La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 18 de agosto de 2018

Ordenaron la detención del hombre al que casi linchan por el abuso sexual de su hijo

Se conocieron nuevos estudios médicos en los que quedó confirmada la existencia de lesiones compatibles con abuso sexual contra el niño de 7 años.

El hombre de 32 años que el jueves había sido blanco de la ira de los vecinos en la Villa La Palangana por trascender que abusaba de su hijo menor de edad fue detenido en el mismo hospital donde se halla internado.

El fiscal Leandro Arévalo imputó en la mañana de este sábado al padre del menor de 7 años del delito de abuso sexual agravado, una vez que recibió las conclusiones finales de los exámenes médicos.

“Creemos que existe respaldo científico para acreditar el ataque sexual ya que algunas lesiones presentan compatibilidad”, dijo Arévalo a este medio.

Aunque la Justicia de Garantías avaló lo actuado por Arévalo, no fue necesaria la detención del hombre porque se encuentra internado en el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA), recuperándose de las lesiones sufridas durante el “linchamiento” de los vecinos.

Es que el mismo jueves, una vez que el niño comentara en un polirrubro que su padre le “hacía cosas”, algunos habitantes de la villa La Palangana, ubicada en el barrio Regional, se dirigieron hasta la casa del apuntado y lo sacaron a los golpes a la calle.

Allí, en el cruce de Quintana y Grecia, el hombre fue atacado a golpes, con piedras, palos e incluso amenazado con un arma de fuego como se pudo ver en un video que trascendió por redes sociales.

Con traumatismo de cráneo y laceraciones el acusado por su propio hijo fue ingresado en el Hospital Interzonal, donde los médicos lo mantuvieron en una sala de cuidados intensivos.

En tanto, la comisaría de la Mujer y la Familia, la seccional decimosegunda y el fiscal Arévalo iniciaron un expediente judicial que, de forma prioritaria, aplicó el protocolo de contención para la víctima.

Luego se efectuaron los distintos exámenes médicos con el fin de determinar si existían lesiones compatibles con agresión sexual y si bien en un principio hubo algunas dudas, finalmente hubo una conclusión asertiva. Para los profesionales había cicatrices de vieja data y otros signos de que el niño había sufrido abusos.

Según trascendió días atrás, el padre había llegado a la Villa La Palangana solo con su hijo y los vecinos lo aceptaron y le brindaron ayuda para instalarse. Un poco por ese antecedente y otro poco por la propia naturaleza del caso es que se produjo el desborde de violencia.

Cuando el ahora imputado evolucione de sus heridas deberá declarar ante el fiscal Arévalo y luego se lo conducirá a la Alcaidía Penitenciaria de Batán.