10 de septiembre de 2018
Comentarios

En esta nota

Pesca: menos desembarques en julio

La actividad marítima sigue en baja, con un descenso del 6,2 por ciento en julio. Aunque hubo mayores exportaciones. Por el dólar, mejora la competitividad-precio.

La pesca de langostino creció 12,6 por ciento en julio.

La actividad marítima sigue en baja, con un descenso del 6,2 por ciento en julio, respecto de igual mes del año pasado, pero con mayores exportaciones, según un informe especializado de la consultora Economía & Regiones (E&R).

En julio de 2018, los desembarques marítimos alcanzaron a 65.414 toneladas, en un descenso que responde, principalmente, a los menores desembarques en Buenos Aires (-4%), Santa Cruz (-10,2%) y Tierra del Fuego (-58,1%).

Sin embargo, en el acumulado a los primeros siete meses los desembarques fueron de 441.059, -3,5% respecto al mismo período de 2017.

En cuanto a los desembarques por especie, en el mes cayeron los desembarques de merluza hubbsi al sur del paralelo 41º (-25,9%) y merluza de cola (-21,3%); en sentido contrario, crecieron las de langostino (+12,6%) y corvina blanca (+0,8%).

Mientras que en el acumulado, la baja se explica por las contracciones en merluza hubbsi al sur del paralelo 41º (-11,3%) y merluza hubbsi al norte del paralelo 41º (-40,3%).

De acuerdo con el reporte de E&R, las exportaciones alcanzaron las 31.198 toneladas en abril (último mes disponible) presentando una expansión interanual del +12,3% por los mayores envíos a China (+90,6%) y España (+5,1%) que aportan entre los dos el 37,9% de las exportaciones del mes.

En el acumulado anual, la suba del 4,7% responde a las alzas en China (+140,5%), Perú (+152,5%) y Rusia (+2,1%).

Las divisas generadas por el sector fueron de U$S 162 millones en julio (-26,4% interanual), motorizadas principalmente por productos “sin elaborar”, con bajo valor agregado.

En la suma de los primeros siete meses, el incremento es del +6%, gracias a una suba del +7,8% en pescados y mariscos sin elaborar que compensó una baja del -4,6% en elaborados.

Gracias a la suba del tipo de cambio de los últimos meses, la competitividad-precio a agosto 2018 mejoró fuertemente (2,12 frente a 1 a la salida de la convertibilidad) y ubicándola por encima del promedio de 2017 (1,49) y 2016 (1,6), luego de la salida del cepo y la quita de las retenciones.

“Si bien la suba de retenciones es una mala noticia para el sector, esperamos que la devaluación y el sostenimiento de los precios internacionales, compense tanto esta medida como la suba de costos, ubicando la competitividad promedio de 2018 (2,06) en el mejor nivel promedio anual desde el inicio del índice”, señalaron desde la consultora.

Subir