La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 29 de mayo de 2020

Paro y caravana de repartidores para reclamar mejores condiciones laborales

Se movilizaron por el centro de la ciudad hasta el Ministerio de Trabajo. Exigen aumentos en los valores por pedido y elementos de seguridad e higiene para trabajar.

Con una concentración en el centro de Mar del Plata seguida de una ruidosa caravana hasta el Ministerio de Trabajo, repartidores de aplicaciones de delivery (Pedidos Ya, Glovo y Rappi) llevaron a cabo este mediodía una nueva jornada de protesta en reclamo de mejores condiciones laborales.

Si bien cada vez más personas encuentran en estas aplicaciones una salida laboral en medio de la crisis, las irregularidades dentro de la actividad persisten y se agravan, mientras la actividad presenta “una marcada caída”. El sector, vale recordar, fue uno de los primeros en ser exceptuado tras el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

En el marco de un paro nacional, que en la ciudad tiene efecto de 10 a 16, los repartidores se movilizaron este mediodía por las calles del centro marplatense haciendo sentir su malestar y sus reclamos. La concentración comenzó a las 11 en Diagonal Pueyrredon y La Rioja y pasadas las 13 se realizó una caravana hasta la delegación regional del Ministerio de Trabajo.

La jornada de lucha se vio impulsada nuevamente por reclamos de elementos de seguridad e higiene, aumento del 100% del pago por envío a cargo de la empresa, ART, restitución de cuentas bloqueadas y en rechazo a los despidos y suspensiones.

También exigieron “justicia por Emma y Franco y todos los compañeros fallecidos trabajando durante la cuarentena”, ART para todos los trabajadores.

Sumado a las condiciones laborales, el trabajo decayó notablemente en el último mes y medio. El incremento de trabajo que tuvieron en marzo los trabajadores de aplicaciones de entregas domiciliarias, indicaron, sufrió una considerable baja a causa de dos factores: la flexibilización de la cuarentena y el aumento de personas que ingresaron a trabajar en el sector en búsqueda de una salida laboral en el medio de la crisis.

Mientras que en las primeras semanas del confinamiento algunos repartidores llegaban a hacer 80 pedidos semanales, ahora apenas alcanzan “con suerte” los 50, lo que básicamente implica menos ganancia para cada trabajador.

El pago que reciben por cada envío es uno de los reclamos que hace tiempo vienen planteando los repartidores. En el caso Glovo, luego de las protestas, recibieron una suba de apenas 4 pesos, mientras que entre los de Pedidos Ya hubo cambios en el sistema que no modificaron el monto que reciben. En Rappi no hubo mejoras tampoco, indicaron.