La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 3 de octubre de 2019

Investigación revela cómo se hace pasar por atún al gatuzo y al tiburón

Un 21 por ciento en toda la costa atlántica, y un 25 por ciento particularmente en Mar del Plata, de los pescados que se venden al por menor no se corresponden con la especie indicada en el comercio.

Un informe elaborado por científicos del Conicet y la Universidad Nacional de Mar del Plata advierte que el 25 % de los filetes de distintos pescados que se vende al por menor en Mar del Plata está mal etiquetado y no corresponde con la especie que indican en los comercios.

En especial se refiere la sustitución engañosa de atún por gatuzo y triburón.

La situación, de acuerdo con los investigadores, alcanza al 21 por ciento de los pescados vendidos al consumidor final a lo largo de toda la Costa Atlántica.

El trabajo científico ha sido rescatado por la publicación Infocampo, dedicada a la información sobre asuntos agropecuarios y pesqueros.

El estudio se publicó en la revista científica Fisheries Research bajo el título ¿Estamos seguros de que comemos lo que compramos?, y está firmado por Gabriela Delpiani, Matías Delpiani, Mariana Deli Antoni, Marina Covatti, Luciana Fischer y Juan Martín Díaz de Astarloa, del IIMyC, y Luis Lucifora, del INALI.

Puntualiza Infocampo que el relevamiento señala que la mayoría de los reemplazos se hicieron con especies de condrictio, principalmente de la familia de Triakidae, es decir, pequeños tiburones, entre los que se incluyen el gatuzo y el cazón, ambos en riesgo de extinción. También indican que se utilizaron cartilaginosos como rayas, pez gallo y pez elefante.

La evidencia se logró a través de la utilización de un código de barras de ADN, que se aplica con la identificación molecular de filetes de pescado fresco que se comercializan en diferentes mercados del rubro en toda la provincia de Buenos Aires.

Se lee en otro tramo del informe: “Hay evidencia de fraude económico, ya que las especies de mayor valor fueron reemplazadas por otras especies de menor valor, como lo fueron los casos de las mejillas de los blacodes Genypterus con carne del patín en peligro de extinción y Mustelus schmitti o G. galeus vendidos como atún“, aseguraron los científicos. En menor medida, también se los vende como lenguado, abadejo, chernia, brótola y besugo”.

En ese sentido, advirtieron que esa detección puede tener “diferentes consecuencias para los consumidores y el medio ambiente”, como pérdidas económicas, efectos en la salud pública, impactos no controlados en especies de peces de estado amenazado y daños a las poblaciones debido a la sobrepesca.

La tasa de sustituciones por ciudad osciló entre el 13 % en Santa Teresita y San Clemente del Tuyú, hasta el 40 % en Miramar, mientras que en Mar del Plata y Necochea fueron del 25% al 28%, respectivamente.