La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 15 de abril de 2019

Procesaron al fiscal general Fernández Garello por delitos de lesa humanidad

La jueza federal Alicia Vence consideró que hay pruebas suficientes para sostener que el fiscal general de Mar del Plata participó en tres secuestros durante la última dictadura cívico militar mientras se desempeñaba en Inteligencia de la Policía Bonaerense.

La titular del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional de San Martín N° 2 decretó el procesamiento sin prisión preventiva para el fiscal general de Mar del Plata, Fabián Fernández Garello, por considerar que hay pruebas suficientes que lo vinculan con tres delitos de lesa humanidad mientras se desempeñaba en Inteligencia de la Policía Bonaerense en la última dictadura cívico militar.

En la resolución, la jueza Alicia Vence considera que hay elementos suficientes para encontrar a Fernández Garello “partícipe necesario penalmente responsable de la comisión de los delitos de privación ilegal de la libertad cometida por un funcionario público; e imposición de tormentos inflingidos por un funcionario público,
agravado dado que se trataba de perseguidos políticos, en tres hechos, todos los cuales concurren realmente entre sí”.

Además del procesamiento -sin prisión preventiva- la jueza ordenó trabar un embargo sobre los bienes de Fernández Garello o en dinero hasta cubrir la suma de 300.000 pesos.

Para la jueza Vence, Fernández Garello, junto a otros imputados y personal militar que no ha sido identificado, llevaron a cabo los procedimientos referidos ocurridos entre el 23 y 24 de julio de 1981, que terminaron con las detenciones de tres hombres y sus alojamientos en la Brigada de Investigaciones III de San Martín.

Para la juez, Fernández Garello tiene su cuota de responsabilidad en esos eventos, “motivo por el cual deberá responder en calidad de partícipes necesario, ya que ha realizado un aporte, que si se suprimiera hipotética y mentalmente, los acontecimientos enjuiciados no se podrían haber llevado a cabo de la manera en que acontecieron“.

Puntualmente, para la jueza, Fernández Garello, en su rol dentro de la Inteligencia de la Policía Bonaerense realizó un “aporte al plan sistemático e ilegal de ‘lucha contra la subversión'”.

“Es por todo esto que deberá responder como partícipe necesario por la acreditación de estos hechos, con una atribución objetiva y subjetiva por haber tenido conocimiento y voluntad en la realización de esas acciones típicas, obrando con dolo directo en todos los casos”, expresó Vence en la resolución.

Además, la jueza también procesó por diferente participación en los mismos delitos a Ricardo Coronel, Guillermo Horacio Ornstein, Jorge Norberto Apa, Hugo Daniel Cammarota, Daniel Eduardo Ríos y Hugo Carlos Ramón Trasguerras.

Los hechos que se le imputan

Jorge Oscar Bulacios fue detenido el 23 de julio de 1981 a las 11 de la mañana en su casa de Darwin 531 de Villa Lynch, provincia de Buenos Aires, por el oficial principal Marcos José Sztemberg, el suboficial mayor Roberto Abel Marcel, y el cabo primero Daniel Cammarota, de la Brigada de Investigaciones III de San Martín, juntamente con los oficiales subinspectores Eduardo Daniel Ríos y Fabián Fernández Garello, de la Delegación Regional de Inteligencia III (DIPPBA), como así también otras personas que no han podido ser identificadas, dado que sus nombres no figuran en las actas labradas.

Según explica los hechos la jueza Vence en su resolución, dos de los imputados hicieron ingresar a Bulacios a un baño y comenzaron a golpearlo. Además, en el lugar se procedió al secuestro de documentación y bibliografía. Como consecuencia de la detención, Bulacios fue trasladado a la Brigada de Investigaciones III de San Martín, donde quedó alojado dentro de un pequeño cubículo, agachado y sentado con las rodillas para arriba.

Desde ese lugar fue llevado a señalar los domicilios de otros integrantes del partido comunista. Para ello, fue subido a un auto, y en un momento del recorrido, lo bajaron y lo amenazaron con ponerle la cabeza debajo de la rueda si no aportaba los datos solicitados, lo agarraron del hombro y le insinuaron que lo ejecutarían si no hablaba.

Ernesto Ramón Duarte fue detenido el 23 de julio de 1981 a las 18:55, en una casa de Carlos Gardel 1978 de San Miguel, provincia de Buenos Aires por las mismas personas que habían detenido a Bulacios, entre ellas el ahora fiscal general de Mar del Plata Fabián Fernández Garello. En el lugar, además, se secuestró documentación, y Duarte fue golpeado dentro de un baño.

Seguidamente fue trasladado a la Brigada de Investigaciones III de San Martín, donde quedó alojado. Dentro de la Brigada fue interrogado y en esas circunstancias le habrían aplicado pasajes de corriente eléctrica por diferentes partes de su cuerpo. Cindo días después fue dejado en libertad.

José Rolando Seitor fue detenido el 24 de julio de 1981 a las 02:30 de la madrugada en una casa de Luis Vernet 2974 de Grand Bourg, provincia de Buenos Aires, por el oficial inspector Guillermo Horacio Ornstein, el oficial principal Ricardo Degastaldi, el sargento primero Juan Paniagua y el agente Ricardo Coronel, de la Brigada de
Investigaciones III de San Martín.

Según la reconstrucción del caso, a Seitor le dijeron que “se abrigara ya que hacía frío”, le colocaron una venda en los ojos, y lo subieron a un auto. Le quitaron la venda al llegar a la Brigada de Investigaciones III de San Martín donde quedó alojado en primer lugar dentro de un calabozo pequeño, y al día siguiente otro calabozo en el que había más detenidos, donde se encontraban también Duarte y Bulacios.

Dentro de la Brigada fue interrogado por personas que no han podido ser identificadas acerca de diferentes circunstancias de la actividad del partido comunista. Finalmente el 28 de julio fue dejado en libertad.

“De la forma relatada, Fernandez Garello, Ríos, Cammarota, Coronel y Ornstein, fueron convocados por Jorge Norberto Apa para conformar las comisiones conjuntas integradas por personal idóneo para realizar los procedimientos detallados”, concluye la jueza Vence.