La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 3 de octubre de 2019

Más de cien vecinos exigen que el Municipio resuelva problemáticas del barrio Libertad

A través de un proyecto de la concejal Marina Santoro, se pidió arreglo de las luminarias, mayor presencial policial, la limpieza de microbasurales, entre otros reclamos.

Más de cien vecinos firmaron un documento en el que solicitan que el Municipio resuelva las problemáticas que atraviesa el barrio Libertad, sobre todo en materia de seguridad, estado de las calles y la falta de luminarias. El escrito contó con el apoyo de la concejal de Unidad Ciudadana, Marina Santoro, quien presentó esta semana un proyecto de comunicación para que el Ejecutivo tome acción en el asunto.

En concreto, el pedido detallado implica el arreglo de las luminarias instaladas en la zona dentro de las calles de la zona de 194 y Chacabuco, 192 y Necochea y de las calles internas desde las avenidas Libertad, hasta Berutti y desde Berutti a Strobel; un patrullero de la policía constantemente presente en la zona, la colocación de tachas reductoras de velocidad sobre calle Berutti desde calle 196 a calle 214 y la limpieza de los microbasurales de las calles Amadeo Courel y Strobel, y el de la calle 196 y Berutti.

El barrio Libertad es uno de los barrios más grandes del General Pueyrredón. Está compuesto por 288 manzanas ubicadas al oeste del mismo y con una población de alrededor de 35 mil habitantes. El 90% de las calles del barrio son de tierra o granza”, se describe en el escrito elevado por la edil, evidenciando la importancia de una zona por la que pasan cinco líneas de colectivo, cuatro establecimientos educativos, un Centro de Atención Primaria de la Salud (Caps) y un polideportivo.

Para Santoro, la respuesta a los vecinos debe ser inmediata, teniendo en cuenta que algunos reclamos datan de mucho tiempo sin resolverse. “Durante los últimos años, según manifiestan los vecinos, este barrio ha sufrido el deterioro y abandono de la infraestructura, calles intransitables, terrenos con grandes pastizales, luminarias rotas, entre otros inconvenientes que afectan el día a día”.

“Esta realidad lo que ocasiona es una situación de extrema vulnerabilidad poniendo en peligro, que acrecenta la problemática social actual: alta inseguridad, calles inundadas, en mal estado que hacen imposible el acceso de vehículos particulares, ambulancias y patrulleros”, concluyó, quien se comprometió a visibilizar lo que atraviesan los vecinos del barrio.