La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Tecnología 15 de junio de 2018

Innovación tecnológica y creatividad musical

El Sónar +D revela todo lo que está sucediendo en el presente y lo qué se verá en los años venideros en este vasto terreno de creación artística.

El festival Sónar de Barcelona, una de las citas referentes de la música electrónica en Europa. Foto: Télam | Jospe Munoz Bosca.

por Cecilia Guardati

BARCELONA.- El festival Sónar de Barcelona, una de las citas referentes de la música electrónica en Europa, celebra sus 25 años convertido en una vidriera de la innovación tecnológica y la creatividad musical que ofrece una ventana a la que asomarse para explorar el futuro.

Si el festival barcelonés se destacó en los últimos años por mostrar las actuaciones y shows más innovadores de la escena techno, dance y electrónica, el Sónar +D, el congreso sobre innovación que se celebra en paralelo revela todo lo que está sucediendo en el presente y lo qué se verá en los años venideros en este vasto terreno de creación artística.

También interpela al público acerca de cómo se relaciona con la música y la tecnología en un mundo en el que se convive con la inteligencia artificial, el machine learning, la realidad virtual y aumentada, instrumentos híbridos; e invita a imaginar y experimentar cómo sería la creación musical en el espacio exterior.

Durante los días del festival es posible interactuar con artistas, investigadores, creadores, científicos, diseñadores, inversores y emprendedores de diferentes ámbitos, incluida la moda, que están siendo parte de una revolución tecnológica que cambiará los límites de la percepción.

Una de las propuestas más llamativas es “The Zero Gravity Band”, un proyecto que combina arte y ciencia, que tiene como objetivo reflejar y explorar el proceso de creación artística fuera del planeta tierra.

Los creadores, Albert Barqué Duran y Marc Marzenit, utilizan una instalación inmersiva lumínica de 11 metros de diámetro con un sonido 360 grados para, a través de sensores, inducir sensaciones y recrear cómo sería la música en un entorno de gravedad cero, como ocurriría en un vuelo parabólico.

En medio de la revolución de la tecnología espacial y cerca de que los viajes de turismo al espacio sean una realidad, estos artistas pioneros se preguntan si tiene sentido hacer arte fuera de la Tierra.

“Sabemos que actualmente sólo una ínfima parte de la humanidad tiene contacto con el espacio exterior, pero desde el punto de vista cognitivo estamos obteniendo información que nos sirve también para entendernos a nosotros mismos”, remarca Albert.

Sonar2

Dentro de la instalación se exhibe un “Telemetrón”, instrumento creado por la artista chilena Nicole L’Huilier, una artista “trasdisciplinaria”, investigadora del grupo “Opera del futuro” del MIT, que es parte de la Iniciativa de Exploración espacial de la NASA.

Nicole L’Huilier cree que explorar diferentes formas artísticas de expresión y culturales para los humanos en el espacio exterior sirve para “crear nuevos lenguajes” y “abrir la mente humana a otras formas de percepción de la realidad”.

“Es importante es democratizar el espacio, para que no sólo sea accesible a las elites, a los militares, a los científicos”, explicó a Telam la artista, cuyo trabajo se centra en buscar conexiones y empatía entre los humanos y la materia.

La moda también es parte de este proyecto futurista que “rompe con la lógica de la verticalidad a la que estamos acostumbrados en la tierra”, introduciendo diseños desde una perspectiva estética en 360 grados.

Tres ex alumnos de Diseño de Moda del l’IED Barcelona Escola Superior de Disseny se han encargado de la indumentaria, en base a volúmenes y texturas que buscan dar una sensación de movimiento a las prendas, que además llevan incorporado un dispositivo para monitorear e informa del estado psicológico de la persona que lo utiliza.

Sin pensar en viajes al espacio, alumnos del Master de “Advance Interaction” del IAAC (Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña) también diseñaron prendas sensoriales que, en un futuro no muy lejano, por ejemplo, nos permitirían percibir si una persona está ansiosa o deprimida.

“La prenda tiene una cámara con rayos infrarrojos que te permite sentir calor, cuando una persona que está delante tuyo está nerviosa o lo contrario. Entonces puedes decidir ser más empático, o no”, sostiene Martina Soles, la creadora de una ‘body’ negro que, como ella misma reconoce, puede implicar también “el final de la privacidad emocional”.

Explorar el Sonar +D no es nada sencillo, hay proyectos de todo tipo, entre ellos se puede encontrar el “EyeHarp” (https://theeyeharp.org/es/sobre-el-eyeharp/), un software desarrollado por el investigador griego Zacharias Vamvakousis, de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, pensado para que las personas con discapacidad puedan tocar instrumentos utilizando sólo la mirada o el movimiento de la cabeza.

“De lo que se trata es de que todo el mundo tenga acceso a la música. No es sencillo, pero estamos haciendo nuevas pruebas para acelerar el proceso de aprendizaje”, comentó Zacharias.

Uno de los espacios más desarrollados del encuentro, que tiene lugar en la Fira de Montjuic, es el “Startup Garden”, donde es posible encontrar empresas creativas de todo el mundo, que muestran iniciativas que van desde aplicaciones para medir los decibelios de la música hasta reproductores, instrumentos digitales o plataformas nuevas para compartir y comercializar música.

Uno de los proyectos más innovadores es la plataforma on line “Aqustic”, que permite contratar músicos para que vayan a tocar a la sala de tu casa, jardín o cualquier evento privado en Barcelona, Madrid o Valencia.

“Todo empezó hace un año en una barbacoa (asado) con amigos, comiendo y tocando música en el jardín de casa. Pensamos que por qué no podíamos repetir esta experiencia y ayudar a los músicos independientes a ganarse la vida”, explicó a Télam Alejandro Ponce, uno de los creadores.

En el campo audio-visual destaca Broomx Technologies, una start up especializada en la creación de experiencias inversivas en espacio reales, que cuenta con un dispositivo de proyección VR único para disfrutar de contenidos de realidad virtual sin utilizar lentes.

Télam.