La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Arte y Espectáculos 30 de junio de 2020

Un Hombre Barrenador que recomienda películas que no vio

El espacio de humor de Alejandro Frenkel.

El actor Alejandro Frenkel da vida desde Youtube a su alter ego: Hombre Barrenador. El personaje recomienda con humor e ironía películas y series, con la particularidad de que no nunca las vio. Arrancó por “Solaris”, de Andrei Tarcovsky, todo un ícono del cine de autor, y siguió por la cinta nacional de Fernando Salem “El amor no existe y la muerte tampoco”.

“¿Qué si soy youtuber? No lo sé. Con que me consideren un humorista me doy por hecho”, señaló Frenkel a LA CAPITAL.

El actor marplatense contó que Hombre Barrenador nació “a partir del empujón” que le dieron “amigues y familiares para que vehiculice (según ellos) cierta comicidad y creatividad en las redes sociales”.

Mientras que él manifestó que sus ganas de lanzar el proyecto se mezclaban con “dudas y avances”, hasta que el formato se consolidó “en el hacer, sin que me diera cuenta”.

Su coequiper es Aníbal Rodríguez, integrante del grupo Estambullrock y encargado de la edición y la musicalización.

-¿Por qué Hombre Barrenador?

Se debe a que hace unos ocho años escribí el guión de una serie que se llamaba Barrenador la serie. Luego de unos capítulos eso se terminó por diversos motivos y me quedé con la cuenta de Facebook. Al mismo tiempo hace referencia por un lado a una actividad de la niñez (andar en barrenadores de telgopor) y por otro a dejarse llevar por el impulso de las olas.

-Ponés el acento en las películas que no viste, ¿por qué?

-Porque suelo recomendar películas a mis amigues series y películas que no veo. A su vez, creo que paradójicamente el hecho de no haber visto la película habilita la imaginación, la asociación de lo que ofrece la imagen del afiche, o el título o a veces como suena el apellido del director.

-Las piezas audiovisuales que hacen son muy cortas.

-Es que no tengo más para decir. Creo que ante la monstruosa cantidad de estímulos que recibimos, es bienvenido algo cortito. Además hay que saber cuándo retirarse de escena, en este caso al hacerlo con esta duración me gusta pensar que el público se queda con ganas de más.

-¿Cuánto influenció la cuarentena en este proyecto?

-Creo que bastante. No. Mucho. No. Muchísimo. Un domingo dos amigos dieron la estocada final para que grabe un video tras notarme que no estaba con mi mejor talante. Honestamente se extraña demasiado el escenario y la creación con el otro, así que no tuve más remedio que dejar la melancolía atrás y ponerme a hacer.

Podés ver el primer episodio acá: