La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 27 de septiembre de 2020

Un amante del surf atrapado por la pandemia: quién era el hombre que vivía en Italia y fue asesinado en Mar del Plata

Lucas Maniglia tenía 48 años y vivía hacía dos décadas en Milan. Este domingo unos asaltantes que habían robado a su vecino del barrio Las Canteras le pegaron un disparo en el abdomen.

Lucas Esteban Fernando Maniglia debió quedarse en Mar del Plata por la pandemia del coronavirus y este domingo fue asesinado luego de recibir un disparo en el abdomen por unos asaltantes que habían robado a su vecino del barrio Las Canteras.

Maniglia, de 48 años, nació en Buenos Aires. Hace dos décadas, poco antes de la partida masiva de argentinos al exterior, se fue a vivir a Italia con la que era por entonces su mujer. Allí tuvo un hijo, Patricio, quien hoy tiene 19 años. Residió en Milan y se dedicó al grabado de metales con láser. Pero extrañaba la vida en Argentina y todos los años venía a visitar a sus padres, una hermana y amigos.

Como era amante del surf, el año pasado decidió invertir los ahorros de muchos años para comprar una casa en Mar del Plata. La idea era refaccionarla de a poco y, quizá, venir a vivir definitivamente más adelante.

Los planes se adelantaron por la pandemia. Sin la posibilidad de volar a Italia por el coronavirus, quedó “atrapado” en esta ciudad.

maniglia2

Como el fuerte de su trabajo eran los meses de octubre, noviembre y diciembre, ahora que podía estaba evaluando partir rumbo a Milan. “Están tomando casas en la zona y tengo miedo de irme y que se me metan”, le comentó a una amiga cuatro días antes del episodio que terminó con su vida.

Este domingo a la medianoche, el italo-argentino escuchó ruidos extraños en la casa de sus vecinos y salió al patio para ver que sucedía. La luz de la zona estaba cortada, por lo que iluminó con su celular y comenzó a caminar los 40 metros de patio que separaban la puerta de su vivienda con la vereda. Sin embargo no llegó a recorrerlos: del otro lado del ligustrín que delimitaba su propiedad le dispararon y una bala impactó en su abdomen.

Los padres , que viven en Nuñez, viajaron este domingo a Mar del Plata para que les entreguen el cuerpo y así poder trasladarlo a Buenos Aires.