La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 12 de agosto de 2019

“Mi hermana, ni ninguna chica merece estar en un cajón”

La hermana de Nancy Segura, Yésica, estuvo presente en Tribunales en la primera jornada del juicio por el femicidio de la joven de 27 años que tiene como único imputado a Pedro Rafeal Inglera.

En la primera jornada del juicio contra Pedro Rafael Inglera por el femicidio de Nancy Segura, la hermana de la mujer asesinada en 2017 se hizo presente en Tribunales y, con banderas y una remera con el rostro de la víctima pidió por “justicia” y una pena de condena perpetua.

Lo único que quiero es que sea condenado como tiene que ser“, expresó Yésica Segura, quien no puede estar presente en las audiencias del juicio por el femicidio de su hermana ya que es testigo en la causa y el martes tiene que dar su testimonio en la sala del Tribunal Oral N°3 ante los jurados encargados de juzgar a Inglera.

Quiero que los jurados vean que él va a poner miles de excusas, pero el que la mató es él y dejó a los dos hijos de mi hermana sin mamá”, expresó Yésica quien hoy tiene la tutela provisoria de los hijos de Nancy, de B, un adolescente de 14 años y E., una nena de 6 que también es hija de Inglera. Con una condena a perpetua, esa tutela provisoria que tiene podría volverse permanente.

Yésica no puede ni decir el nombre del hombre acusado de asesinar a su hermana. En las charlas o entrevistas no dice Inglera, Pedro o Rafeal. Lo llama de otra forma: ese, él y basura. Sobre todo basura.

“Él era muy tóxico y ella muy linda mujer. Para él todo lo que hacía Nancy estaba mal. Era celoso, violento, era una basura“, recordó Yésica, quien asegura que su hermana sufría y era rehén de una relación violenta.

Tres denuncias hicimos, le desfiguró el rostro tres veces. Ella hizo restricciones, pero no llevó las denuncias al máximo. Y mi hermana quería criar su hija con su padre, y como no pudo criar a su hijo con su padre, no quería repetir eso. Y aguantaba, aguantaba hasta lo último, que la mató”, dijo la mujer que es testigo en el juicio por el femicidio de su hermana.

Mi hermana era reguerrera, luchadora, trabajadora. Ayudaba a los demás, si ella tenía algo compartía. Amaba a sus hijos, estaba siempre con ellos. Ella era vendedora ambulante y los cuidaba, iban con ella. Los cuidaba al máxima”, recordó Yésica.

“Lo único que esperamos con todo este dolor es que lo condenen como tiene que ser. Mi hermana, ni ninguna chica merece estar en un cajón”, dijo Yésica y agregó: “La cadena perpetua no la va a traer de nuevo a Nancy, pero al menos a los hijos y a nosotros nos va a traer paz“.