La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 25 de enero de 2020

Murió el remisero que había sido baleado en el barrio Las Lilas

Miguel Angel Luis (29) falleció tras permanecer cinco días internado en terapia intensiva del Hospital Interzonal. Brian Albornoz (25) continúa detenido y quedará imputado por "homicidio agravado por el uso de arma de fuego".

Miguel Ángel Luis (29), el remisero que había sido baleado el lunes a la madrugada en el barrio Las Lilas, murió hoy mientras estaba internado en la terapia intensiva del Hospital Interzonal.

Luis había recibido disparos en los brazos, la mandíbula y el abdomen,y  producto de este último había perdido un riñón. Desde que ingresó el lunes al Hospital Interzonal, su condición fue crítica hasta que este sábado falleció, según informaron fuentes oficiales.

Ante esta situación, el fiscal Leandro Arévalo cambiará la imputación del detenido, Brian Albornoz (25), a “homicidio agravado” y lo convocará nuevamente para tomarle declaración.

El homicidio de Luis comenzó mucho antes de que salieran los disparos de la pistola 9 milímetros. Fue cuando Albornoz solicitó por teléfono un remís a la empresa Remicoop para hacer un viaje desde Bahía Blanca al 2700, donde compartía un encuentro con un amigo, hacia su vivienda ubicada en Gascón al 5000. El recorrido no culminó allí sino que continuó hacia a la zona Roja de la ciudad y se cree que fue para comprar cocaína. De hecho el amigo de Albornoz declaró y dijo que ambos consumieron esa noche.

Miguel Ángel Luis.

Miguel Ángel Luis.

El crimen aún no se había cometido pero el germen para que el asesino actúe tuvo un nuevo impulso cuando, el remisero aceptó como forma de pago retener el celular de Albornoz. El remisero entregó al fiscal el teléfono de Albornoz, de modo que esa secuencia quedó plenamente corroborada.

Sin dinero y sin celular, Albornoz volvió a pedir un remís, esta vez a la empresa Paso Cars y quien acudió a la casa de Bahía Blanca al 2700. Albornoz subió al remís y ahora se analiza lo que parece ser una obviedad para los investigadores: que Luis se dirigió hasta Gascón al 5000 donde Albornoz -en absoluto y lógico secreto- le robó la Bersa Mini Thunder calibre 9 milímetros, provista a su hermano, bombero del Cuartel Central.

Un video captado por la cámara de seguridad urbana de la Municipalidad muestra el momento del ataque y cómo el automóvil termina incrustado en un árbol. Pero se observa que el vehículo avanza por Bahía Blanca, cruza Rawson y llega a la altura del 2700, donde supuestamente debía acabar el viaje. Pasa por el lateral de la escuela Municipal N°13 antes de montarse en la vereda y colisionar con la planta.

El ataque fue demasiado violento para tratarse de un simple robo, porque Luis recibió  cuatro de los seis disparos que Albornoz realizó. No obstante, si la hipótesis del consumo de drogas sigue firme, no puede descartarse un desborde de esa naturaleza y que el asalto sea más que factible porque Albornoz acababa de “endeudarse” con un colega de Luis, el que aceptó transformarse en un acreedor en medio de un contexto lindante a la ilegalidad (por la compra-venta de drogas).

Luis fue internado de urgencia en el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) y los esfuerzos médicos no pudieron recuperarlo. Después de más de 5 días de estado crítico, en la mañana de este sábado se produjo su fallecimiento.

Albornoz escapó por las calles del barrio Las Lilas hasta que poco después fue localizado en República del Líbano al 3000, entre Alvarado y Avellaneda. En ese lugar el personal del Comando de Patrullas logró detenerlo.

La Policía Científica que acordonó la escena del hecho y al revisar el vehículo encontró la pistola que Albornoz, tras efectuar los disparos, abandonó.