CERRAR

La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 26 de junio de 2022

Jesús Montenegro, el marplatense que ganó un torneo de golf de 200 mil dólares

El jugador de Mar del Plata Golf Club se inició porque tenía que acompañar a su padre al trabajo y hoy disfruta del éxito a nivel internacional.

Jesús Montenegro, campeón en México.

Por Juan Miguel Alvarez

Jesús Montenegro ocupó este domingo un lugar importante en el mundo del golf al ganar el Bupa Tour Championship, torneo que se desarrolló en Tulum, México, y repartió nada menos que 200 mil dólares en premios. Fue su primer triunfo en el circuito latinoamericano del PGA.

El marplatense que a los 25 años disfruta las mieles del éxito, tiene una historia de progreso y superación, con la ayuda de muchas personas que lo apuntalaron para que pueda desempeñarse en esta profesión.

Se suele decir que el golf es un deporte exclusivo de quienes tienen un poder adquisitivo significativo. Sin embargo, Montenegro proviene de una familia humilde y muy trabajadora.

¿Cómo se cruzó la vida de Jesús con este deporte? Mucho tuvo mucho que ver su padre, Mario, casillero del Mar del Plata Golf Club por más de 30 años. “En aquel momento no sabía nada de golf, pero necesitaba el trabajo”, contó quien primero se desempeñó “haciendo jardines y cortando la cancha”, y después pasó a ser cuidador de la casilla de palos.

Jesús es el sexto de los ocho hijos de Mario y Estela. Antes nacieron Sebastián, Damián, Claudio, Pablo y Soledad y después Estefanía y Luna.

Cuando el reciente ganador del Campeonato de México tenía 3 años, Estela debió viajar a Mendoza, su ciudad natal, por un problema de salud de su padre. “Nos tuvimos que repartir los chicos. Y Jesús se quedó conmigo. Entonces no me quedó otra que llevarlo a mi trabajo. Ahí empezó todo”, relató años atrás Mario en una nota con LA CAPITAL.

“Nació con un palo de golf en la mano”, resumió Jorge Sempé, directivo del Mar del Plata Golf Club.

Desde entonces, Jesús no dejó de ir prácticamente un día a la institución centenaria.  Se quedaba las ocho horas en las que trabajaba su padre. “Mis compañeros mucho no lo entienden, creen que es un deporte aburrido. Me dicen que lo único que hago es jugar al golf. A mí no me gusta salir a bailar como a los otros chicos de mi edad, prefiero estar practicando”, declaró cuando todavía estudiaba en la Escuela Municipal 205 (en el barrio Las Américas)y con apenas 17 años se había consagrado campeón de la Copa La Prensa.

Sus primeros golpes fueron, obviamente, en el putting green. Allí, rápidamente se destacó. “Le enseñaban los hermanos, que eran caddies. Y después también la gente del club, los profesionales le dieron una mano”, dijo Mario.

“Desde chiquito me gustó mucho el deporte. Cuando iban los jugadores importantes trataba de estar con ellos, ver cómo eran e intentaba imitarlos. El ‘Gato’ (Eduardo) Romero era de los que más admiraba”, contó “Pochi”, como apodan al jugador. En 2014, Jesús Montenegro terminó el Abierto del Sur con 278 golpes, cinco menos que el ídolo de su infancia.

jesus

En el club todos se dieron cuenta de su talento. “A los 11 años ya no podía jugar en cancha chica porque le quedaba corta. Entonces Nicholson, presidente del club entonces, y Sempé, en ese momento secretario, me dijeron que no podía jugar más ahí y lo hicieron socio. Fue una excepción, porque la regla del club es que desde los 14 años te podés asociar. El club se hizo cargo de la mitad de la cuota”, agradeció entonces Mario.

Después, hubo otras personas del Mar del Plata Golf Club que colaboraron para que Jesús pudiera cumplir su sueño de jugar a este deporte. “Un socio que me ayuda mucho es Alberto Cánepa. No le va a gustar que lo haya nombrado, pero estoy muy agradecido”, expresó en aquella nota posterior al triunfo en la Copa La Prensa. “Nos dan una mano grande. Tres pelotitas de golf salen 200 pesos y un juego de palos 1.500 dólares. Yo con mi sueldo no lo podría pagar”, añadió Mario.

“Yo siempre le digo que con esfuerzo todo lo puede lograr“, fueron las palabras de madre de Estela. Y Mario le marcó el camino, como todos los días: “Lo primero que le enseñamos fue la humildad y el respeto. El ahora que está en este nivel tiene que actuar de la misma manera que cuando se inició”.

Con la guía de su familia y por el camino que le allanó el Mar del Plata Golf Club, Jesús Montenegro llegó muy lejos. Aquel pibe que se inició en el deporte porque tenía que acompañar a su padre al trabajo, hoy es una figura internacional y está en boca de todos.

El título en México

Jesús Montenegro  ganó en el club Riviera Maya con un registro de 282 impactos (seis bajo el par), tras una última rueda de 72. A dos golpes quedaron el bonaerense Andrés Gallegos y el estadounidense Manav Shah. Así, obtuvo 600 puntos para el ránking (terminó décimo) y un cheque de 36 mil dólares, el premio más grande en diez años de historia de PGA TOUR Latinoamérica. Como si fuera poco, se aseguró un lugar en la final del Q-School del Korn Ferry Tour

“No me lo esperaba, pero fue lo que vine a buscar. Se me cruzaron muchos momentos difíciles de mi vida”, expresó Montenegro sobre el momento de la consagración.

“Aún no caigo. Fue una semana maravillosa. Mi primera temporada completa en el Tour y la cierro con esta victoria. No puedo estar más que feliz por todo lo que me está pasando. Ahora será tiempo de descansar y de empezar a evaluar cómo enfrentar lo que viene en mi carrera”, agregó el marplatense.

El rosarino Alejandro Tosti descendió cinco lugares en la última ronda y finalizó décimo con 287 impactos (-1), tras una vuelta de cierre de 74.

Más atrás se situaron el cordobés Jorge Fernández Valdés (289 golpes), el olavarriense Alan Wagner (290), el rosarino Leandro Marelli (295), el salteño Tommy Cocha (301) y el pilarense Jaime López Rivarola (303).