La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 10 de julio de 2019

Habló el dueño de los perros: “Hice todo mal y pido perdón”

Aunque aseguró que Zoonosis fue hasta su casa a verificar el cerramiento que hizo para evitar que los perros se escaparan, Francisco Calderón asumió su responsabilidad.

Francisco Calderón, el dueño de los tres perros que el lunes pasado atacaron a una mujer en un balneario de Punta Mogotes y le causaron heridas tan graves que aún permanece internada, reconoció su responsabilidad y se mostró conmocionado por lo sucedido.

“Estoy equivocado, fallé, me salió todo mal, tendría que haber tomado otra medida. Pero lo que hice pensé que era suficiente porque fue Zoonosis a ver y vieron que estaba bien cerrado”, explicó Calderón.

En diálogo con el conductor radial Andres Cosmai, por Lu9 Radio Mar del Plata, Calderón narró que vive a poco menos de 10 cuadras del complejo de Punta Mogotes y que el día del ataque los perros se escaparon.

-Los perros se escaparon y pasó esto. Se escaparon por un portoncito que yo puse, lo saltaron, rompieron la madera. Yo no estaba. Bueno y se escaparon por ahí. El portón no era muy fuerte, pero bien asegurado, porque era lo que tenía para poner. Traté de poner lo mejor que pude y nada. Se escaparon y pasó esto.

-¿Los tres perros son tuyos?

-Los tres son míos.

-Pero esto ya te había sucedido…

Sí, ya sucedió hace poco. Cuando pasó por primera vez fue… yo a la perra más grande la tengo desde que nació, tiene 6 años y jamás tuve un problema. Los otros dos son la cría y son cachorros. Hasta el momento nunca había pasado nada… por eso estaban sueltos. Siempre se los crío bien, con amor, nunca se los golpeó, jamás se mostraron agresivos. Los perros no estaban encerrados y cuando pasó la primera vez, me sorprendió, me puse mal, me moví para acercarme a esta chica, fui a la comisaría, salita de Punta Mogotes, me quería hacer cargo.

Calderón contó que su condición laboral y económica le permitió hacer un cerramiento que, tal vez, no fue el más seguro. “Cuando pasó eso -recordó-, fui e intenté recuperar a los perros, porque tampoco me lavé las manos, y cuando me dijeron que me lo iban a devolver pero tenía que hacer un cerramiento lo hice. Dentro de mis posibilidades porque no tengo techo, no es una excusa ni quiero andar llorando o excusándome de nada, sino que te estoy siendo sincero. Agarré, cerré, los encerré, los até a los más chicos, se ve que no estaban bien atados, rompieron el portón… Hice todo mal, se ve que hice todo mal. Estoy arrepentido, me duele, también lo que le pasó a esa persona, sé que tiene todo el derecho a enojarse, sé que fallé e hice las cosas más. Más que arrepentirme… Va más allá de los perros, a los perros los quiero y me importan, pero ya no me importan. Quiero que esta persona esté bien, no sé si acercarme a donde está porque tampoco quiero hacer un conflicto peor, no sé cómo manejarme. Le pido perdón a esta persona, no lo hice a propósito. Nadie tiene la culpa, el único que tiene la culpa soy yo.

-Está claro que no estuvo bien hecha la protección para que no se vuelvan a escapar…

-Le busqué la vuelta con todo lo que hice pero no fue suficiente. Estoy equivocado, fallé, me salió todo mal, tendría que haber tomado otra medida. Pero lo que hice pensé que era suficiente porque fue Zoonosis a ver y vieron que estaba bien cerrado.

-¿Vas a ir a ver a la chica? ¿Qué va a pasar con los perros?

-No sé qué harán con los perros. Que lo regalen a una persona que lo pueda tener como corresponde. Y yo voy a ir a donde esta la chica. Uno a veces no sabe qué hacer porque no sabe cuál es la reacción… Si tengo que salir a pedir prestado para comprar cosas, no me voy a lavar las manos. Y no es por lo que diga la gente, si no por lo que está en mi corazón, no voy a dejar tirado a nadie…