La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Interés general 23 de junio de 2020

La encrucijada de la gastronomía, el irresponsable que pudo generar un desastre y un no a la llegada de pacientes

Todos los entretelones de lo que es noticia en Mar del Plata.

Todo pende de un hilo. El límite entre la normalidad y el desastre es muy finito. Lo que sucedió en Necochea, en Olavarría y en otras ciudades del país donde de un día para el otro se multiplicaron y explotaron los casos de coronavirus, pudo haberse replicado en estas horas en Mar del Plata. De hecho, en los próximos 10 ó 15 días se sabrán fehacientemente las consecuencias de lo que significó el ingreso a la ciudad de un cordobés de 23 años contagiado de coronavirus que estuvo casi 72 horas con una joven marplatense de su misma edad. Según su testimonio –de dudosa validez teniendo en cuenta que mintió desde el vamos, ya que llegó a Mar del Plata con los documentos de un amigo que le había prestado el auto- no tuvo contactos más que con el hombre que le alquiló el departamento por una semana y que le entregó las llaves el sábado por la tarde. Realizó algunas compras, admitió, y permaneció la mayor parte del tiempo en esa vivienda a la espera del resultado del hisopado.

¿Cómo no se detectó en el retén que no era la misma persona que figuraba en el documento?, es la pregunta que muchos se formularon. “Recorre 1.100 kilómetros sin dramas hasta llegar a Mar del Plata. Cuando llega te muestra los documentos con una gorra y un barbijo puesto. No es fácil. Se te puede pasar. Pero también hay que decir que si no se hubiese ordenado la realización del hisopado el pibe hubiese estado una semana desparramando el virus por toda Mar del Plata y hubiese hecho un desastre. Él está convencido de que tuvo coronavirus hace algunos meses en Estados Unidos y que generó anticuerpos. Por eso se aguardaba con expectativas el resultado del segundo testeo realizado en las últimas horas. De hecho a la chica marplatense la conoció en Aspen. Y hasta me parece que esta piba cuando fue repatriada estuvo aislada en Mar del Plata”, admiten representantes del SAME, quienes hicieron un inmediato seguimiento del caso tras conocerse el resultado del primer hisopado, el lunes por la tarde.

Todos los casos dejan lecciones. Puntualmente sobre este episodio también debe señalarse que el resultado del hisopado realizado el sábado a la tarde, recién se conoció el lunes a la tarde. La inactividad del domingo en los laboratorios hizo perder valiosas 24 horas. Los domingos, incluso a nivel nacional, las estadísticas de los partes oficiales reflejan menos casos que los sábados. Esto se da por la sencilla razón de que se reducen sensiblemente las tareas el domingo. En materia de contagios, 24 horas constituyen una eternidad. También queda claro que no siempre se puede confiar en que el ingresante a la ciudad, tras el hisopado, permanezca inmóvil en su domicilio aguardando el resultado un día después. Y menos sin un control estricto por parte de las autoridades.

………………

Lo cierto es que todo puede cambiar de un momento a otro en una ciudad con 700 mil habitantes, la mayoría de los cuales realizan notables esfuerzos siguiendo todos los protocolos sanitarios. Cuando se conoció el caso del cordobés –al cierre de esta edición no se había oficializado en las estadísticas oficiales, ya que el primer hisopado en realidad estuvo hecho a nombre de otra persona, su mejor amigo cordobés que le cedió auto y documento- Mar del Plata pasaba a tener un solo caso activo de coronavirus, el de la médica residente del Hospital Interzonal General de Agudos de nacionalidad boliviana a la que también se le detectó el contagio gracias al trabajo del retén. La ciudad ofrece estadísticas excepcionales, que la erigen en uno de los ejemplos a nivel nacional. Así, el último caso autóctono de contagio se registró el 12 de junio pasado. Sin embargo, lo cual evidencia que jamás hay que bajar la guardia, todo pudo derrumbarse en cuestión de horas.

El lado B. No es difícil imaginar lo que pudo haber sucedido. Sólo suponer que el joven cordobés y su novia se reunían el sábado, en el mismo departamento alquilado, con dos o tres parejas más para compartir unas cervezas (una escena que se repitió y multiplicó este fin de semana en centenares de hogares marplatenses en un claro relajamiento de la cuarentena) permite imaginar esa supuesta cadena de contagios. Jóvenes de Mar del Plata que, al día siguiente, celebrarían el Día del Padre en familia. El efecto multiplicador del virus hubiera comenzado entonces a tomar vuelo. De allí al “baby shower” de Necochea o al asado de la localidad chaqueña donde hubo decenas de contagios, había un solo paso. Otro ejemplo más concreto. La novia marplatense del cordobés cumplió años el jueves pasado. ¿Qué hubiese pasado si él la animaba a realizar una fiesta con sus amigos el mismo sábado para celebrarlo? ¿Y si hubiesen estado abiertas las cervecerías para trasladar allí el festejo o el encuentro? Lo del cordobés y su irresponsable historia se supo, tomó estado público. Puede haber, claro está, muchos casos más. Vuelve a ponerse sobre el tapete la responsabilidad ciudadana. Un valor supremo a la hora de darle batalla al coronavirus.

Las autoridades municipales, en conferencia de prensa, volvieron a resaltar la importancia de los retenes. “Están funcionando muy bien. Detectaron esta anomalía de la persona que venía de Córdoba. Ya llevamos más de 60 mil vehículos controlados en los retenes, de los cuales 3.975 fueron rechazados por distintas anomalías”, afirmó el secretario de Seguridad, Darío Oroquieta. “Vamos a seguir con los protocolos estrictos de ingreso. Bajo ningún concepto esto hace poner en duda lo que estamos haciendo. Los retenes en los ingresos –indicó el coordinador del gabinete municipal, Alejandro Rabinovich- son parte de nuestra política sabiendo que el virus se encuentra afuera y que nosotros no vamos a dejar que ingrese”

Son apenas 400 los kilómetros que nos separan. Cuatro horas en automóvil, 40 minutos en avión. Pero pese a la cercanía, nunca estuvimos tan lejos. La realidad de la pandemia del coronavirus ofrece panoramas totalmente antagónicos entre Mar del Plata y la Ciudad de Buenos Aires o el conurbano bonaerense. Mientras en esta ciudad con dos casos activos de coronavirus la gran preocupación pasa por intentar dar una respuesta al sector gastronómico que busca desesperadamente sobrevivir, a 400 kilómetros el objetivo es implementar durísimas restricciones (panorama similar a la fase 1) ante la explosión de contagios y el temor a que colapse el sistema de salud. Paralelamente, los pedidos de mayor flexibilización desde Mar del Plata chocan, en la Provincia, con el sistema de fases que decidió aplicarse y que le puso un punto final a las excepciones que se venían solicitando y a las cuales el intendente Guillermo Montenegro supo sacarles el mayor provecho. Ahora cada fase marca claramente los límites y es para los 135 municipios igual.

……………….

Entusiasmados por los pocos casos activos en el distrito, se pensó que restaurantes y bares podrían llegar a abrir sus puertas en el corto plazo. Sin embargo, y mientras empieza a colarse la política en la cuestión, el intendente recibe las presiones por un teléfono, transmite por otro a La Plata y no se resigna a escuchar el lapidario rechazo a nuevas aperturas. Así como por un decreto pudo Montenegro autorizar la pesca deportiva, la irrupción de las fases, por ejemplo, le ató las manos para lograr que los surfistas puedan volver al mar o los runners a correr por la costa. ¿Hasta dónde puede el jefe comunal tener juego como para plantarse y decidir que los bares y restaurantes puedan reabrir? Y más complejo aún: ¿una medida de ese tipo tendrá el aval y el acompañamiento de los representantes del Frente de Todos, incómodos en este marco en el rol de opositores en Mar del Plata y oficialistas en Provincia y Nación?

“La llave para la reapertura del sector gastronómico la tiene el Frente de Todos”, disparan con cierta maldad política desde las oficinas cercanas al despacho del intendente. “Estos muchachos son espectaculares. Ayer nos decían por radio que algunos de nosotros nos poníamos tristes porque había pocos casos de coronavirus en la ciudad y ahora aseguran que podemos hacer abrir los bares. ¡Que no nos tomen por ingenuos!”, señalaba ofuscado un concejal del riñón de Fernanda Raverta, quien reconoce que es apremiante la situación del sector gastronómico aunque, desliza, no están dispuestos “a pegarle un tiro en la pierna” al gobernador. “Acaba de mandar 100 millones de mangos a Mar del Plata. Es una estupidez pensar que está operando contra la ciudad”, ensaya el edil como defensa. El, admite, encuentra una única salida en la posibilidad de que se logre un acuerdo especial entre Mar del Plata y la Provincia (léase Montenegro y Kicillof) sobre este tema puntual. “Todo lo demás es sarasa, hacer jueguitos para la tribuna intentando ganar tiempo”, añade.

Lo cierto es que en estas horas, en la agenda del gobernador, ciertamente no aparece entre las prioridades este tema. Entre CABA y Provincia ya acumulan más del 90 por ciento de los casos que se vienen registrando y creciendo a diario. No obstante, desde La Plata se sigue atentamente la realidad marplatense. “Necesitamos que no explote todo en ciudades con infraestructura hospitalaria donde en algún momento puede ser necesario trasladar pacientes”, expresó una altísima fuente de la gobernación, en lo que constituyó un claro mensaje para las autoridades locales.

………………..

“Trasladar pacientes”. La frase no deja de hacer ruido. Más aún luego de conocerse declaraciones del intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, quien no descartó que pacientes contagiados de coronavirus en el Aérea Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), sean trasladados a centros asistenciales de esa ciudad, aunque aclaró que eso lo determinará la autoridad sanitaria provincial. Según pudo saber LA CAPITAL, en las últimas horas hubo cruces de llamados telefónicos entre intendentes de la zona a propósito de este tema. “Nada es oficial pero no descartan la posibilidad de trasladar pacientes asintomáticos a hoteles de la zona en caso de que todo se sature en CABA y en AMBA. Incluso a mi me dijeron que nos iban a dar 2.000 pesos por día por paciente”, confesó un jefe comunal de distrito lindero. Mar del Plata, con decenas de hoteles ociosos en estos momentos no deja de ser un lugar más que apto y apetecible para ese objetivo. “De ninguna manera vamos a permitir o aceptar que ingresen personas de otros lugares a Mar del Plata con coronavirus”, aseguró categóricamente el coordinador del gabinete, Alejandro Rabinovich, en conferencia de prensa. ¿Ya hubo sondeos extraoficiales desde La Plata? Todo parece indicar que sí…

En este contexto, en la noche del lunes, en diálogo con el periodista de Telefé Mar del Plata, Daniel Alvarez, el jefe de Gabinete de la provincia, Carlos Bianco, consultado sobre la posibilidad de trasladar pacientes resaltó que “esa será una definición que deberá tomar el sistema sanitario”, y aclaró que “hoy no es necesario”. Previamente había consignado que el 50% de las camas de cuidados intermedios de la Provincia estaban ocupadas, por lo que el próximo mes podría haber “algún inconveniente” al respecto. También el funcionario se refirió al sistema de fases y fundamentó su oposición a la apertura de la actividad gastronómica en Mar del Plata. “Tenemos un sistema de fase que es claro, concreto, y que se realizó sin caprichos. En la fase 5 pueden abrir los restaurantes y bares. Y para pasar a fase 5 no deben registrarse contagios a lo largo de 21 días”, reiteró, al tiempo que resaltó que mantiene dialogo permanente con el intendente Guillermo Montenegro. “El 95% de las actividades productivas y comerciales de Mar del Plata están funcionando”, aseveró. Para las autoridades municipales, este martes se cumplían los 13 días desde el último caso autóctono de coronavirus, correspondiente al de un empleado administrativo de la Clínica Colón, al que el lunes le dieron el alta. “Si bien el resultado se dio a conocer el 12 de junio, el hisopado se hizo dos días antes, el 10 y esa es la fecha que debe considerarse como real”, revelaron desde la comuna, corrigiendo incluso a lo anunciado por los funcionarios en la conferencia de prensa de hoy cuando comentaron que la cuenta marcaba 11 días sin nuevos infectados autóctonos. De no registarse casos en los próximos 8 días, están convencidos, Mar del Plata podrá acceder a la ansiada fase 5.

“Las fases no deberían ser iguales para todos los distritos. Nosotros estamos listos para avanzar”, había señalado horas antes el secretario de Gobierno, Santiago Bonifatti, cuando se informaba oficialmente que la Provincia no sólo ratificaba su oposición a la apertura de la gastronomía sino también que rechazaba la vuelta de varias actividades deportivas. En la lista aparecen el surf, el running, skate, natación, ciclismo y la vuelta a los entrenamientos de los deportistas de alto rendimiento. Mar del Plata, en fase 4, junto a otros 22 municipios de la provincia, sólo accederá a la aprobación cuando ingrese a fase 5, se insistió. “Cuando se le dice que no a la gastronomía, hay más de 20 mil trabajadores afectados en la ciudad, más todo lo que eso impacta de manera indirecta. Mar del Plata –añadió- es una ciudad que hoy tiene sólo dos casos positivos, ninguna cama de terapia intensiva ocupada y una curva de duplicación de al menos 60 días”.

El lunes también se estableció que en la anhelada fase 5 tampoco se habilitará el turismo, la apertura de los shoppings, cines, teatros y gimnasios, lo cual cayó como un baldazo de agua fría en diferentes sectores. Es más, se resaltó en el Boletín Oficial que ni siquiera en la fase 5 se permitirá en la provincia el dictado de clases presenciales en todos los niveles y modalidades. Sí, en cambio, habrá seis actividades permitidas que hoy están suspendidas en la fase 4. La primera es la apertura al público de la gastronomía. En este sentido debe mencionarse que ya son numerosos los cierres de locales de ese rubro.

…………….

La lista incluye a Vitti Café (Peatonal y Corrientes), Garden Café (Santiago del Estero entre Garay y Castelli), “María René” (Alberti y San Luis), Los chicos de Europa (Luro y 20 de Setiembre), Quo (Rodríguez Peña y Funes), La Fonte (dos locales, Belgrano y Buenos Aires y Museo MAR), Conor Chicken Lovers (Castelli entre Güemes y Alvear), Pehuén (Alem y Quintana) y Balcarce (Alem y Primera Junta). “Hay muchos cafés, restaurantes y cervecerías mas que de tener el dinero para afrontar indemnizaciones y otros pagos también cerrarían sus puertas”, reconoció uno de los directivos de la asociación que nuclea a los gastronómicos.

En fase 5 también se habilitarán las actividades culturales, más precisamente con transmisiones remotas y grabación de shows y también estarán permitidas las actividades deportivas al aire libre, la recreación con distanciamiento social y las actividades sociales de hasta 10 personas, es decir, reuniones de amigos o familiares con medidas preventivas. Ya se encuentran en la fase 5 un total de 70 municipios bonaerenses, más de la mitad del total.

A propósito de medidas preventivas, desde distintos sectores se denuncia que no se están realizando en Mar del Plata la cantidad de testeos y de allí los pocos casos activos registrados. Desde el área de salud tanto de la comuna como desde sectores privados, se señala que en la ciudad se realizan las cantidad de pruebas que corresponden, en coincidencia con otras ciudades del país. “No tenemos las terapias intensivas llenas de pacientes con neumonías graves sin diagnóstico que podrían sospecharse ser Covid-19”, señalan. En tanto, una de las infectólogas más destacadas de la ciudad, sostuvo que en base a las estadísticas internacionales, se presume que el 80 por ciento de la población se contagiará (incluye casos asintomáticos), el 20 por ciento requerirá internación en sala general, mientras que el 5 por ciento se internará en terapia intensiva.


Un funcionario de lujo. En las próximas horas se oficializará la designación de Mariano “El Turco” Mohadeb como titular de la Casa de Mar del Plata en CABA. El ex secretario de Medios de la provincia de Buenos Aires, un enamorado de Mar del Plata –sus padres viven acá- sin dudas con su gestión jerarquizará esa dependencia que, durante el gobierno anterior, fue dejada en el olvido. Mohadeb fue uno de los primeros impulsores de la candidatura a intendente de Guillermo Montenegro, cuando esa posibilidad parecía imposible de cristalizarse. Además, a lo largo de su gestión, supo ganarse el respeto y el afecto de todos los periodistas a lo largo y a lo ancho de la provincia. “Tengo muchas ganas de colaborar con Guillermo para que Mar del Plata pueda estar mejor”, le confió a un colega local, oportunidad en la que añadió que este jueves se reunirá con el jefe comunal.

……………….

Flojito de papeles… El ex secretario de Economía y Hacienda de la comuna no quiere devolver el auto “prestado” por una empresa marplatense proveedora de la comuna. El caso alcanza ribetes “fellinescos” y hace las delicias de los ex compañeros de gabinete del polémico ex funcionario oriundo de Lanús, al que días atrás no se le permitió el ingreso a la ciudad. Sin embargo, no tendrá impedimento para volver a Mar del Plata en las próximas semanas, cuando, levantada totalmente la feria judicial, comience a recibir las citaciones para presentarse a declarar en distintas causas relacionadas con su olvidable paso por la comuna local. Habrá sin dudas más capítulos para este show.