La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 16 de junio de 2020

Los gastronómicos montaron un restaurante a cielo abierto para reclamar la vuelta de la actividad

Trabajadores y empresarios del sector llevan adelante una ruidosa protesta frente al palacio municipal. Advierten que si no pueden reabrir, muchos deberán cerrar.

El sector gastronómico está dispuesto a hacerse escuchar. A pesar de que el Servicio Meteorológico pronosticó lluvias, trabajadores y empresarios del sector llegaron esta mañana al palacio municipal con bombas de estruendo, bombos y aplausos para reclamar la reapertura de la actividad. Fueron contundentes: si no abren pronto, muchos deberán cerrar para siempre.

La protesta incluye una puesta en escena. Los manifestantes también llevaron mesas y silla para representar un restaurante a cielo abierto. Justamente, el protocolo a cumplir si les permiten reabrir contempla un mayor porcentaje de comensales en sectores externos.

La protesta fue anunciada la semana pasada, cuando Mar del Plata fue incluida por la Provincia en la fase 4 de la cuarentena, que no tiene permitido el servicio de comidas y bebidas para consumo en locales gastronómicos. Pero adquirió más impulso el fin de semana, luego de que el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, asegurara en una entrevista con LA CAPITAL que la actividad seguiría vedada en la ciudad, pese a la insistencia del intendente Guillermo Montenegro para que reabra.

WhatsApp Image 2020-06-16 at 11.47.14

“Mar del Plata está trabajando con mucha responsabilidad, justamente para que el protocolo de apertura contemple evitar cualquier tipo de contagio. Lo primero que queremos nosotros es que todas las personas que visitan nuestros negocios tengan las condiciones de seguridad que les garantice que no les va a pasar nada. Somos un grupo de gastronómicos muy responsable”, señaló a LA CAPITAL Rodolfo Parato, socio propietario del restaurante del Torreón del Monje.

Además, y en relación a la negativa por parte de la Provincia a habilitar la actividad en la ciudad, el empresario gastronómico destacó la importancia de diferenciar la situación epidemiológica local con la de otros sectores bonaerenses.

“Si bien es real la situación de explosión en el AMBA, es fundamental separar a Mar del Plata por cantidad de habitantes, longitud espacial y la situación epidemiológica actual“, indicó, y aseguró que fue la situación del conurbano lo que llevó “para atrás” la negociación hacia la reapertura local del sector.

“La gastronomía marplatense desde el día uno trabaja con mucho cuidado para poder intentar abrir y que la situación del AMBA se traslade a Mar del Plata entendemos que sería un error gravísimo“, insistió.

Los números manejados por las cámaras empresariales del sector arrojan un total de 1.800 locales gastronómicos en la ciudad, los cuales implican, a su vez, más de 30.000 fuentes de trabajo.

Para Parato y los empresarios gastronómicos presentes, la falta de habilitación para abrir pone en serie riesgo la continuidad de cientos de restaurantes y bares.

“Ya hoy son diarios los cierres. Si seguimos un mes más sin poder abrir y si, además, nos sacan los subsidios, más del 60% de los locales gastronómicos de Mar del Plata pueden desaparecer”, arriesgó Parato.

Apoyo de concejales

La protesta también contó con la presencia de concejales de la ciudad, como Cristina Coria (UCR) y Mercedes Morro (unibloque Tercera Posición) que acompañaron el reclamo.

“El sector no puede esperar mucho más tiempo. Con el cuidado necesario y los protocolos correspondientes, necesitan volver a trabajar”, señaló Coria, quien destacó también el trabajo del Municipio en el diseño de los nuevos formatos de trabajo y la intervención para que el mismo sea aprobado en la Gobernación.

Además, y en línea con lo señalado por los empresarios, la edil destacó que “Mar del Plata tiene características particulares” que la habilitarían a acceder a nuevas excepciones. Sin embargo, señaló: “Me parece que los funcionarios nacionales o provinciales están demasiado involucrados con lo que ocurre en Capital y el AMBA, lo que puede hacerles perder el detalle de estas ciudades que son grandes, pero del interior, y necesitan imperiosamente trabajar”.