitales y millones de views en Youtube.

El cierre de la jornada trapera fue para un dúo más duro y sin tibiezas, el que conforman Catriel y Paco Amoroso que cultiva un realismo bien sucio que exuda a conurbano bonaerense, que habla de drogas, de los casos de gatillo fácil y de fiestas de largas noches. La dupla esta acompañada por una banda compuesta por bajo, batería, dos tecladistas y algunas veces la guitarra, lo que le da un color muy rico y lo saca de las rigideces del ritmo.

A esa altura, el Conurbano más obrero había copado el Único al igual que el Gran La Plata para saltar enloquecidos en el himno “Antiyuta”, “A mí no” y “Piola” en las que no faltaron las arengas, el constante ida y vuelta con el público y los saltos que mostraban los cuerpos casi totalmente tatuados de ambos cantantes.

El cierre fue enloquecedor de la mano de “Vibra baja” y “jala jala”, que fueron coreados por todo el público, que también saltaba, mientras la banda pelaba una base demoledora. Precisamente el cuarteto que los acompañaba se quedó con el final para darle un toque de improvisación jazzera y ponerle un rico moño musical.

Apenas Catriel y Paco Amoroso se fueron del escenario, el público se trasladó 30 metros hacia el ring para presenciar el concierto de Malajunta Malandro, el rapero de la zona de Don Torcuato, que mezcla el trap, el reggaetón y el hip hop con la cumbia villera, el pop, el rock con mucho contenido social y con mucho realismo sucio bonaerense.