9 de agosto de 2018
Comentarios

Nueva botadura en el astillero Contessi

Darle prioridad al trabajo argentino fue uno de los reclamos que marcaron una nueva botadura en el astillero Contessi, clelebrada ayer, oportunidad en la que también se destacó la labor en equipo entre lo público y lo privado.

El buque pesquero “Acrux” se convirtió en la botadura 128 del astillero Contessi, en el marco de una ceremonia que contó con la participación de autoridades nacionales y provinciales y en la que se reclamó “priorizar el trabajo de los obreros navales argentinos por sobre los extranjeros”.

Luego de la bendición del obispo diocesano Gabriel Mestre y del tradicional bautismo con champagne en manos de la madrina Ana Maria Demetrio, el buque “Acrux” se internó en las aguas del mar argentino mientras los aplausos invadían el astillero marplatense.

La ceremonia se realizó esta tarde, con la presencia del ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere; el subsecretario de Pesca de la Nación, Juan Bosch; el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la provincia de Buenos Aires, Miguel Tezanos Pinto; el subsecretario, Miguel Novarro; el titular del Consorcio Portuario Regional, Martin Merlini; el diputado nacional Juan Aicega y el secretario de Producción de la comuna local, Massimo Macchiavello y el prefecto mayor Raúl Rodríguez , más los directores del astillero Federico y Domingo Contessi.

Luego de la recorrida por la embarcación de 28,5 metros de eslora, se entonaron las estrofas del Himno Nacional y se hizo un minuto de silencio en homenaje en memoria de los desaparecidos en el naufragio del “Rigel” y por las víctimas de “El Repunte”, “San Antonino” y el “Ara San Juan”.

Acto seguido, el integrante del directorio del astillero, Domingo Contessi, agradeció “a los hombres y mujeres que han trabajado incansablemente para llegar a este dia” y también a su padre, don Federico, por “haber sido el sembrador de esta pasión”.

Luego de recordar que hace un año el astillero “estaba casi paralizado”, reseñó las gestiones realizadas para destrabar la situación y resaltó que “no podemos conformarnos con una realidad coyuntural. Necesitamos que se consolide para poder seguir renovando la flota e invirtiendo en infraestructura, no solo en este astillero, sino en toda la industria naval argentina”.

Equipo

En ese sentido, recomendó “la aprobación de un proyecto pesquero y formalizar una política que favorezca la renovación de la flota en el pais por sobre la importación y faclitar herramientas financieras a tal efecto”.

“Debemos priorizar el trabajo de los obreros navales argentinos por sobre el de los extranjeros -añadió-, porque nuestro país necesita hoy más que nunca multiplicar los empleos y evitar la fuga de divisas. Lo mismo con los obreros del pescado, ojalá que las capturas de este buque no tengan que ser reprocesadas en el extranjero, sino en plantas y por trabajadores argentinos”.

A su turno, el ministro Luis Miguel Etchevehere destacó la “mano de obra nacional” y reconoció que como gobierno “no tenemos que entorpecer, sino facilitar las cosas para que puedan expresarse con facilidad” y ejemplificó con la botadura.

Asimismo, resaltó que “está comprobado que el Estado no puede solo, los privados no pueden solsos, tenemos que trabajar en equipo” y comunicó las felicitaciones de parte del presidente Mauricio Macri.

La madrina de “Acrux”, Ana Maria Demetrio, recibió una medalla conmemorativa de manos de Daniel Abregú y expresó su alegria y satisfacción por la concreción del sueño de su marido, Angel De Angelis.

Acto seguido, el capitán del buque, Lucas Logghe, abordó la nave que minutos después se hizo al mar.

La ceremonia culminó en el interior del astillero, con un ágape compartido con todos los presentes, más la Reina Nacional de los Pescadores, integrantes de la Guardia del Mar y alumnos de la escuela 16 Pedro Goyena, apadrinada por el astillero.

Subir