La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 1 de agosto de 2020

Los goleadores marplatenses del milenio

Repaso estadístico de lo ocurrido entre 2000 y 2019. D' Addato es el máximo anotador del periodo, con 143 goles. Cristian Casas lo sigue con 131. Vuoso y Barros, los otros dos que pasaron los cien. Emiliano González, el defensor más anotador. Vecchiarelli, "el Chilavert" local.

Por Juan Miguel Alvarez

La Liga Marplatense contó con notables goleadores. Desde Angel Tazza a Oscar Delarroca, de “Tatore” Vuoso a “Cacho” Eresuma, pasando por tantos otros. Pronto se realizará un repaso completo de los máximos anotadores del torneo local. Pero ahora se abordará el periodo más reciente: 2000-19.

Tras hacer este recorte de la historia, se puede determinar que Cristian D’ Addato es el goleador del milenio en la LMF, con 143 goles. Y hay otros tres futbolistas que superaron el centenar de tantos en los últimos veinte años: Cristian Casas, Juan Manuel Vuoso y Leonardo Barros.

Leonardo Serfaty tiene el mejor registro anual, Enzo Astiz logró la serie consecutiva más extensa y cinco goles fue la cifra máxima alcanzada por un futbolista en un partido. También se detallarán estadísticas de los mediocampistas, defensores y arqueros que inflaron las redes.

D’ Addato, dominador de la tabla, tuvo una carrera muy particular: empezó a anotar seguido a partir de 2009, cuando ya tenía 29 años. Desde entonces, y hasta 2018, marcó 112 goles. La experiencia hizo al maestro, que dio cátedra de goles. Sumó 143 en 19 temporadas en el milenio y tiene otros cinco entre 1997-1999, por lo que su marca personal es de 148 tantos en la LMF.

La mejor cosecha la logró en General Urquiza (41 goles entre 2013 y 2016), club con el que se consagró campeón en 2014. Pero su mejor promedio fue en Chapadmalal (36 en dos años): marcó 15 en 2009 y otros 21 en 2011, cuando resultó el máximo artillero de la temporada.

D’Addato fue campeón con San José en 2007, año en el que anotó 7 tantos. En total marcó 14 goles en tres torneos en el conjunto entonces dirigido por Damián García.

Cristian D' Addato.

Cristian D’ Addato en General Urquiza.

También obtuvo un título en 1998 con Atlético Mar del Plata. En ese torneo no convirtió, aunque festejó 10 veces con la camiseta del decano. Sus otros goles fueron en Independiente (1), General Mitre (4), San Lorenzo (5), El Cañón (6), River (14), Once Unidos (10) y Deportivo Norte (7).

Cristian Casas es el segundo en la tabla, con 131 goles. “Kiko” también jugó 19 temporadas, ya que debutó en 2001. Pero su producción fue más regular: marcó en todos los años. Pasó cuatro veces seguidas la decena de goles, entre 2006 y 2009, siempre en Quilmes. Su mejor cifra fue 15 goles, en 2006. En el “tricolor” hizo gran parte de su carrera y sumó 97 goles. Allí jugó hasta 2014, menos en 2010, cuando fue a Boca (9 goles). En los últimos cinco torneos hizo 25 tantos para Independiente. El futbolista clase 1983 se mantiene en actividad y pretende seguir incrementando su notable estadística.

Casas hizo 97 goles en Quilmes.

Casas hizo 97 goles en Quilmes.

Juan Vuoso y Leonardo Barros, los otros dos jugadores que pasaron el centenar de goles, comparten el tercer lugar del podio con 102.

Vuoso los hizo en sólo 11 torneos. Marcó 62 tantos en Talleres, 29 en San José y 11 en Kimberley (hizo dos más en el Argentino C). También anotó 5 goles en el Argentino A con Alvarado.

Barros realizó gran parte de su carrera en Kimberley, con el que convirtió 54 goles en la LMF -y otros 9 en el Argentino C-. Hizo 13 goles en un año en San Lorenzo, 34 en tres temporadas con General Urquiza y el restante lo marcó en San Isidro. Su mérito es mayor si se tiene en cuenta que no es un típico centrodelantero y que, además, es el único entre los máximos goleadores que no marcó desde el punto penal. Llamativamente, ni Barros ni Casas fueron máximos anotadores en alguna temporada.

Barros hizo más de la mitad de sus goles en Kimberley.

Festejo de Barros en Kimberley.

Marcaron en dos siglos

El “recorte” no refleja las carreras completas de Nicolás Uzquiano, Gastón Saiag y Christian Otero, quienes se iniciaron en la década del ’90.

Uzquiano hizo 99 goles en el milenio, pero la cifra sube a 119 en la LMF desde su debut en 1995. Todos los hizo con la camiseta de Quilmes. Como si fuera poco, logró otros 23 tantos para clubes marplatenses en torneos nacionales: en Quilmes (6), Banfield (9) San Lorenzo (7), en el Argentino B; y en Aldosivi (1), en el Argentino A.

Uzquiano y Saiag. Peligro de gol.

Uzquiano y Saiag, peligro de gol.

Saiag, con 93 tantos desde 2000, logró nada menos que 139 en el torneo local desde 1991. “El Turco”, goleador de raza, fue el máximo artillero en la década inicial de este siglo (2000-09), con 85 goles.

Los números de Otero son sorprendentes teniendo en consideración que habitualmente jugó como “enganche”. Hizo 92 goles en el milenio y 120 en su carrera -debutó en 1997-. Está claro que la principal razón de la estadística es la precisión de su pie zurdo: fue el mejor ejecutante de tiros libres del periodo.

Como casi siempre, el tiro libre de Otero terminó en gol.

Tiro libre de Otero es gol.

Otros caminos a las tres cifras

Otros jugadores que, por otras vías, superaron los cien goles son Martín Pereira, Eugenio Ramajo y Eric Dierckx.
Pereira, con 93 goles en la liga local, hizo otros 13 en torneos nacionales: 10 con Alvarado en el Argentino B y 3 para Cadetes en el Argentino C. Ramajo logró 91 tantos en LMF y 12 con Kimberley en el Torneo del Interior 2005.

Mientras que la cifra de Dierckx, de 89 goles, se incrementa si se suman los 17 que marcó con Alvarado en los torneos Argentinos: 14 en el B y 3 en el A.

En todos los casos, no se tienen en cuenta los goles marcados en clubes que no pertenecen a la Liga Marplatense.

Gol de tijera de Ramajo para Atlético MdP.

Gol de tijera de Ramajo para Atlético MdP.

Serfaty, el mejor registro anual

El goleador Leonardo Serfaty no está en la lista porque apenas jugó tres torneos locales en el milenio. En 2001 logró la cifra de 32 goles en 24 partidos jugados. Ninguno fue de penal y, encima, su equipo se consagró campeón. Impresionante.

El implacable delantero hizo 162 goles en toda su carrera (120 para equipos de la ciudad), en la que casi siempre jugó en los torneos de ascenso. Dejó su nombre grabado en la historia de Banfield y también logró con Unión el ascenso del Argentino B al A, como goleador del equipo con 15 tantos en esa temporada 2008/09.

Serfaty escapa de la marca de Solaberrieta.

Serfaty (Banfield) escapa de Solaberrieta.

Astiz los hizo seguido

Enzo Astiz es uno de los artilleros de la actualidad. El delantero de Círculo sumó 52 tantos a nivel local, pese a que en varios torneos participó poco porque su equipo compitió en los Federales. En 2018 jugó el año completo y marcó 26 goles. En ese campeonato logró lo que no hizo ningún otro goleador en el milenio: festejó en 11 partidos consecutivos, los ocho de primera fase y los tres iniciales de la Zona Campeonato. Además, el delantero de 25 años ya lleva 29 goles con Círculo en torneos de ascenso.

Cinco en un partido

Martín Cuevas, D’ Addato y Marcos Rondanina fueron los tres jugadores que marcaron cinco goles en un partido.
Cuevas, otro gran delantero que dio la ciudad, lo consiguió el 19 de junio de 2005, en un 8-0 de Unión sobre Atlético Mar del Plata. El goleador de 2006 con 28 tantos -la segunda mejor cifra anual del milenio- sumó 60 en sólo cuatro temporadas desde el 2000. Además, hizo 37 goles en torneos nacionales: 30 en Unión y los restantes en Alvarado y Banfield.

La definición de Cuevas ante el cruce de Mantovani.

Cuevas define ante el cruce de Mantovani.

D’ Addato logró su mejor marca personal con los colores de Chapadmalal en un partido jugado el 22 de mayo de 2011: fue 7-1 sobre Racing.

Mientras que Rondanina, quien también integra el “top 20” de goleadores, hizo cinco goles para Banfield en el triunfo 6-2 sobre Libertad, el 22 de junio de 2013.

Uzquiano, de a cuatro

Hacer cuatro goles no es cosa de todos los días. De hecho, son pocos los jugadores que lo consiguieron en los últimos veinte años. Sin embargo, Uzquiano llegó a esa cifra en tres oportunidades con la camiseta de Quilmes: en un 9-0 ante Nación (2000), un 5-0 a Cadetes (2000) y un 11-2 contra Deportivo Camet (2001).

El grito de gol de Uzquiano.

El grito de gol de Uzquiano para Quilmes.

Leandro Monges hizo dos veces cuatro goles para Banfield: en un 6-1 frente a Nación (2006) y un 7-2 contra Almagro Florida (2007).

También convirtieron cuatro goles: Maximiliano Andrade (para Banfield, en 2018), Jonatan Cayumán (Al Ver Verás, 2017), Leonardo Alvarado (Al Ver Verás, 2017), Nicolás Mollo (Alvarado, 2016), Pedro Alé (Círculo, 2014), Julián Alarcón (Kimberley, 2013), Gonzalo Fuhr (San Lorenzo, 2013), Eugenio Ramajo (River), Valentín Cerono (Atlético MdP, 2012), Gonzalo Gómez (Unión, 2012), Emiliano Rodríguez (Independiente, 2012), Facundo Márquez (Peñarol, 2011), Nicolás Gorga (San Isidro, 2010), D’ Addato (Chapadmalal, 2009), Pablo Bianchimano (A. Florida, 2009), Vuoso (Talleres, 2008), Collantes (Unión, 2007), Federico Moreira (San José, 2006), Cuevas (Unión, 2006), Daniel Martorello (Quilmes, 2005), Carlos Ortega (General Mitre, 2003), Matías Méndez (Argentinos del Sud, 2003), Carlos Gianetta (Al Ver Verás, 2002), Martín Romero (Atlético Mar del Plata, 2001), Marcelo García (River, 2000) y Gonzalo Crespo (Cadetes, 2000).

Monges hizo 64 goles en 8 torneos en Banfield.

Monges, otro goleador de Banfield.

Colección de pelotas

Si en Mar del Plata se entregaran pelotas a los autores de tres goles, D’ Addato tendría un museo en su casa.

Porque el máximo goleador del milenio logró doce “hat-tricks” en su carrera, la cifra más alta del periodo. En 2011 lo logró tres veces: en dos partidos marcó por triplicado y en otro, ya mencionado, hizo cinco. D’ Addato dobla a sus seguidores en este rubro, Collantes y Monges, quienes sumaron tres o más goles en seis encuentros.

Collantes, en Unión, ante Mécoli.

Collantes (Unión) ante la marca de Mécoli.

Si de tripletes se habla, llamó la atención lo sucedido en la sexta fecha del torneo 2017, cuando cinco jugadores lo consiguieron el mismo día: Facundo Machado (Libertad), Cristian Casas (Independiente), Jonatan Cayumán (Al Ver Verás), Collantes (Atlético MdP) y Juan Ignacio Arnaldo (Kimberley).

“Capocannoniere” por duplicado

Collantes, Gonzalo Gómez y Vuoso salieron goleadores del año dos veces entre 2000 y 2019. Vuoso y Gómez compartieron el premio en 2010, con 23 tantos en San José y Círculo, respectivamente. El actual entrenador de Kimberley también fue máximo anotador en 2008 con 22 tantos en Talleres. Mientras que el olavarriense repitió en 2012 con 16 goles para Unión. Por su parte, Collantes dominó la tabla en torneos consecutivos: 2016 (22 goles) y 2017 (23), ambos en Atlético Mar del Plata.

Vuoso hizo 23 goles para San José en 2010.

Vuoso hizo 23 goles en el año 2010.

Collantes hizo 84 tantos en sólo ocho temporadas, entre el club decano y Unión. No jugó más porque disputó los torneos nacionales: marcó 38 goles en Unión en los Argentinos C, B y A.

En las dos áreas

Emiliano González es el defensor que más goles convirtió en el milenio: 55 en 14 temporadas. Los hizo en Círculo (21), Chapadmalal (28), Cadetes (4) y Juventud Unida de Batán (2). El central marcó 16 goles de penal y varios más de cabeza.

El defensor que más festejó en un solo torneo fue Esteban Gilardoni, quien hizo 8 para Nación en 2012.
Maxi Gómez, quien se inició como lateral, acumuló 82 goles en su carrera. Claro que jugó más años como volante y terminó su carrera de delantero.

Mientras que el mediocampista con más goles en el milenio fue Pablo Torres (94), jugador no tan identificado con esta faceta, pero que convirtió con regularidad en 17 temporadas.

Pablo Torres surgió en Deportivo Norte.

Torres en sus inicios en Deportivo Norte.

Los evitan y los hacen

José Luis Chilavert fue el arquero precursor en patear penales en el fútbol argentino, en la década del ’90. Desde entonces, varios de los encargados de evitar los goles se animaron a las ejecuciones desde los once metros.

En Mar del Plata, un especialista es Ezequiel Vecchiarelli, el “1” más goleador del milenio con 11 goles (6 en Juventud Unida de Batán y 5 para Nación), todos de penal. A principios de siglo hubo otro ejecutante letal, el arquero Francisco Pugliese, quien anotó 9 para Independiente entre 2000 y 2002.

Sergio Del Curto se encargó varias veces de los tiros libres directos. Y por esa vía marcó dos veces para Almagro Florida en 2008: en la quinta fecha del Apertura contra Independiente y tres jornadas más tarde frente a General Mitre.

Del Curto, arquero de precisa pegada.

Del Curto, arquero de precisa pegada.

Almagro Florida también tuvo a dos arqueros que hicieron “la heroica” en los últimos minutos, al ir al área para convertir tras envíos aéreos en jugadas de pelota quieta. En 2010, Patricio De Pedro permitió la igualdad de su equipo 2-2 contra Independiente, y en 2014, Federico Lorenzani metió el zurdazo salvador para el 1-1 frente a Argentinos del Sud.

Vale mencionar también un gol de Santiago Abete para Alvarado en el Argentino B 2007/08 (temporada del ascenso), para el 1-1 contra Bella Vista de Bahía Blanca, en un partido jugado en Tandil.

Juntos son dinamita

¿Quién dijo que los goleadores no pueden jugar juntos? Un dato llamativo es que muchos de los máximos anotadores del milenio compartieron equipo. En el Apertura 2015, 5 jugadores del “top 20” conformaron el plantel de General Urquiza: D’Addato, Torres, Guido Castro, Molinelli y Barros. En 2009, en San José estuvieron Torres, Fabián Insaurralde y Juan Cabanchik. Un año más tarde, al “santo” tampoco le faltó gol con el ingreso de Vuoso por Cabanchik.

D'Addato-Castro, la sociedad del gol.

D’Addato-Castro, la sociedad del gol.

Pereira, Casas y Uzquiano llevaron al título a Quilmes en 2001. Monges, Farías y Pereira convirtieron 36 goles en el campeonato de Cadetes 2009. Mientras que Torres, Insaurralde y D’Addato festejaron con San José en 2007.

También jugaron juntos Rondanina-Monges (Banfield), Casas-Dierckx (Independiente), Ramajo-D’Addato (River), Rondanina-Barros (Kimberley), Saiag-Torres (Norte), Pereira-Molinelli (Urquiza) y Castro-D’Addato, una de las duplas de ataque que mejor se entendió en los últimos años (en Urquiza, Chapadmalal y Once Unidos).

Farías (con los brazos abiertos) y Pereira (detrás de la red) llevaron a Cadetes al título en 2009.

Farías (con los brazos abiertos) y Pereira.

Proyectan más goles

Rondanina (clase 1993) es el futbolista más joven en el “top” 20. Suma 75 goles y tiene muchos años de carrera por delante para incrementar la cifra. Otros en la lista que siguen en actividad son Meloni (75, clase 1985), Monges (96 goles, clase 1986), Dierckx (89, clase 1986) y Molinelli (79, clase 1986), aunque ellos se encuentran en el tramo final de sus carreras. De abajo empujan goleadores jóvenes como Nicolás Fleming (54 goles), Astiz (52), Goiburu (41) o Elías Medina (37), por citar algunos ejemplos.

añoss