La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 3 de agosto de 2019

Michetti: “Salvo excepciones, en el mundo hoy no hay inflación”

La vicepresidenta de la Nación dice que por eso es optimista respecto a la marcha de la economía. Y que es "la última gran batalla" que hay que dar para que el país despegue. También asegura que, en parte, "es un tema cultural".

La vicepresidenta Gabriela Michetti dijo que le encantan las campañas electorales, pese a que esta vez no es candidata.

Por Ramiro Melucci

Una medialuna y un té. Solo eso pidió la vicepresidenta Gabriela Michetti en la recorrida que realizó esta semana por las instalaciones de la Asociación Síndrome de Down Mar del Plata (Asdemar). La mitad de la factura se la convidó a Guillermo Montenegro, que se mantuvo a su lado en esa visita.

Después, en una entrevista con LA CAPITAL, contó que vive los tiempos electorales con “mucho entusiasmo”. “A mí me encanta la campaña, porque se potencia el contacto con la gente. Estás todo el tiempo en los barrios, en las localidades, en las provincias”, mencionó.

– Para usted es una campaña distinta: esta vez no es candidata.

– Sí, siempre he sido candidata. Me resulta algo extraño a lo que hice siempre en la política. Siempre he sido candidata al lado de Mauricio. Pero estoy muy contenta. Estamos tratando de llevar adelante un proyecto que genera mucho esfuerzo de todo el mundo. Me parece que hay un crecimiento, una evolución en la sociedad argentina.

– ¿Puede explicarlo?

– Los primeros síntomas comenzaron en 2013, 2014. Fueron esas marchas autoconvocadas pidiendo instituciones, que se respetaran la Constitución Nacional, la independencia de los tres poderes; que hubiera libertad de prensa. Eran manifestaciones en las cuales cuando aparecía un partido o cualquier cosa ideológica la gente decía “no, estas no son banderas argentinas”. Y creo que esa movida de la ciudadanía argentina está cada vez más expandida.

– ¿Quiere decir que si no gana el Gobierno estarán en peligro las instituciones?

– Estoy convencidísima de que si no gana el Gobierno y gana el Frente de Todos volvemos a un país que no va a poder tener un proyecto que genere esperanza a mediano y largo plazo. Creo que es muy peligroso volver a eso porque no tenés esperanza para las generaciones futuras ni para vos mismo dentro de diez años.

– ¿Cómo es posible pensar en las instituciones cuando el salario no alcanza, la inflación sigue escalando, la pobreza aumenta y el trabajo registrado no?

– Estoy absolutamente convencida de que el principal error, lo que no hicimos bien como equipo de gobierno, fue el habernos autoconvencido de que teníamos la posibilidad de salir adelante, de generar ese cambio estructural, mucho más rápido y fácil de lo que fue. Veníamos con la experiencia y la práctica de la Ciudad (de Buenos Aires), que en ocho años fue otra. Entonces, cómo no íbamos a estar convencidos.

– ¿Qué piensa del crecimiento de la inflación?

– Es la única (variable) que empaña todavía la economía. Cuando logremos dar esa última batalla creo que realmente vamos a tener el país en condiciones de competitividad, de salir a exportar, de atraer inversiones.

– ¿Cómo se revierte la tendencia?

– Es un tema cultural en la Argentina. No es solo lo que el Gobierno tenga que hacer, las medidas económicas que tenga que tomar, sino también que en la Argentina los márgenes de ganancia que todo el mundo espera son más altos que en otros países. Queremos, en poco tiempo, recuperar la inversión mucho más rápido que en cualquier otro país. Ese nivel de cuestiones se ha incorporado al argentino casi desde que se creó la patria, porque este país tiene tanta bendición que vos tirabas una semilla a la pampa y crecía inmediatamente cualquier cosa. Entonces, era muy fácil engordar el ganado, sembrar y que te fuera bien. Nos acostumbramos un poco a eso. Es un tema cultural.

– ¿Y cuál fue el déficit del Gobierno?

– Nuestra deficiencia fue no lograr del todo convencer a las otras dirigencias, a la empresarial, a la sindical, a la académica, a la social, de subirse al proceso del cambio. Tal vez se suben algunos, pero no todos: algunos empresarios, algunos sindicalistas, algunos académicos. Pero lo que nos hace falta es que todo el mundo entienda que la Argentina, si no tiene una estabilidad macroeconómica razonable, con transparencia en la gestión y en las instituciones, no va a lograr generar confianza. Ese es el gran tema. Creo que tenemos que tener más tiempo para dar la batalla. Y que la Argentina la va a poder ganar. Porque en el mundo entero hoy no hay inflación en las economías. Hay en tres o cuatro países: dos son africanos, otro es Venezuela y el otro es Argentina. En el resto hay 3, 4, 6% como una cosa brutal.

– ¿Qué le pareció la propuesta de Alberto Fernández de aumentarles a los jubilados con una baja de los intereses de las Leliq?

– Creo que hemos sido muy prudentes en no engancharnos en una discusión específica sobre una cosa que ni siquiera es una medida. Es un pedacito de una medida. La típica promesa populista. Si vamos a dar discusiones, vamos a darlas sobre el conjunto de las cosas y sobre la macroeconomía en general.

– ¿Y cómo tomó los dichos de Aníbal Fernández sobre la gobernadora?

– Me parece tal el disparate que en realidad no hay que darle tanto lugar. Lo mejor es que pase de largo, porque solo se cae a pedazos. Es tan irreverente, falto de respeto, que no hay que darle entidad. Fue el mismo señor que dijo que yo caminaba, y que simulaba para buscar votos, cuando hace 25 años que estoy en silla de ruedas por un accidente.

–Hace unos días el intendente dijo que los discapacitados tendrían que hacer el servicio militar para tener un motivo para vivir. Y también dijo que las mujeres tendrían que hacerlo. ¿Qué le provoca el planteo?

– Es algo que no comparto en absoluto. No termino de entender el sentido. Hoy la mujer tiene muy destacados lugares gracias a muchas mujeres que han dado pelea. Por ejemplo, tenemos el cupo del 50% en las listas. Y es una payasada para mí pensar que la persona con discapacidad es un pobrecito, un enfermo. Hoy todos sabemos que es una persona que tiene esa circunstancia.

***

— Dijo que trajo al país inversiones por “6.500 millones de dólares”

La vicepresidenta Gabriela Michetti resaltó las políticas que impulsó desde su cargo y aseguró que en los “40 viajes internacionales” que hizo se generaron inversiones por “6.500 millones de dólares” para el país.

“Tenemos una vicepresidencia que tiene la política de discapacidad, con una cumbre mundial hecha en la Argentina, y un programa de artesanado y diseño para exportar”, aseguró Michetti.

“Hice 40 viajes internacionales. Y en los 40 llevé todo lo que hace a la economía del país. Ibamos a abrir mercados, a atraer inversiones, trayendo 6.500 millones de dólares a la Argentina”, señaló.

También trazó un balance positivo de su período al frente del Senado. “Sacamos todas las leyes en minoría y pude bajar el 30% del presupuesto”, indicó, y sostuvo que todas esas cosas le dan “orgullo”.

Según Michetti, eso antes no sucedía. “Hice un trabajo totalmente diferente y puse la vara mucho más arriba de lo que era la vicepresidencia, porque la vicepresidencia era una persona que por lo general tenía conflicto con el presidente y no tenía ningún otro aporte”, apuntó.