La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 19 de junio de 2019

Milagros Menéndez, una joven que estaba destinada a trascender

De brillar en el karting a marcar el primer gol de la Selección Argentina en el Mundial de fútbol femenino 2019.

Milagros Ménedez cumplió dos sueños en un puñado de minutos. Tuvo el debut mundialista y, encima, marcó el primer gol de la Selección Argentina de fútbol femenino en Francia 2019. El que sirvió para el inicio de una remontada histórica ante Escocia (3-3) y para mantener aspiraciones de avanzar a octavos de final.

Con 22 años, “Mili” -fanática de Alvarado- disfruta los frutos de un largo camino con mucho esfuerzo. Todavía hoy, que es jugadora de Selección, trabaja en la limpieza de una Universidad y estudia cada día antes de ir a entrenar.
De chica fue una estrella del karting marplatense (corrió un Argentino), por gusto y también por mandato familiar. También practicó tenis. Pero se inclinó por el fútbol porque “dormía con la pelota abajo del brazo”.

A los 12 años jugaba con varones en “Los Maguitos”, la “escuelita” de Racing. Pero no podía pasar con ellos a la Liga Marplatense. “Mis compañeros me decían que me cortaban el pelo para que pudiera seguir jugando con ellos”, contó en una nota.

Pasó a un equipo de barrio que entraba en los torneos del Emder, Deportivo Cristal. Y de la mano del entrenador, Marcelo “Chueco” Acosta, fue desde allí a General Urquiza. Jugó un Nacional de Affeba, se destacó como de costumbre, y a principios de 2015, mientras entrenaba en la Plaza Rocha, le llegó un mensaje con la propuesta de UAI Urquiza para subir un escalón mucho más alto. No lo dudó y dejó todo para irse a Buenos Aires, donde mostró su capacidad goleadora y recibió el llamado de la Selección.

Al principio soñaba con entrar en la lista para Francia. Desde que fue confirmada, se ilusionó con jugar. Ayer llegó su momento y, a la postre, metió un gol. Ese que soñó tanto tiempo mientras pateaba la pelota en el humilde barrio Las Heras.