La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Más allá de las noticias 11 de mayo de 2019

Un hombre se sacó los ojos con sus manos en plena calle

También intentó extirparse los genitales. Creen que ingirió metanfetamina o alguna droga similar.

Foto: Twitter @BlasRodri10.

Un brasileño de 34 años que reside en Paraguay se desnudó en plena calle, intentó arrancarse los genitales y, tras no lograrlo, se sacó los ojos con sus manos.

El hecho, protagonizado por Ugo Leonardo Da Costa Jardim, tuvo lugar este miércoles en el barrio Juan E. O’Leary, más conocido como barrio Catedral, de Ciudad del Este.

Según trascendió, el hombre salió de la capilla San Blas de esa ciudad alrededor de las 10.20 y se quitó la ropa sobre la avenida Oscar Rivas Ortellado y Curupayty. Después se arrodilló, alzó las manos al cielo y comenzó a arrancarse el ojo izquierdo. Extrajo completamente el globo ocular con el nervio óptico. Luego siguió con el derecho. En ese entonces intervinieron transeúntes, pero fue tarde: también se lo había sacado.

El titular de la comisaría primera de Ciudad del Este, Julio César Sosa, comentó que, según testigos, Da Costa Jardim llegó un día antes en una motocicleta a la plaza que está frente a la Catedral San Blas e ingresó al interior para confesarse con el sacerdote.

Allí lo atendió el padre Milciades Acuña. Ugo se retiró del lugar, pero dejó todas sus pertenencias en el estacionamiento: la moto, el casco, su celular, un manojo de llaves, unos anteojos de sol y una billetera con documentos.

Las primeras versiones de algunos medios señalaron que el hombre habría hecho tal acto debido a que tenía alucinaciones y veía fantasmas. Sin embargo, medios paraguayos refirieron en base a entrevistas con testigos y amigos que fue por la depresión que le originó haber terminado con su novia y muy probablemente por estar bajo influjos de alguna sustancia psicotrópica.

Foto: Twitter @BlasRodri10).

Foto: Twitter @BlasRodri10).

El médico Federico Schrodel, que lo atendió, contó que la extracción fue casi quirúrgica. “Llegó ya sin ambos globos oculares. Es la primera vez que vimos una automutilación. Lo extraño es que él no parecía reaccionar ante el dolor en ese momento”, dijo.

“Sus compañeros dicen que es una persona muy religiosa, es de San Pablo, de donde hace cinco días regresó. Él comentó a un compañero que terminó una relación y que estaba muy triste”, sostuvo el director del establecimiento médico donde lo atendieron.

Según se supo, Da Costa Jardim es estudiante de medicina y no tiene padre ni madre: ambos murieron cuando él era chico.